Ir al contenido principal

¿Debo temer a Dios?


“El encanto es engañoso, y la belleza no perdura,
pero la mujer que teme al Señor será sumamente alabada.”
Proverbios 31:30 (NTV)

Cuando vivimos en temor no es fácil abrir nuestros corazones a los demás, hasta nos cuesta pronunciar lo que tememos.  A veces el temor es tan grande que no lo podemos expresar con palabras, nos cuenta pensar que alguien puede entender lo que estamos viviendo.

Una vida con temor es una vida sin paz, sin descanso, una constante persecución mental que termina conduciendo indefectiblemente también a la fatiga física.

Con nuestras bocas decimos amar a Dios. Casi inconscientemente, a modo de cliché, decimos confiar en Él, porque ¿qué dirían los demás si confieso que no puedo descansar en Dios?

Nos cuesta entregar a Dios una preocupación que nos impacienta, es difícil dejar en Su altar un miedo, pues la incertidumbre de cómo Dios tratará con ello nos endosa una nueva inquietud.  Nos cuesta perder el control y preferimos vivir en secreto esa situación.

El temor comienza con una duda que Satanás siembra en nosotras, y es constante en su labor de persuasión pues su objetivo es desenfocarnos de la verdad y alejarnos de Quien nos puede brindar seguridad.

Y ¿Qué es lo que debemos hacer apenas se siembra la duda? Buscar en la Palabra de Dios y en oración algo que disipe nuestra preocupación, eso es sabio y sabiduría es temor al Señor ¿ves? No es malo temer a Dios.
 “El temor del Señor enseña sabiduría.”
Proverbios 15:33ª (NTV)

Sabiduría de Dios es sinónimo a Temor de Dios y lo podríamos resumir, a grandes rasgos, en hacer lo que a Dios le agrada, eso incluye llevar todos nuestros pensamientos cautivos a la obediencia a Cristo (2 Corintios 10:5), especialmente esos pensamientos rebeldes cuyo control muchas veces perdemos. Tener temor de Dios en ningún caso quiere decir que debemos temerle a Él.

Querida amiga Dios no quiere que le tengas miedo, no quiere que dudes de entregar a ÉL tus temores. Él está esperando que descanses en Él, que dejes de cargar con esa mochila gigante de preocupaciones, miedos y dudas que solo te hacen daño. Dios tiene para cada temor una promesa de seguridad para ti.

Una vez que comiences a entregarle a Dios cada temor, comenzarás a experimentar esa hermosa paz que sólo Él sabe dar, te sentirás segura y liviana. No le creas al enemigo que quiere llenarte de temor y desconfianza, ten temor de Dios y aférrate fuertemente a Él.

“Los que temen al Señor están seguros;
él será un refugio para sus hijos.
El temor del Señor es fuente que da vida,
ofrece un escape de las trampas de la muerte.”
Proverbios 14:26-27 (NTV)

Cuando aprendemos a buscar a Dios en nuestra juventud, el futuro se torna más fácil. Con esto no quiero decir que nunca más tendremos miedos y problemas que nos roben el sueño. Quiero decir que si hoy decidimos buscar refugio  en Dios y aprendemos  a ejercitar nuestra confianza en Él, cuando seamos más grandes  podremos enfrentar cualquier dificultad, porque ese refugio no nos será distante y desconocido.  Acudiremos a Él como quien acude a su consejero habitual, a quien vamos en busca de auxilio, quien puede disipar la duda y el temor, en cuya Palabra podemos encontrar un manantial de agua fresca y respuesta a nuestras inquietudes.

No dudes en buscarle, no dudes en tener temor de Dios, porque ese temor te dará la victoria.

“El temor del Señor es la base de la sabiduría.
Conocer al Santo da por resultado el buen juicio.”
Proverbios 9:10 (NTV)









ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …