Ir al contenido principal

una chica como tú persevera


“Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”.  
Santiago 4:8

Estoy segura que todas nosotras hemos lidiado con la inconstancia en algún punto: Con la dieta, en los deportes, con el aseo del cuarto, en el ahorro, con esa tediosa investigación, en la oración, en una relación amorosa con los medicamentos y hasta con las mascarillas faciales.

Tengo recordatorios en mi agenda, notas en la biblia y apps en el móvil para recordarme ¡Ser constante!  Aun así lo olvido y luego que me doy cuenta de la falla me reprocho mi falta de disciplina. ¿Te pasa también?

Ser inconstante no es tan simple como parece

“Se me olvidó otra vez”, “Mi despertador no sonó”, “No tuve tiempo”.  ¿Te suena familiar?  No se trata solamente  de una falta de disciplina o tener mala memoria, esta fluctuación que se esconde detrás de cientos de excusas tiene su raíz en una falta de carácter y determinación que proviene de un corazón inseguro que tiene miedo.

Miedo al terreno desconocido, a las miradas críticas, temor a  fracasar y salir avergonzada, todo esto nos paraliza haciendo que el “sí pero luego no” camuflado en bien armadas excusas se torne  en nuestro salvavidas del terror, hasta que… ¡quedamos expuestas!

¿Alguien ha reprochado tu indisciplina para lograr las cosas? ¡A mí sí! De esta experiencia he aprendido que la inconstancia debilita la confianza porque al proponernos algo, ya sea las demás personas o nosotras mismas, esperan y esperamos lograrlo, y no llegar a la meta rasga en gran medida la confianza depositada. ¡Qué feo se siente defraudar y ser defraudado!

La indecisión abre la puerta a la infidelidad

Llama mi atención la interesante hilación que Santiago hace en Santiago 4:1-10 anotando una pequeña frase (Verso 8) dentro de un apartado sobre la amistad con el mundo.

La comunión con Dios puede ser puesta en grave riesgo cuando hay  vacilación en el carácter. Santiago les llama ¡almas adúlteras! Sabemos que el adulterio a los ojos de Dios es considerado como traición e infidelidad. En una escalera hacia abajo, la infidelidad es uno de los últimos escalones que no quisiéramos pisar en seco. 

Ninguna de nosotras quiere llegar al punto de traicionar a Dios por no decidir con cuál quedarnos si entre la amistad con Dios o la amistad con el mundo.

Hemos elegido la amistad con Dios. Hemos de quedarnos allí.

Purifica tu corazón con la palabra de Dios

Para exterminar este nido de cucarachas desagradables de inestabilidad, incertidumbre, inseguridad, vacilación, liviandad o indecisión que rondan en nuestra  mente, nada mejor que saturarnos literalmente de la palabra pura y viva de Dios. Así que yo te aconsejo una rutina de limpieza mental a fondo en pos de alinearnos a la firmeza de espíritu:
·        
  •        Absorbe cuanto puedas de la biblia todos los días. (Santiago 1:22-25)


Lee, escucha, medita, memoriza, canta, dibuja, parafrasea la Biblia. ¡Haz lo que tengas que hacer pero no te permitas sucumbir a la inestabilidad!

“Aférrate a las palabras de El libro tan fuerte como te sea posible”. (Escritos personales)

  •  En humildad clama, ora y llora delante de Dios cuanto puedas sobre tus fallas. (Santiago 4:9-10)

¡Oh si tenemos que pasar por aquí! El quebrantamiento acompañado de lágrimas sinceras constituye un gran remedio para doblegar el carácter tieso y dejar que sea el Espíritu Santo quien se ocupe de enderezar cada detalle de nuestro corazón.

A ti que tienes grandes logros por tu perseverancia:

Considéralos un regalo inmerecido de Dios. No juzgues a quien flaquea en sus fallas y no cumple con los estándares de excelencia. (Santiago 4:11-12)

¿Pudieras ser pronta para prestar una mano amiga?  







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez



Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …