Ir al contenido principal

1 Y 2 Tesalonicenses - Descarga tus materiales




Autenticidad. Es una de esas cosas que las personas están comenzando a valorar cada día más. Queremos amigos reales, con los que podamos ser transparentes y que nos amen a pesar de nuestros errores. Queremos poder hablar de cosas serias y no solo de cosas superficiales. No solo QUEREMOS autenticidad, la NECESITAMOS.

En ocasiones, cuando vamos a nuestras Biblias, el lugar al que vamos a encontrar la verdad, la vemos un poco irreal. Leemos sobre hombres y mujeres a quienes consideramos “gigantes de la fe” y pasamos una mirada rápida sobre sus fallas. Leemos de aquellos héroes de la fe que soportaron grandes sufrimientos con firmeza y esperanza, y tenemos problemas al relacionarnos con ellos. Pero cuando leemos nuestras Biblias con más profundidad podemos observar que no se limita a esconder los detalles de sus desafíos ni los aspectos más íntimos de su fe.

Las dos cartas a los Tesalonicenses son dos ejemplos importantes para nosotras. En estas cartas, escritas por Pablo, leemos de cristianos que hacían cosas muy bien, como amarse los unos a los otros, pero que luchaban con otras de manera constante, como la obsesión por la venida de Cristo o ser perezosos y haraganes.

En el libro de los Hechos, vemos cómo la iglesia en Tesalónica se formó. Empezó como una visión en la que un hombre le dijo a Pablo. “Ven a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16:9). Y así lo hizo Pablo, fue con Silas, Lucas y Timoteo, primero fueron a Filipo y de ahí a Tesalónica, donde comenzaron una iglesia en cada ciudad por la que pasaban. Este fue el segundo viaje misionero de Pablo.

Poco después de que Pablo comenzara la iglesia, la oposición apareció, hasta tal punto que Pablo fue
obligado a irse. Es más, el peligro era tan eminente que un día tuvo que abandonar la ciudad en medio de la noche (Hechos 17:1-10). Después de la repentina partida de Pablo, esta iglesia joven estuvo expuesta a la persecución y Pablo comenzó a preocuparse por la fe y el bienestar de ellos. Así que envió a Timoteo a la iglesia de Tesalónica para que chequeara cómo iba todo y trajera noticias de vuelta. Timoteo regreso con buenas noticias. Los cristianos de Tesalónica estaban haciéndolo muy bien. Ellos mantenían la fe, aferrados al evangelio y teniendo un amor fraternal entre ellos. Pero, como todas las iglesias están llenas de pecadores, también había ciertos problemas.

Algunos de ellos se preocupaban de lo que les sucedería a aquellos que murieran antes de que Cristo
regresara, algunos estaban abandonando sus compromisos laborales para dedicarse a fortalecer su fe, y otros se enfrentaban a problemas éticos. Así que Pablo les escribió, tomando en cuenta esos detalles y confortándolos con el amor que sentía por ellos.

En la segunda carta a los tesalonicenses, Pablo se enfoca en los malentendidos sobre la segunda venida de Cristo. Había algunos que creían que Jesús vendría pronto, y ellos no tendrían que trabajar físicamente, y de esta manera la haraganería se hizo eminente. Pablo se puso serio, dejándoles (dejándonos) saber que es una conducta reprensible para los seguidores de Dios ser perezosos y aprovecharnos de las bondades de Dios, del trabajo duro y la riqueza de otros.

Como en todos los escritos de Pablo, las cartas están cargadas de teología profunda y fuerte, así como de aplicaciones para la vida diaria. Pablo directamente señala los errores de los creyentes, pero también los invita a ver la gracia y la esperanza que encontramos en nuestro Redentor, Jesús.

En esta lectura profunda de las cartas 1 y 2 de Tesalonicenses, pregúntate qué quieres aprender del evangelio y cómo esto debe impactar tu vida diaria.

¿Estás lista para el lunes? ¡Descarga tus materiales!


¡Te esperamos!

¡Te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …