Ir al contenido principal

¿Debo temer a Dios?


“El encanto es engañoso, y la belleza no perdura,
pero la mujer que teme al Señor será sumamente alabada.”
Proverbios 31:30 (NTV)

Cuando vivimos en temor no es fácil abrir nuestros corazones a los demás, hasta nos cuesta pronunciar lo que tememos.  A veces el temor es tan grande que no lo podemos expresar con palabras, nos cuenta pensar que alguien puede entender lo que estamos viviendo.

Una vida con temor es una vida sin paz, sin descanso, una constante persecución mental que termina conduciendo indefectiblemente también a la fatiga física.

Con nuestras bocas decimos amar a Dios. Casi inconscientemente, a modo de cliché, decimos confiar en Él, porque ¿qué dirían los demás si confieso que no puedo descansar en Dios?

Nos cuesta entregar a Dios una preocupación que nos impacienta, es difícil dejar en Su altar un miedo, pues la incertidumbre de cómo Dios tratará con ello nos endosa una nueva inquietud.  Nos cuesta perder el control y preferimos vivir en secreto esa situación.

El temor comienza con una duda que Satanás siembra en nosotras, y es constante en su labor de persuasión pues su objetivo es desenfocarnos de la verdad y alejarnos de Quien nos puede brindar seguridad.

Y ¿Qué es lo que debemos hacer apenas se siembra la duda? Buscar en la Palabra de Dios y en oración algo que disipe nuestra preocupación, eso es sabio y sabiduría es temor al Señor ¿ves? No es malo temer a Dios.
 “El temor del Señor enseña sabiduría.”
Proverbios 15:33ª (NTV)

Sabiduría de Dios es sinónimo a Temor de Dios y lo podríamos resumir, a grandes rasgos, en hacer lo que a Dios le agrada, eso incluye llevar todos nuestros pensamientos cautivos a la obediencia a Cristo (2 Corintios 10:5), especialmente esos pensamientos rebeldes cuyo control muchas veces perdemos. Tener temor de Dios en ningún caso quiere decir que debemos temerle a Él.

Querida amiga Dios no quiere que le tengas miedo, no quiere que dudes de entregar a ÉL tus temores. Él está esperando que descanses en Él, que dejes de cargar con esa mochila gigante de preocupaciones, miedos y dudas que solo te hacen daño. Dios tiene para cada temor una promesa de seguridad para ti.

Una vez que comiences a entregarle a Dios cada temor, comenzarás a experimentar esa hermosa paz que sólo Él sabe dar, te sentirás segura y liviana. No le creas al enemigo que quiere llenarte de temor y desconfianza, ten temor de Dios y aférrate fuertemente a Él.

“Los que temen al Señor están seguros;
él será un refugio para sus hijos.
El temor del Señor es fuente que da vida,
ofrece un escape de las trampas de la muerte.”
Proverbios 14:26-27 (NTV)

Cuando aprendemos a buscar a Dios en nuestra juventud, el futuro se torna más fácil. Con esto no quiero decir que nunca más tendremos miedos y problemas que nos roben el sueño. Quiero decir que si hoy decidimos buscar refugio  en Dios y aprendemos  a ejercitar nuestra confianza en Él, cuando seamos más grandes  podremos enfrentar cualquier dificultad, porque ese refugio no nos será distante y desconocido.  Acudiremos a Él como quien acude a su consejero habitual, a quien vamos en busca de auxilio, quien puede disipar la duda y el temor, en cuya Palabra podemos encontrar un manantial de agua fresca y respuesta a nuestras inquietudes.

No dudes en buscarle, no dudes en tener temor de Dios, porque ese temor te dará la victoria.

“El temor del Señor es la base de la sabiduría.
Conocer al Santo da por resultado el buen juicio.”
Proverbios 9:10 (NTV)









ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …