Ir al contenido principal

una chica como tú persevera


“Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”.  
Santiago 4:8

Estoy segura que todas nosotras hemos lidiado con la inconstancia en algún punto: Con la dieta, en los deportes, con el aseo del cuarto, en el ahorro, con esa tediosa investigación, en la oración, en una relación amorosa con los medicamentos y hasta con las mascarillas faciales.

Tengo recordatorios en mi agenda, notas en la biblia y apps en el móvil para recordarme ¡Ser constante!  Aun así lo olvido y luego que me doy cuenta de la falla me reprocho mi falta de disciplina. ¿Te pasa también?

Ser inconstante no es tan simple como parece

“Se me olvidó otra vez”, “Mi despertador no sonó”, “No tuve tiempo”.  ¿Te suena familiar?  No se trata solamente  de una falta de disciplina o tener mala memoria, esta fluctuación que se esconde detrás de cientos de excusas tiene su raíz en una falta de carácter y determinación que proviene de un corazón inseguro que tiene miedo.

Miedo al terreno desconocido, a las miradas críticas, temor a  fracasar y salir avergonzada, todo esto nos paraliza haciendo que el “sí pero luego no” camuflado en bien armadas excusas se torne  en nuestro salvavidas del terror, hasta que… ¡quedamos expuestas!

¿Alguien ha reprochado tu indisciplina para lograr las cosas? ¡A mí sí! De esta experiencia he aprendido que la inconstancia debilita la confianza porque al proponernos algo, ya sea las demás personas o nosotras mismas, esperan y esperamos lograrlo, y no llegar a la meta rasga en gran medida la confianza depositada. ¡Qué feo se siente defraudar y ser defraudado!

La indecisión abre la puerta a la infidelidad

Llama mi atención la interesante hilación que Santiago hace en Santiago 4:1-10 anotando una pequeña frase (Verso 8) dentro de un apartado sobre la amistad con el mundo.

La comunión con Dios puede ser puesta en grave riesgo cuando hay  vacilación en el carácter. Santiago les llama ¡almas adúlteras! Sabemos que el adulterio a los ojos de Dios es considerado como traición e infidelidad. En una escalera hacia abajo, la infidelidad es uno de los últimos escalones que no quisiéramos pisar en seco. 

Ninguna de nosotras quiere llegar al punto de traicionar a Dios por no decidir con cuál quedarnos si entre la amistad con Dios o la amistad con el mundo.

Hemos elegido la amistad con Dios. Hemos de quedarnos allí.

Purifica tu corazón con la palabra de Dios

Para exterminar este nido de cucarachas desagradables de inestabilidad, incertidumbre, inseguridad, vacilación, liviandad o indecisión que rondan en nuestra  mente, nada mejor que saturarnos literalmente de la palabra pura y viva de Dios. Así que yo te aconsejo una rutina de limpieza mental a fondo en pos de alinearnos a la firmeza de espíritu:
·        
  •        Absorbe cuanto puedas de la biblia todos los días. (Santiago 1:22-25)


Lee, escucha, medita, memoriza, canta, dibuja, parafrasea la Biblia. ¡Haz lo que tengas que hacer pero no te permitas sucumbir a la inestabilidad!

“Aférrate a las palabras de El libro tan fuerte como te sea posible”. (Escritos personales)

  •  En humildad clama, ora y llora delante de Dios cuanto puedas sobre tus fallas. (Santiago 4:9-10)

¡Oh si tenemos que pasar por aquí! El quebrantamiento acompañado de lágrimas sinceras constituye un gran remedio para doblegar el carácter tieso y dejar que sea el Espíritu Santo quien se ocupe de enderezar cada detalle de nuestro corazón.

A ti que tienes grandes logros por tu perseverancia:

Considéralos un regalo inmerecido de Dios. No juzgues a quien flaquea en sus fallas y no cumple con los estándares de excelencia. (Santiago 4:11-12)

¿Pudieras ser pronta para prestar una mano amiga?  







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez



Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…