Ir al contenido principal

1 Y 2 Tesalonicenses - Descarga tus materiales




Autenticidad. Es una de esas cosas que las personas están comenzando a valorar cada día más. Queremos amigos reales, con los que podamos ser transparentes y que nos amen a pesar de nuestros errores. Queremos poder hablar de cosas serias y no solo de cosas superficiales. No solo QUEREMOS autenticidad, la NECESITAMOS.

En ocasiones, cuando vamos a nuestras Biblias, el lugar al que vamos a encontrar la verdad, la vemos un poco irreal. Leemos sobre hombres y mujeres a quienes consideramos “gigantes de la fe” y pasamos una mirada rápida sobre sus fallas. Leemos de aquellos héroes de la fe que soportaron grandes sufrimientos con firmeza y esperanza, y tenemos problemas al relacionarnos con ellos. Pero cuando leemos nuestras Biblias con más profundidad podemos observar que no se limita a esconder los detalles de sus desafíos ni los aspectos más íntimos de su fe.

Las dos cartas a los Tesalonicenses son dos ejemplos importantes para nosotras. En estas cartas, escritas por Pablo, leemos de cristianos que hacían cosas muy bien, como amarse los unos a los otros, pero que luchaban con otras de manera constante, como la obsesión por la venida de Cristo o ser perezosos y haraganes.

En el libro de los Hechos, vemos cómo la iglesia en Tesalónica se formó. Empezó como una visión en la que un hombre le dijo a Pablo. “Ven a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16:9). Y así lo hizo Pablo, fue con Silas, Lucas y Timoteo, primero fueron a Filipo y de ahí a Tesalónica, donde comenzaron una iglesia en cada ciudad por la que pasaban. Este fue el segundo viaje misionero de Pablo.

Poco después de que Pablo comenzara la iglesia, la oposición apareció, hasta tal punto que Pablo fue
obligado a irse. Es más, el peligro era tan eminente que un día tuvo que abandonar la ciudad en medio de la noche (Hechos 17:1-10). Después de la repentina partida de Pablo, esta iglesia joven estuvo expuesta a la persecución y Pablo comenzó a preocuparse por la fe y el bienestar de ellos. Así que envió a Timoteo a la iglesia de Tesalónica para que chequeara cómo iba todo y trajera noticias de vuelta. Timoteo regreso con buenas noticias. Los cristianos de Tesalónica estaban haciéndolo muy bien. Ellos mantenían la fe, aferrados al evangelio y teniendo un amor fraternal entre ellos. Pero, como todas las iglesias están llenas de pecadores, también había ciertos problemas.

Algunos de ellos se preocupaban de lo que les sucedería a aquellos que murieran antes de que Cristo
regresara, algunos estaban abandonando sus compromisos laborales para dedicarse a fortalecer su fe, y otros se enfrentaban a problemas éticos. Así que Pablo les escribió, tomando en cuenta esos detalles y confortándolos con el amor que sentía por ellos.

En la segunda carta a los tesalonicenses, Pablo se enfoca en los malentendidos sobre la segunda venida de Cristo. Había algunos que creían que Jesús vendría pronto, y ellos no tendrían que trabajar físicamente, y de esta manera la haraganería se hizo eminente. Pablo se puso serio, dejándoles (dejándonos) saber que es una conducta reprensible para los seguidores de Dios ser perezosos y aprovecharnos de las bondades de Dios, del trabajo duro y la riqueza de otros.

Como en todos los escritos de Pablo, las cartas están cargadas de teología profunda y fuerte, así como de aplicaciones para la vida diaria. Pablo directamente señala los errores de los creyentes, pero también los invita a ver la gracia y la esperanza que encontramos en nuestro Redentor, Jesús.

En esta lectura profunda de las cartas 1 y 2 de Tesalonicenses, pregúntate qué quieres aprender del evangelio y cómo esto debe impactar tu vida diaria.

¿Estás lista para el lunes? ¡Descarga tus materiales!


¡Te esperamos!

¡Te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …