Ir al contenido principal

una chica como tú es parte de un equipo de rescate


“…El que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados”. 
Santiago 5:20

Bomberos, guardias costeras, policías, médicos y paramédicos y organizaciones voluntarias ponen a disposición todas sus habilidades ante llamados de emergencia.

Equipos completos de búsqueda y rescate se preparan de forma estricta con habilidades de navegación, primeros auxilios, transportes, escalada de montañas y la supervivencia en distintos climas y terrenos.  Pueden cubrir lugares remotos y socorrer personas en desiertos, bosques, pantanos, precipicios, montañas, tormentas de nieve, aluviones, avalanchas, tormentas y terrenos escarpados.

En la búsqueda de tan solo una persona se movilizan diferentes equipos especializados; los primeros en tomar posición son los cuerpos de búsqueda que registran áreas de terreno donde posiblemente pueda hallarse la víctima, luego el equipo de rescate se encarga del socorro inmediato del afectado y las personas de primeros auxilios se encargan del cuidado médico asegurándose de la rehabilitación del paciente. 

La labor incansable que hacen estas personas por rescatar una sola víctima es totalmente heroica pero Santiago lo exhibe como emblema propio del cristianismo en el final de su carta.

Agudiza tus sentidos  espirituales para la Búsqueda

“…El que haga volver al pecador del error de su mal camino…”.

No me dejarás mentir cuando digo que frente a tus ojos desfilan decenas de personas ahogadas en los precipicios de sus almas, corazones que se enfrentan ante el ojo de tormentosos sentimientos que los llevan en dirección a la muerte, su diario vivir es como un desierto rutinario en el que caminan ansiosos de hallar un oasis  de amistad pero lo que encuentran son toneladas de arena en relaciones tan secas como ellos mismos. Todos ellos extraviados de la verdad de la que tú gozas.

No necesitas esperar el llamado de socorro porque  a tu alrededor están gritando por  auxilio. Sólo es que abras más los ojos y corras tras ellos soplando por medio de las buenas nuevas del evangelio aliento de vida a aquellas víctimas del pecado.

“…Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.  Lc. 14:23

 Entrénate para el Rescate

“…Salvará de muerte un alma…”

 El rescate de una persona es loable ante el mundo, pero el rescate del alma de una persona es doblemente honorable ante Dios.

Llena tu corazón de la valentía que te provee el Espíritu Santo para atravesar el corazón de esa amiga y poner fin a ese incendio de incredulidad, enfréntate de cara con la opresión de las tinieblas, vence con el poder de Dios la soledad en la que esa persona se encuentra, asalta y detén con la autoridad de la Palabra tormentosos sentimientos de muerte.

“Porque nos sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”.  Mateo 10:20

Llénate de gracia para los Primeros auxilios   

“…Cubrirá multitud de pecados”.

¡Oh amiga!  Tu ardua labor no es ser cómplice, ocultar, encubrir  y disimular el pecado de tu compañera. Es con el bálsamo de amor celestial exponer a la luz el error y con tu ayuda incondicional cubrirla, resguardarla, preverla de pecados futuros. Con esto no doy carta libre para que ventiles a los demás los secretos que te pueda confiar. Más bien infunde confianza y aliento a corazones resquebrajados.

Cubre con tu oración, rodea de misericordia, extiende tus brazos y sé una buena samaritana.
La iglesia así como cualquier equipo de rescate debe acudir pronto al llamado de socorro de esta generación. ¡Tú eres la iglesia!
“Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, 
dad de gracia”. 
Mateo 10:8





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez




Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…