Ir al contenido principal

Camina hacia la eternidad junto a Cristo



Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará".  Deuteronomio 31:6 

Mantener enfocada nuestra mente en las verdades bíblicas es de suma protección y resguardo contra el miedo y la ansiedad. El enfoque de la mente no es algo nuevo, corrientes de filosofías orientales muy de moda en occidente como el yoga, realzan la importancia de la meditación para mantener la mente en blanco y experimentar paz interior.

Las verdades eternas y acrisoladas de la palabra inspirada por Dios no encajan entre posibles filosofías de vida que puedes considerar para probar y ver si es que funciona o no. Los apóstoles en la iglesia primitiva no ofrecieron cursos gratuitos de sanidad interior para el equilibrio emocional; ellos comunicaron la verdad que nos libera de la condenación del pecado, que a su vez nos prepara en santificación para presentarnos a Dios por medio de Cristo en la eternidad. Así que lo mejor que podemos hacer es NO considerar la biblia y el caminar con Cristo como una simple terapia de solución a las crisis de pánico.

La palabra de Dios ofrece guía para el ajuste de los pensamientos torcidos que el enemigo intenta socavar a toda costa en nuestra mente. Nuestro deber es llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo ¿Lo recuerdas? Sujeta tus pensamientos porque Dios te ha dado un espíritu de dominio propio listo para tomar autoridad sobre pensamientos desalineados con la voluntad de Él y desecharlos para reemplazarlos por la palabra de Dios.

No se trata de automotivación ni autoayuda.  Aunque ciertamente Dios pone el querer en mí y en ti para que actuemos, no somos nosotras las protagonistas. Es Cristo Jesús, el autor de eterna salvación, con Su poder obrando en nuestro interior, quien se lleva toda la gloria.

Amiga: Puedes enfrentarte a esos ataques de pánico con la palabra de Dios porque es Él, en última instancia quien va contigo. Dios no te dejará ni te desamparará. Así que cuando vengan a ti esas señales de que se aproxima el pánico y experimentes ansiedad, cuando te falte el aire o te dé mareo y sientas vértigo, grítale a tu mente ¡El Señor está conmigo! Y a medida que recobres la calma, respira la verdad absoluta de la palabra, camina con el Señor sobre cada expresión escrita en la biblia, porque sus veredas son paz.

El Espíritu Santo te ama porque has sido lavada con la sangre del Cordero, te acompaña, te cuida, ha puesto un cerco alrededor tuyo, te sostiene cada mañana, procura moldearte a la imagen de Jesucristo para presentarte ante el Padre en la eternidad. Y estas tres personas de la trinidad actúan a tu favor, no porque lo merezcas y estés pagando un tratamiento terapéutico, sino porque el Señor te muestra Su amor, y ha decidido ser tu Salvador.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. Salmos 23:4

Glorifica a Dios porque Él nunca te abandonará, ha dispuesto para ti Su presencia, no necesitas pasar por esto sola. Su misma persona te toma de la mano para que atravieses este valle de temor con plena confianza de que Él está contigo. No hay de qué temer.

Camina hacia la eternidad confiada junto a Él, y observa cómo al amparo de Su mano las sombras del temor y la ansiedad se disipan. Experimenta en Cristo lo que ninguna teoría humana puede lograr: Paz en medio de la tormenta


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…