Ir al contenido principal

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales



¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus necesidades o deseos se cumplirán.

Una cantidad enorme de cosas puede causarnos miedo. Puede encenderse a través de las personas, las circunstancias, las experiencias, las dificultades, la enfermedad, la muerte, la pérdida, el dolor, el recuerdo del pasado, lo desconocido del futuro o los movimientos de nuestra imaginación.

"Las personas desanimadas pueden encontrar razones para sentirse con miedo, incluso donde no hay porque temer; una cierta clase de personas tiene la facilidad de encontrar problemas y dejar que la tristeza se apodere de ellos; y si el Señor no les envió ninguna prueba, ¡hacen una para ellos! Tienen una pequeña fábrica de problemas en sus casas, y se sientan y usan su imaginación para meditar el terror" 
- Spurgeon

El miedo y la ansiedad no solo nos afectan mentalmente, sino que también nos afectan físicamente.

El miedo te hace un nudo en el estómago y hace que tu corazón corra. Puede hacer que sea difícil concentrarse o quedarse quieto. El miedo puede causar pérdida de apetito, o hambre excesiva, incapacidad para dormir y llanto. Es terrible tener miedo, por lo que tiene mucho sentido que quisiéramos aprender a no tener miedo y cómo superar la preocupación. Pero hay un nivel más profundo y más oscuro por el cual debemos sentir temor.

El miedo es una falta de confianza en Dios. Cuando dejamos que la preocupación se haga cargo, estamos desobedeciendo a Dios creyendo algo diferente a lo que Él ha dicho en Su Palabra. Nuestros temores muestran incredulidad en lo que Dios es capaz de hacer, incredulidad en su bondad y cuidado por nosotros, incluso incredulidad en Su grandeza.

Pero aquí están las buenas noticias. A medida que exploramos algunas de las cosas que causan miedo, también veremos cómo podemos superar nuestros miedos a través del poder de Su Palabra. Nuestra victoria empezará cuando comencemos a ver quién es Dios y pongamos nuestra fe en Él y lo que ha prometido hacer por su pueblo.

No tenemos que ser controladas por nuestros miedos, y cuando nuestros ojos se abran a la increíble magnitud en que Jesús nos salvó -no solo de la pena del pecado sino también de su poder- veremos cómo el temor y la ansiedad no tienen punto de apoyo en la vida cristiana.

"No temas porque yo estoy con vosotros;
no te desanimes, porque yo soy tu Dios"

Isaías 41:10

Amiga, solo hay una Persona que puede conquistar tus circunstancias, temores y ansiedades. El único Dios verdadero que es real y vive, Él actúa y salva en su nombre porque Él te ama. Él es tu Dios

___________________________________________________________________


¿La vida parece abrumadora a veces? ¿Luchas con noches de insomnio? ¿Los pensamientos de "qué pasaría si..." invaden tu mente y te roban la paz? ¿Estás buscando alivio del miedo y la ansiedad que está llenando tu vida y silenciando tus sueños de un mañana mejor?

No cometas errores; el miedo está a nuestro alrededor, pero eso no significa que tengamos que acobardarnos ante él. El miedo es un matón, ¡y es hora de que lo pongamos en su lugar! El miedo no tiene poder sobre nuestras vidas por más tiempo.

En este estudio de seis semanas, profundizaremos en la Palabra de Dios, del Antiguo Testamento al Nuevo, y descubriremos lo que Dios dice sobre el miedo y la ansiedad. Aprenderemos cómo podemos combatirlo a través del poder de Su Palabra. Ya no seremos esclavas de nuestros miedos.

Aunque el miedo y la ansiedad siempre serán parte de nuestras vidas, podemos aprender cómo recuperar el control y no permitir que nos paralice por más tiempo.

Mirando a Dios en busca de ayuda, encontraremos la libertad que nuestros corazones anhelan y la paz que nuestras mentes necesitan. ¡Con Dios de nuestro lado y Sus Palabras en nuestros corazones y mentes, lo superaremos!

Así que invita a sus amigas, vecinos y compañeras y únase a nosotras a partir del 5 de marzo a comenzar nuestro próximo estudio: Miedo y Ansiedad; Aprendiendo a superarlos con la verdad de la Palabra de Dios.


Materiales de descarga gratuitos:

Guía de estudio de Miedo y Ansiedad

- Guía Devocional de Miedo y Ansiedad

 -Guía para niños y niñas de Miedo y Ansiedad

 -Guía para chicos y chicas ( pre-adolescentes) de Miedo y Ansiedad



Equipo de Ama a Dios Grandemente y Jóvenes ADG

Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…