Ir al contenido principal

1 Y 2 Tesalonicenses - Descarga tus materiales




Autenticidad. Es una de esas cosas que las personas están comenzando a valorar cada día más. Queremos amigos reales, con los que podamos ser transparentes y que nos amen a pesar de nuestros errores. Queremos poder hablar de cosas serias y no solo de cosas superficiales. No solo QUEREMOS autenticidad, la NECESITAMOS.

En ocasiones, cuando vamos a nuestras Biblias, el lugar al que vamos a encontrar la verdad, la vemos un poco irreal. Leemos sobre hombres y mujeres a quienes consideramos “gigantes de la fe” y pasamos una mirada rápida sobre sus fallas. Leemos de aquellos héroes de la fe que soportaron grandes sufrimientos con firmeza y esperanza, y tenemos problemas al relacionarnos con ellos. Pero cuando leemos nuestras Biblias con más profundidad podemos observar que no se limita a esconder los detalles de sus desafíos ni los aspectos más íntimos de su fe.

Las dos cartas a los Tesalonicenses son dos ejemplos importantes para nosotras. En estas cartas, escritas por Pablo, leemos de cristianos que hacían cosas muy bien, como amarse los unos a los otros, pero que luchaban con otras de manera constante, como la obsesión por la venida de Cristo o ser perezosos y haraganes.

En el libro de los Hechos, vemos cómo la iglesia en Tesalónica se formó. Empezó como una visión en la que un hombre le dijo a Pablo. “Ven a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16:9). Y así lo hizo Pablo, fue con Silas, Lucas y Timoteo, primero fueron a Filipo y de ahí a Tesalónica, donde comenzaron una iglesia en cada ciudad por la que pasaban. Este fue el segundo viaje misionero de Pablo.

Poco después de que Pablo comenzara la iglesia, la oposición apareció, hasta tal punto que Pablo fue
obligado a irse. Es más, el peligro era tan eminente que un día tuvo que abandonar la ciudad en medio de la noche (Hechos 17:1-10). Después de la repentina partida de Pablo, esta iglesia joven estuvo expuesta a la persecución y Pablo comenzó a preocuparse por la fe y el bienestar de ellos. Así que envió a Timoteo a la iglesia de Tesalónica para que chequeara cómo iba todo y trajera noticias de vuelta. Timoteo regreso con buenas noticias. Los cristianos de Tesalónica estaban haciéndolo muy bien. Ellos mantenían la fe, aferrados al evangelio y teniendo un amor fraternal entre ellos. Pero, como todas las iglesias están llenas de pecadores, también había ciertos problemas.

Algunos de ellos se preocupaban de lo que les sucedería a aquellos que murieran antes de que Cristo
regresara, algunos estaban abandonando sus compromisos laborales para dedicarse a fortalecer su fe, y otros se enfrentaban a problemas éticos. Así que Pablo les escribió, tomando en cuenta esos detalles y confortándolos con el amor que sentía por ellos.

En la segunda carta a los tesalonicenses, Pablo se enfoca en los malentendidos sobre la segunda venida de Cristo. Había algunos que creían que Jesús vendría pronto, y ellos no tendrían que trabajar físicamente, y de esta manera la haraganería se hizo eminente. Pablo se puso serio, dejándoles (dejándonos) saber que es una conducta reprensible para los seguidores de Dios ser perezosos y aprovecharnos de las bondades de Dios, del trabajo duro y la riqueza de otros.

Como en todos los escritos de Pablo, las cartas están cargadas de teología profunda y fuerte, así como de aplicaciones para la vida diaria. Pablo directamente señala los errores de los creyentes, pero también los invita a ver la gracia y la esperanza que encontramos en nuestro Redentor, Jesús.

En esta lectura profunda de las cartas 1 y 2 de Tesalonicenses, pregúntate qué quieres aprender del evangelio y cómo esto debe impactar tu vida diaria.

¿Estás lista para el lunes? ¡Descarga tus materiales!


¡Te esperamos!

¡Te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …