Ir al contenido principal

El aislamiento no es tu protección


“Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado”. Proverbios 29:25 (NVI)

Conocer el mundo exterior a veces no es tan placentero, la gente dañada por el pecado avanza hacia niveles cada vez más extremos de maldad. Algunos dicen que se avecina la tercera guerra mundial; yo creo que ya estamos en guerra todos contra todos.

Comprender el significado de palabras ofensivas como inútil, fea, gorda, sucia, etc, o el significado del rechazo envuelto en miradas despectivas y hechos de violencia como asesinato, violación, extorsión, esclavitud, nos abre una puerta de rápido escape hacia la desconfianza. Lo notas cuando caminas por ciertas calles, sigilosa, sosteniendo con fuerza tu cartera, ansiando llegar a casa para activar todos los sistemas de seguridad y ponerte al resguardo de individuos semejantes a ti.

El temor a las personas se disfraza con la indiferencia, con la moda de ser antisocial, con el aislamiento, o la timidez. Es algo que no se expone a los cuatro vientos porque nos avergüenza, preferimos huir de aquello que tememos mientras cargamos con ese bagaje en secreto.

Hoy quiero que seamos francas para abrir el corazón y dejar que la luz de Su palabra alumbre nuestro encierro para salir pronto de allí.

El temor hacia las personas puede surgir como un escudo de protección cuando experimentas el menosprecio o eres gravemente lastimada por otros, especialmente cuando son allegados a ti. Nuestra naturaleza nos dicta que ante el rechazo de alguien, lo mejor es apartarse de todos para así protegernos de futuras ofensas. Una respuesta natural que encierra una trampa mortal.

¿Dónde está la trampa?

Proverbios 29:25 nos dice que temer a las personas resulta ser un engaño, no para los demás, sino un lazo ¡para nosotras mismas!

Piensa en cualquier ofensa que haya marcado tu vida y en tu respuesta hacia ello. Seguramente tu reacción fue apartarte de quien te ofendió, y si revisas a lo largo de tu vida, puede que lo hayas hecho con muchas personas. La peligrosa trampa radica en que mientras te proteges construyendo paredes reforzadas, estás quedando lentamente atrapada entre murallas de concreto difíciles de atravesar, aprisionada en el aislamiento y condenada a una solitaria muerte.

Mira que Jesús no instruye a sus discípulos para que lleven una vida cristiana de encierro ni para mantener el evangelio bajo llave. Él sabe que sus discípulos se enfrentarán a gente malvada dispuesta a usar toda la artillería a su disposición, y aún así los envía al campo de batalla, diciéndoles ¡No teman! (Mt. 10: 16 - 33)

Tu mejor protección es Cristo

“Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi ley en su corazón; no teman el reproche de los hombres ni se desalienten por sus insultos”. 
Isaías 51:7 (NVI)

Salir del encierro no es una opción, es una demanda. Si permaneces allí te aguarda sequía espiritual. La gente seguirá lastimando tu corazón pero en Cristo tú posees una vía de escape mucho más segura que paredes de concreto. Permite a Dios cuidar de ti; abandona esa cárcel de concreto y escóndete en Cristo, la Roca inconmovible de los siglos. Allí ninguna ofensa atraviesa el corazón, por el contrario en Cristo, la Roca, puedes abrir tus brazos para amar y perdonar a quienes te hieran.

Querida amiga estamos juntas en esto. Necesitamos guarecernos en el refugio eterno, y allí experimentar liberación que nos permita enfrentar la gente, caminar entre ella y convivir sin temor a ser rechazadas o lastimadas.

“Jehová está conmigo; No temeré lo que me pueda hacer el hombre”. 
Salmos 118:6






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …