Ir al contenido principal

El aislamiento no es tu protección


“Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado”. Proverbios 29:25 (NVI)

Conocer el mundo exterior a veces no es tan placentero, la gente dañada por el pecado avanza hacia niveles cada vez más extremos de maldad. Algunos dicen que se avecina la tercera guerra mundial; yo creo que ya estamos en guerra todos contra todos.

Comprender el significado de palabras ofensivas como inútil, fea, gorda, sucia, etc, o el significado del rechazo envuelto en miradas despectivas y hechos de violencia como asesinato, violación, extorsión, esclavitud, nos abre una puerta de rápido escape hacia la desconfianza. Lo notas cuando caminas por ciertas calles, sigilosa, sosteniendo con fuerza tu cartera, ansiando llegar a casa para activar todos los sistemas de seguridad y ponerte al resguardo de individuos semejantes a ti.

El temor a las personas se disfraza con la indiferencia, con la moda de ser antisocial, con el aislamiento, o la timidez. Es algo que no se expone a los cuatro vientos porque nos avergüenza, preferimos huir de aquello que tememos mientras cargamos con ese bagaje en secreto.

Hoy quiero que seamos francas para abrir el corazón y dejar que la luz de Su palabra alumbre nuestro encierro para salir pronto de allí.

El temor hacia las personas puede surgir como un escudo de protección cuando experimentas el menosprecio o eres gravemente lastimada por otros, especialmente cuando son allegados a ti. Nuestra naturaleza nos dicta que ante el rechazo de alguien, lo mejor es apartarse de todos para así protegernos de futuras ofensas. Una respuesta natural que encierra una trampa mortal.

¿Dónde está la trampa?

Proverbios 29:25 nos dice que temer a las personas resulta ser un engaño, no para los demás, sino un lazo ¡para nosotras mismas!

Piensa en cualquier ofensa que haya marcado tu vida y en tu respuesta hacia ello. Seguramente tu reacción fue apartarte de quien te ofendió, y si revisas a lo largo de tu vida, puede que lo hayas hecho con muchas personas. La peligrosa trampa radica en que mientras te proteges construyendo paredes reforzadas, estás quedando lentamente atrapada entre murallas de concreto difíciles de atravesar, aprisionada en el aislamiento y condenada a una solitaria muerte.

Mira que Jesús no instruye a sus discípulos para que lleven una vida cristiana de encierro ni para mantener el evangelio bajo llave. Él sabe que sus discípulos se enfrentarán a gente malvada dispuesta a usar toda la artillería a su disposición, y aún así los envía al campo de batalla, diciéndoles ¡No teman! (Mt. 10: 16 - 33)

Tu mejor protección es Cristo

“Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi ley en su corazón; no teman el reproche de los hombres ni se desalienten por sus insultos”. 
Isaías 51:7 (NVI)

Salir del encierro no es una opción, es una demanda. Si permaneces allí te aguarda sequía espiritual. La gente seguirá lastimando tu corazón pero en Cristo tú posees una vía de escape mucho más segura que paredes de concreto. Permite a Dios cuidar de ti; abandona esa cárcel de concreto y escóndete en Cristo, la Roca inconmovible de los siglos. Allí ninguna ofensa atraviesa el corazón, por el contrario en Cristo, la Roca, puedes abrir tus brazos para amar y perdonar a quienes te hieran.

Querida amiga estamos juntas en esto. Necesitamos guarecernos en el refugio eterno, y allí experimentar liberación que nos permita enfrentar la gente, caminar entre ella y convivir sin temor a ser rechazadas o lastimadas.

“Jehová está conmigo; No temeré lo que me pueda hacer el hombre”. 
Salmos 118:6






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…