Ir al contenido principal

Camina hacia la eternidad junto a Cristo



Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará".  Deuteronomio 31:6 

Mantener enfocada nuestra mente en las verdades bíblicas es de suma protección y resguardo contra el miedo y la ansiedad. El enfoque de la mente no es algo nuevo, corrientes de filosofías orientales muy de moda en occidente como el yoga, realzan la importancia de la meditación para mantener la mente en blanco y experimentar paz interior.

Las verdades eternas y acrisoladas de la palabra inspirada por Dios no encajan entre posibles filosofías de vida que puedes considerar para probar y ver si es que funciona o no. Los apóstoles en la iglesia primitiva no ofrecieron cursos gratuitos de sanidad interior para el equilibrio emocional; ellos comunicaron la verdad que nos libera de la condenación del pecado, que a su vez nos prepara en santificación para presentarnos a Dios por medio de Cristo en la eternidad. Así que lo mejor que podemos hacer es NO considerar la biblia y el caminar con Cristo como una simple terapia de solución a las crisis de pánico.

La palabra de Dios ofrece guía para el ajuste de los pensamientos torcidos que el enemigo intenta socavar a toda costa en nuestra mente. Nuestro deber es llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo ¿Lo recuerdas? Sujeta tus pensamientos porque Dios te ha dado un espíritu de dominio propio listo para tomar autoridad sobre pensamientos desalineados con la voluntad de Él y desecharlos para reemplazarlos por la palabra de Dios.

No se trata de automotivación ni autoayuda.  Aunque ciertamente Dios pone el querer en mí y en ti para que actuemos, no somos nosotras las protagonistas. Es Cristo Jesús, el autor de eterna salvación, con Su poder obrando en nuestro interior, quien se lleva toda la gloria.

Amiga: Puedes enfrentarte a esos ataques de pánico con la palabra de Dios porque es Él, en última instancia quien va contigo. Dios no te dejará ni te desamparará. Así que cuando vengan a ti esas señales de que se aproxima el pánico y experimentes ansiedad, cuando te falte el aire o te dé mareo y sientas vértigo, grítale a tu mente ¡El Señor está conmigo! Y a medida que recobres la calma, respira la verdad absoluta de la palabra, camina con el Señor sobre cada expresión escrita en la biblia, porque sus veredas son paz.

El Espíritu Santo te ama porque has sido lavada con la sangre del Cordero, te acompaña, te cuida, ha puesto un cerco alrededor tuyo, te sostiene cada mañana, procura moldearte a la imagen de Jesucristo para presentarte ante el Padre en la eternidad. Y estas tres personas de la trinidad actúan a tu favor, no porque lo merezcas y estés pagando un tratamiento terapéutico, sino porque el Señor te muestra Su amor, y ha decidido ser tu Salvador.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. Salmos 23:4

Glorifica a Dios porque Él nunca te abandonará, ha dispuesto para ti Su presencia, no necesitas pasar por esto sola. Su misma persona te toma de la mano para que atravieses este valle de temor con plena confianza de que Él está contigo. No hay de qué temer.

Camina hacia la eternidad confiada junto a Él, y observa cómo al amparo de Su mano las sombras del temor y la ansiedad se disipan. Experimenta en Cristo lo que ninguna teoría humana puede lograr: Paz en medio de la tormenta


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…