Ir al contenido principal

El aislamiento no es tu protección


“Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado”. Proverbios 29:25 (NVI)

Conocer el mundo exterior a veces no es tan placentero, la gente dañada por el pecado avanza hacia niveles cada vez más extremos de maldad. Algunos dicen que se avecina la tercera guerra mundial; yo creo que ya estamos en guerra todos contra todos.

Comprender el significado de palabras ofensivas como inútil, fea, gorda, sucia, etc, o el significado del rechazo envuelto en miradas despectivas y hechos de violencia como asesinato, violación, extorsión, esclavitud, nos abre una puerta de rápido escape hacia la desconfianza. Lo notas cuando caminas por ciertas calles, sigilosa, sosteniendo con fuerza tu cartera, ansiando llegar a casa para activar todos los sistemas de seguridad y ponerte al resguardo de individuos semejantes a ti.

El temor a las personas se disfraza con la indiferencia, con la moda de ser antisocial, con el aislamiento, o la timidez. Es algo que no se expone a los cuatro vientos porque nos avergüenza, preferimos huir de aquello que tememos mientras cargamos con ese bagaje en secreto.

Hoy quiero que seamos francas para abrir el corazón y dejar que la luz de Su palabra alumbre nuestro encierro para salir pronto de allí.

El temor hacia las personas puede surgir como un escudo de protección cuando experimentas el menosprecio o eres gravemente lastimada por otros, especialmente cuando son allegados a ti. Nuestra naturaleza nos dicta que ante el rechazo de alguien, lo mejor es apartarse de todos para así protegernos de futuras ofensas. Una respuesta natural que encierra una trampa mortal.

¿Dónde está la trampa?

Proverbios 29:25 nos dice que temer a las personas resulta ser un engaño, no para los demás, sino un lazo ¡para nosotras mismas!

Piensa en cualquier ofensa que haya marcado tu vida y en tu respuesta hacia ello. Seguramente tu reacción fue apartarte de quien te ofendió, y si revisas a lo largo de tu vida, puede que lo hayas hecho con muchas personas. La peligrosa trampa radica en que mientras te proteges construyendo paredes reforzadas, estás quedando lentamente atrapada entre murallas de concreto difíciles de atravesar, aprisionada en el aislamiento y condenada a una solitaria muerte.

Mira que Jesús no instruye a sus discípulos para que lleven una vida cristiana de encierro ni para mantener el evangelio bajo llave. Él sabe que sus discípulos se enfrentarán a gente malvada dispuesta a usar toda la artillería a su disposición, y aún así los envía al campo de batalla, diciéndoles ¡No teman! (Mt. 10: 16 - 33)

Tu mejor protección es Cristo

“Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi ley en su corazón; no teman el reproche de los hombres ni se desalienten por sus insultos”. 
Isaías 51:7 (NVI)

Salir del encierro no es una opción, es una demanda. Si permaneces allí te aguarda sequía espiritual. La gente seguirá lastimando tu corazón pero en Cristo tú posees una vía de escape mucho más segura que paredes de concreto. Permite a Dios cuidar de ti; abandona esa cárcel de concreto y escóndete en Cristo, la Roca inconmovible de los siglos. Allí ninguna ofensa atraviesa el corazón, por el contrario en Cristo, la Roca, puedes abrir tus brazos para amar y perdonar a quienes te hieran.

Querida amiga estamos juntas en esto. Necesitamos guarecernos en el refugio eterno, y allí experimentar liberación que nos permita enfrentar la gente, caminar entre ella y convivir sin temor a ser rechazadas o lastimadas.

“Jehová está conmigo; No temeré lo que me pueda hacer el hombre”. 
Salmos 118:6






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…