Ir al contenido principal

Guárdame en Tu fortaleza




“Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”

“Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.”
Salmo 27: 1 y 3

Más que nunca, estos días he querido rendirme, mi cuerpo se debilita del dolor. Por fuera estoy íntegra, nadie puede percibir lo que sufro, y estos versículos han calado en lo profundo de mi corazón. Cada vez que siento que no puedo mas, levanto los brazos como Moisés cuando su pueblo luchaba contra el enemigo Amalec (Éxodo 17:8-16) Entiendo que esta es la única forma de vencer al enemigo, y hoy este enemigo ataca mi mente y debo llenarla de oración y Palabra de Dios. Así me siento en este tiempo, la única manera de vencer el miedo es levantado oraciones a mi único Salvador, leyendo la Palabra y confiando en Él, porque es Él quien ilumina mi camino y me da paz.

¿De qué temeré? Hoy le temo a la muerte, a la enfermedad, y la lejanía, temo porque veo que se acerca a la gente que amo y yo estoy a 7,353 kilómetros de distancia, temo porque no quiero contestar el teléfono y escuchar que ya no está y que no me alcancé a despedir, temo porque no puedo ver.

Mi visión es limitada pero la de Dios no, yo veo kilómetros, falta de recursos y lejanía, Dios no. Yo soy limitada, en cambio mi Dios no lo es, Él es infinito en recursos, tiempo y poder entonces, ¿a qué le temo? Si Él es mi fortaleza, si cada vez que abro Su Palabra me da aliento, amor, sanación. Si cuando levanto mis manos en oración Él me abraza con amor y me llena de paz y ese abrazo suple mi necesidad, si ya sé todo esto ¿a qué le temo?

Siento temor porque no sé usar bien Su fortaleza y estoy aprendiendo a usarla en todo el sentido de la palabra.

Su Fortaleza moral aquella que me ayuda a resistir y sobrellevar mi sufrimiento, la que me hace estar firme y seguir adelante, me llena de valor para soportar, me hace sentir fuerte, segura y capaz de resistir cualquier ataque que venga a mi vida .También está Su Fortaleza como un refugio, mi lugar de seguridad, donde entro y sé que nada ni nadie puede derrumbarla o atacarme. Él es mi Castillo Fuerte y este Castillo es impenetrable, tiene la mejor seguridad y sus paredes son a prueba de cualquier tipo de ataque, Él brinda completa seguridad a mi vida.

“Te amo, oh Jehová, fortaleza mía.
Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré;
Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.
Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado,
Y seré salvo de mis enemigos.
En mi angustia invoqué a Jehová,
Y clamé a mi Dios.
El oyó mi voz desde su templo,
Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.”
Salmo 18:1-3 y 6

Pese al temor que hoy ataca mi vida me siento tranquila y segura. Quiero invitarte a experimentar la fortaleza que tenemos en nuestro Dios. Abre la puerta de Su refugio, tú tienes la llave, esa llave es la oración y pídele al Todopoderoso que te cuide, no te quedes afuera porque es el lugar más seguro en el que puedes estar, refúgiate en el eterno e infinito Dios, nuestro lugar más seguro ElohayMauzi y experimenta lo que hoy disfruto yo.





ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

  1. Estas palabras alientan mi vida y si sólo en Dios esta nuestro refugio y fortaleza, sólo en Dios encuentra descanso nuestra alma por mas turbada que este por lo que enfrenta, en Dios estamos seguras. Gracias Andy, bendiciones bella amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …