Ir al contenido principal

¿Debo temer a Dios?


“El encanto es engañoso, y la belleza no perdura,
pero la mujer que teme al Señor será sumamente alabada.”
Proverbios 31:30 (NTV)

Cuando vivimos en temor no es fácil abrir nuestros corazones a los demás, hasta nos cuesta pronunciar lo que tememos.  A veces el temor es tan grande que no lo podemos expresar con palabras, nos cuenta pensar que alguien puede entender lo que estamos viviendo.

Una vida con temor es una vida sin paz, sin descanso, una constante persecución mental que termina conduciendo indefectiblemente también a la fatiga física.

Con nuestras bocas decimos amar a Dios. Casi inconscientemente, a modo de cliché, decimos confiar en Él, porque ¿qué dirían los demás si confieso que no puedo descansar en Dios?

Nos cuesta entregar a Dios una preocupación que nos impacienta, es difícil dejar en Su altar un miedo, pues la incertidumbre de cómo Dios tratará con ello nos endosa una nueva inquietud.  Nos cuesta perder el control y preferimos vivir en secreto esa situación.

El temor comienza con una duda que Satanás siembra en nosotras, y es constante en su labor de persuasión pues su objetivo es desenfocarnos de la verdad y alejarnos de Quien nos puede brindar seguridad.

Y ¿Qué es lo que debemos hacer apenas se siembra la duda? Buscar en la Palabra de Dios y en oración algo que disipe nuestra preocupación, eso es sabio y sabiduría es temor al Señor ¿ves? No es malo temer a Dios.
 “El temor del Señor enseña sabiduría.”
Proverbios 15:33ª (NTV)

Sabiduría de Dios es sinónimo a Temor de Dios y lo podríamos resumir, a grandes rasgos, en hacer lo que a Dios le agrada, eso incluye llevar todos nuestros pensamientos cautivos a la obediencia a Cristo (2 Corintios 10:5), especialmente esos pensamientos rebeldes cuyo control muchas veces perdemos. Tener temor de Dios en ningún caso quiere decir que debemos temerle a Él.

Querida amiga Dios no quiere que le tengas miedo, no quiere que dudes de entregar a ÉL tus temores. Él está esperando que descanses en Él, que dejes de cargar con esa mochila gigante de preocupaciones, miedos y dudas que solo te hacen daño. Dios tiene para cada temor una promesa de seguridad para ti.

Una vez que comiences a entregarle a Dios cada temor, comenzarás a experimentar esa hermosa paz que sólo Él sabe dar, te sentirás segura y liviana. No le creas al enemigo que quiere llenarte de temor y desconfianza, ten temor de Dios y aférrate fuertemente a Él.

“Los que temen al Señor están seguros;
él será un refugio para sus hijos.
El temor del Señor es fuente que da vida,
ofrece un escape de las trampas de la muerte.”
Proverbios 14:26-27 (NTV)

Cuando aprendemos a buscar a Dios en nuestra juventud, el futuro se torna más fácil. Con esto no quiero decir que nunca más tendremos miedos y problemas que nos roben el sueño. Quiero decir que si hoy decidimos buscar refugio  en Dios y aprendemos  a ejercitar nuestra confianza en Él, cuando seamos más grandes  podremos enfrentar cualquier dificultad, porque ese refugio no nos será distante y desconocido.  Acudiremos a Él como quien acude a su consejero habitual, a quien vamos en busca de auxilio, quien puede disipar la duda y el temor, en cuya Palabra podemos encontrar un manantial de agua fresca y respuesta a nuestras inquietudes.

No dudes en buscarle, no dudes en tener temor de Dios, porque ese temor te dará la victoria.

“El temor del Señor es la base de la sabiduría.
Conocer al Santo da por resultado el buen juicio.”
Proverbios 9:10 (NTV)









ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…