Ir al contenido principal

1 Y 2 Tesalonicenses - Descarga tus materiales




Autenticidad. Es una de esas cosas que las personas están comenzando a valorar cada día más. Queremos amigos reales, con los que podamos ser transparentes y que nos amen a pesar de nuestros errores. Queremos poder hablar de cosas serias y no solo de cosas superficiales. No solo QUEREMOS autenticidad, la NECESITAMOS.

En ocasiones, cuando vamos a nuestras Biblias, el lugar al que vamos a encontrar la verdad, la vemos un poco irreal. Leemos sobre hombres y mujeres a quienes consideramos “gigantes de la fe” y pasamos una mirada rápida sobre sus fallas. Leemos de aquellos héroes de la fe que soportaron grandes sufrimientos con firmeza y esperanza, y tenemos problemas al relacionarnos con ellos. Pero cuando leemos nuestras Biblias con más profundidad podemos observar que no se limita a esconder los detalles de sus desafíos ni los aspectos más íntimos de su fe.

Las dos cartas a los Tesalonicenses son dos ejemplos importantes para nosotras. En estas cartas, escritas por Pablo, leemos de cristianos que hacían cosas muy bien, como amarse los unos a los otros, pero que luchaban con otras de manera constante, como la obsesión por la venida de Cristo o ser perezosos y haraganes.

En el libro de los Hechos, vemos cómo la iglesia en Tesalónica se formó. Empezó como una visión en la que un hombre le dijo a Pablo. “Ven a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16:9). Y así lo hizo Pablo, fue con Silas, Lucas y Timoteo, primero fueron a Filipo y de ahí a Tesalónica, donde comenzaron una iglesia en cada ciudad por la que pasaban. Este fue el segundo viaje misionero de Pablo.

Poco después de que Pablo comenzara la iglesia, la oposición apareció, hasta tal punto que Pablo fue
obligado a irse. Es más, el peligro era tan eminente que un día tuvo que abandonar la ciudad en medio de la noche (Hechos 17:1-10). Después de la repentina partida de Pablo, esta iglesia joven estuvo expuesta a la persecución y Pablo comenzó a preocuparse por la fe y el bienestar de ellos. Así que envió a Timoteo a la iglesia de Tesalónica para que chequeara cómo iba todo y trajera noticias de vuelta. Timoteo regreso con buenas noticias. Los cristianos de Tesalónica estaban haciéndolo muy bien. Ellos mantenían la fe, aferrados al evangelio y teniendo un amor fraternal entre ellos. Pero, como todas las iglesias están llenas de pecadores, también había ciertos problemas.

Algunos de ellos se preocupaban de lo que les sucedería a aquellos que murieran antes de que Cristo
regresara, algunos estaban abandonando sus compromisos laborales para dedicarse a fortalecer su fe, y otros se enfrentaban a problemas éticos. Así que Pablo les escribió, tomando en cuenta esos detalles y confortándolos con el amor que sentía por ellos.

En la segunda carta a los tesalonicenses, Pablo se enfoca en los malentendidos sobre la segunda venida de Cristo. Había algunos que creían que Jesús vendría pronto, y ellos no tendrían que trabajar físicamente, y de esta manera la haraganería se hizo eminente. Pablo se puso serio, dejándoles (dejándonos) saber que es una conducta reprensible para los seguidores de Dios ser perezosos y aprovecharnos de las bondades de Dios, del trabajo duro y la riqueza de otros.

Como en todos los escritos de Pablo, las cartas están cargadas de teología profunda y fuerte, así como de aplicaciones para la vida diaria. Pablo directamente señala los errores de los creyentes, pero también los invita a ver la gracia y la esperanza que encontramos en nuestro Redentor, Jesús.

En esta lectura profunda de las cartas 1 y 2 de Tesalonicenses, pregúntate qué quieres aprender del evangelio y cómo esto debe impactar tu vida diaria.

¿Estás lista para el lunes? ¡Descarga tus materiales!


¡Te esperamos!

¡Te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …