Ir al contenido principal

una chica como tú es parte de un equipo de rescate


“…El que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados”. 
Santiago 5:20

Bomberos, guardias costeras, policías, médicos y paramédicos y organizaciones voluntarias ponen a disposición todas sus habilidades ante llamados de emergencia.

Equipos completos de búsqueda y rescate se preparan de forma estricta con habilidades de navegación, primeros auxilios, transportes, escalada de montañas y la supervivencia en distintos climas y terrenos.  Pueden cubrir lugares remotos y socorrer personas en desiertos, bosques, pantanos, precipicios, montañas, tormentas de nieve, aluviones, avalanchas, tormentas y terrenos escarpados.

En la búsqueda de tan solo una persona se movilizan diferentes equipos especializados; los primeros en tomar posición son los cuerpos de búsqueda que registran áreas de terreno donde posiblemente pueda hallarse la víctima, luego el equipo de rescate se encarga del socorro inmediato del afectado y las personas de primeros auxilios se encargan del cuidado médico asegurándose de la rehabilitación del paciente. 

La labor incansable que hacen estas personas por rescatar una sola víctima es totalmente heroica pero Santiago lo exhibe como emblema propio del cristianismo en el final de su carta.

Agudiza tus sentidos  espirituales para la Búsqueda

“…El que haga volver al pecador del error de su mal camino…”.

No me dejarás mentir cuando digo que frente a tus ojos desfilan decenas de personas ahogadas en los precipicios de sus almas, corazones que se enfrentan ante el ojo de tormentosos sentimientos que los llevan en dirección a la muerte, su diario vivir es como un desierto rutinario en el que caminan ansiosos de hallar un oasis  de amistad pero lo que encuentran son toneladas de arena en relaciones tan secas como ellos mismos. Todos ellos extraviados de la verdad de la que tú gozas.

No necesitas esperar el llamado de socorro porque  a tu alrededor están gritando por  auxilio. Sólo es que abras más los ojos y corras tras ellos soplando por medio de las buenas nuevas del evangelio aliento de vida a aquellas víctimas del pecado.

“…Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.  Lc. 14:23

 Entrénate para el Rescate

“…Salvará de muerte un alma…”

 El rescate de una persona es loable ante el mundo, pero el rescate del alma de una persona es doblemente honorable ante Dios.

Llena tu corazón de la valentía que te provee el Espíritu Santo para atravesar el corazón de esa amiga y poner fin a ese incendio de incredulidad, enfréntate de cara con la opresión de las tinieblas, vence con el poder de Dios la soledad en la que esa persona se encuentra, asalta y detén con la autoridad de la Palabra tormentosos sentimientos de muerte.

“Porque nos sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”.  Mateo 10:20

Llénate de gracia para los Primeros auxilios   

“…Cubrirá multitud de pecados”.

¡Oh amiga!  Tu ardua labor no es ser cómplice, ocultar, encubrir  y disimular el pecado de tu compañera. Es con el bálsamo de amor celestial exponer a la luz el error y con tu ayuda incondicional cubrirla, resguardarla, preverla de pecados futuros. Con esto no doy carta libre para que ventiles a los demás los secretos que te pueda confiar. Más bien infunde confianza y aliento a corazones resquebrajados.

Cubre con tu oración, rodea de misericordia, extiende tus brazos y sé una buena samaritana.
La iglesia así como cualquier equipo de rescate debe acudir pronto al llamado de socorro de esta generación. ¡Tú eres la iglesia!
“Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, 
dad de gracia”. 
Mateo 10:8





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez




Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …