Ir al contenido principal

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales



¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus necesidades o deseos se cumplirán.

Una cantidad enorme de cosas puede causarnos miedo. Puede encenderse a través de las personas, las circunstancias, las experiencias, las dificultades, la enfermedad, la muerte, la pérdida, el dolor, el recuerdo del pasado, lo desconocido del futuro o los movimientos de nuestra imaginación.

"Las personas desanimadas pueden encontrar razones para sentirse con miedo, incluso donde no hay porque temer; una cierta clase de personas tiene la facilidad de encontrar problemas y dejar que la tristeza se apodere de ellos; y si el Señor no les envió ninguna prueba, ¡hacen una para ellos! Tienen una pequeña fábrica de problemas en sus casas, y se sientan y usan su imaginación para meditar el terror" 
- Spurgeon

El miedo y la ansiedad no solo nos afectan mentalmente, sino que también nos afectan físicamente.

El miedo te hace un nudo en el estómago y hace que tu corazón corra. Puede hacer que sea difícil concentrarse o quedarse quieto. El miedo puede causar pérdida de apetito, o hambre excesiva, incapacidad para dormir y llanto. Es terrible tener miedo, por lo que tiene mucho sentido que quisiéramos aprender a no tener miedo y cómo superar la preocupación. Pero hay un nivel más profundo y más oscuro por el cual debemos sentir temor.

El miedo es una falta de confianza en Dios. Cuando dejamos que la preocupación se haga cargo, estamos desobedeciendo a Dios creyendo algo diferente a lo que Él ha dicho en Su Palabra. Nuestros temores muestran incredulidad en lo que Dios es capaz de hacer, incredulidad en su bondad y cuidado por nosotros, incluso incredulidad en Su grandeza.

Pero aquí están las buenas noticias. A medida que exploramos algunas de las cosas que causan miedo, también veremos cómo podemos superar nuestros miedos a través del poder de Su Palabra. Nuestra victoria empezará cuando comencemos a ver quién es Dios y pongamos nuestra fe en Él y lo que ha prometido hacer por su pueblo.

No tenemos que ser controladas por nuestros miedos, y cuando nuestros ojos se abran a la increíble magnitud en que Jesús nos salvó -no solo de la pena del pecado sino también de su poder- veremos cómo el temor y la ansiedad no tienen punto de apoyo en la vida cristiana.

"No temas porque yo estoy con vosotros;
no te desanimes, porque yo soy tu Dios"

Isaías 41:10

Amiga, solo hay una Persona que puede conquistar tus circunstancias, temores y ansiedades. El único Dios verdadero que es real y vive, Él actúa y salva en su nombre porque Él te ama. Él es tu Dios

___________________________________________________________________


¿La vida parece abrumadora a veces? ¿Luchas con noches de insomnio? ¿Los pensamientos de "qué pasaría si..." invaden tu mente y te roban la paz? ¿Estás buscando alivio del miedo y la ansiedad que está llenando tu vida y silenciando tus sueños de un mañana mejor?

No cometas errores; el miedo está a nuestro alrededor, pero eso no significa que tengamos que acobardarnos ante él. El miedo es un matón, ¡y es hora de que lo pongamos en su lugar! El miedo no tiene poder sobre nuestras vidas por más tiempo.

En este estudio de seis semanas, profundizaremos en la Palabra de Dios, del Antiguo Testamento al Nuevo, y descubriremos lo que Dios dice sobre el miedo y la ansiedad. Aprenderemos cómo podemos combatirlo a través del poder de Su Palabra. Ya no seremos esclavas de nuestros miedos.

Aunque el miedo y la ansiedad siempre serán parte de nuestras vidas, podemos aprender cómo recuperar el control y no permitir que nos paralice por más tiempo.

Mirando a Dios en busca de ayuda, encontraremos la libertad que nuestros corazones anhelan y la paz que nuestras mentes necesitan. ¡Con Dios de nuestro lado y Sus Palabras en nuestros corazones y mentes, lo superaremos!

Así que invita a sus amigas, vecinos y compañeras y únase a nosotras a partir del 5 de marzo a comenzar nuestro próximo estudio: Miedo y Ansiedad; Aprendiendo a superarlos con la verdad de la Palabra de Dios.


Materiales de descarga gratuitos:

Guía de estudio de Miedo y Ansiedad

- Guía Devocional de Miedo y Ansiedad

 -Guía para niños y niñas de Miedo y Ansiedad

 -Guía para chicos y chicas ( pre-adolescentes) de Miedo y Ansiedad



Equipo de Ama a Dios Grandemente y Jóvenes ADG

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…