Ir al contenido principal

Destruye las fortalezas del miedo



Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Isaías 54:17

La respiración agitada era el eco del pequeño baño donde estaba encerrada, mis manos traspiraban como nunca, con mi cuerpo descargado sobre la pared sólo podía decir en mi mente: “¡tranquila, tranquila, tranquila!”.

Paralizada por el terror que me provocaba pararme al frente de la clase había corrido hacia el baño, mi única opción ese día fue huir. De regreso a casa lloré con gran desconsuelo, pero a medida que el lamento se disipaba también descubría la confusión que había dentro de mí: “¿Qué está pasando conmigo? ¿Por qué soy tan cobarde? ¿Por qué este monstruo avanza dentro de mí?” Sabía que algo andaba mal pero no entendía qué era.  Esa noche analicé la situación: “Dios es bueno, el miedo no lo es, por lo tanto el miedo que tengo no es enviado de Dios”. “Entonces ¿Qué está pasándome?” Después de muchos años de ser esclava del pánico escénico descubrí que estaba en guerra.

Amiga, quizás no te has dado cuenta de la batalla campal a la que estás expuesta, pero déjame decirte que el enemigo es muy astuto para confundir nuestra mente  con sutilezas engañosas y hacernos creer que el miedo es parte de nosotras y que debemos acostumbrarnos a convivir con él.

“El ladrón no viene sino para matar, hurtar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. San Juan 10:10

Es nuestro deber descubrir sus maliciosas artimañas y defender nuestra paz con la fe puesta en el Dios de la Palabra. 

“Sed sobrios y velad porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar. Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”. 1 Pedro 5:8-9

Lamentablemente Satanás tiene a muchas jóvenes adormecidas creyendo que el miedo que padecen es una enfermedad insuperable. Pero tú debes despertar a la realidad de que hay un enemigo que empuña sus armas, que no son otra cosa que la mentira que desestabiliza y el miedo que inmoviliza. Estos, al principio pueden pasar desapercibidos, pero lentamente paralizan, y su objetivo es hacer dudar del poder que tiene nuestro Señor Jesucristo para dar liberación.

Meses después de abandonar el salón de clases, me estaba enfrentando de nuevo al mismo miedo, así que esta vez decidí que lo haría diferente. Estudié a fondo el tema de exposición, hice una lista de porciones bíblicas que me infundieran fe, las memoricé y oré cada noche antes de la fecha. 

Además, personas cercanas me apoyaban en oración. Para el día señalado estaba de nuevo en el mismo baño recitando mis tesoros bíblicos y pidiendo fortaleza al Señor.  Experimenté una fuerza sobrenatural. No era yo, era el poder de Dios en mí, pues estaba resistiendo firme en la fe. Ese fue el inicio de mi conquista.

La victoria no llega de la noche a la mañana, eliminar el temor es un aprendizaje. Por eso es necesario que dispongas tu mente para aprender cómo hacerlo con las armas que Dios te entregó.

Avanza firme descubriendo las mentiras de Satanás y entonces véncelas con la palabra de Dios. No bajes la guardia por experimentar el triunfo inicial, sino utiliza cada pequeña victoria para exaltar el nombre de Dios y reafirmar tu fe en Su palabra hasta que el miedo sea erradicado por completo. 

El miedo que hay en ti no es parte de ti, y no tienes por qué aprender a convivir con él.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …