Ir al contenido principal

Caprichosas modas



Un día me quiere, al otro día no. Un día tengo el iPhone del año y al otro ya no. Un día están de moda los jeans ajustados y al otro día no. Estos y muchos otros trastornos sufrimos habitualmente en nuestra vida en medio de un mundo tan cambiante. Y sumado a todas las alteraciones exteriores, las mujeres tenemos un plus debido a la presencia de nuestras hormonas, que periódicamente nos revolucionan internamente, provocando también cambios en nuestros estados de ánimo.

 Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto. Romanos 12:2 DHH

Pablo en la carta a los Romanos nos exhorta a no estar actuando como camaleones cada día. Pero previamente nos hace una petición: ‘’Hermanos míos, les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva’’ ¿has leído? Te ruega que te presentes como ofrenda delante de Dios, ofreciendo todo tu ser. No la llave de tu auto, no tu dinero como ofrenda, no que sacrifiques animales y los lleves delante Dios.

Te pide a ti como sacrificio vivo (tu cuerpo, pensamientos, manera de hablar, comportamiento) y te dice que no podrás hacerlo si sigues las caprichosas modas de tu alrededor. Esto no se simplifica en la Iglesia solamente, sino que puedas decir ‘’voy a la facultad, a la escuela, voy a salir con mis amigas a dar culto a Dios, que no es meramente estar todo el tiempo cantando himnos, sino DANDO TESTIMONIO, con nuestras palabras, acciones, vestir e intenciones’’.

¡Que seamos como Cristo! Esto es imposible si dependemos del mundo.

Pablo admitió en muchas ocasiones su humanidad pero reconoció que nunca intentó vivir sin contar con Dios. Porque esto al final no sería para dar gloria a Dios, o para parecernos a Jesucristo, sino para mi gloria, para parecer a mis amigos, y para agradar a todo el mundo.

Nosotras no podemos estar cambiando como el mundo, no podemos estar ‘’abriendo nuestra mente’’ cada vez que aparece una nueva ideología o una nueva desviación de la palabra de Dios.

Nuestro Dios sigue siendo el Creador que encontramos en Génesis y que encontramos en Apocalipsis, es el mismo Dios que envió a Su hijo a morir por nosotros y es el mismo que Lo resucitó y Lo sentó a Su diestra. Él es inmutable, no cambió, no cambia, ni cambiará.

No cambió de planes cuando Adán pecó en el Edén, no cambió Su carácter cuando lo rechazaron acá en la Tierra. No cambió Su amor cuando lo llevamos a la cruz.

Y nosotros debemos, como hijas de un Dios inmutable, permanecer ancladas en Cristo, enfocadas en darle Gloria, renovando nuestra mente por medio de Su palabra, la única que no cambia.

‘’La hierba se seca y las flores se marchitan, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre’’ Isaias 40:8

Centradas en Cristo a través de las Escrituras es la única manera en que podamos seguir amándolo, creyéndole, confiando en Él, descansando en Él, A PESAR de las circunstancias. ¡¡ÁNIMO!!

 ¡Comprueba cual es la voluntad de Dios para tu vida, yo creo que es BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA, porque así lo dice Su palabra. Y Su palabra no cambia.


ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …