Ir al contenido principal

confronta el miedo con acciones de gracias




“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”. 
Colosenses 3:17

¿Recuerdas las rutas de terror en los parques de diversiones? ¡Son espantosas! La gente paga su boleto y entra a la expectativa. Por todo el recorrido asaltan todo tipo de espectáculos terroríficos. Al final del recorrido es interesante ver la reacción de los participantes. Unos salen con los pelos de punta, tratando de recuperar el equilibrio, otros cuantos salen eufóricos riendo, y otros hasta pueden realmente salir muy traumados.

¿Por qué tantas reacciones diferentes? ¿Qué pasó por la mente de unos y de otros mientras estaban allí dentro? Unos dirían ¡Eso era real!, otros dirían ¡fue solo un juego de luces y sonido, es un juego! Diferentes pensamientos dieron como resultado diferentes estados de ánimo y desembocaron en diferente clase de palabras.

Atravesar una situación de miedo es similar a entrar por esa ruta de terror. Verás, Dios no infunde miedo en nosotras ni nos empuja adrede a situaciones de terror, porque Él es paz. El miedo proviene del mal, pero Dios es tan maravilloso que hace de algo tan deprimente como el miedo un instrumento para llevar a cabo sus propósitos. Esa situación de pánico es solamente un pasillo que te conduce al plan eterno de Dios.

La Biblia nos aconseja que todo lo que hablemos lo hagamos en el nombre del Señor Jesús, eso incluye la manera en que nos expresamos acerca del miedo que sentimos. Y además Pablo añade a 
los Colosenses que deben hacerlo ¡dando gracias a Dios!

La ansiedad nos priva de agradecer. “¿Por qué tendría yo que agradecer algo que me perjudica la vida y me impide vivir en libertad?” Esta es la manera racional en la que pensamos haciendo que ansiosas quejas pasen a ser el centro de lo que decimos a diario. Darle gracias a Dios y expresar gratitud por la situación de ansiedad que atraviesas no suena lógico, pero es lo que Dios nos pide pues aunque Él no es el autor del miedo, lo utiliza como un canal para mostrarnos cuán necesitadas estamos de Él.

“Dad gracias en todo porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 
1° Tesalonicenses 5:18

Cuando cambia la perspectiva, cambian las palabras.

Muchas veces nos quedamos paralizadas en la mitad de la ruta de terror diciendo ¡Es real! Caemos como presa fácil cuando sólo miramos la oscuridad del túnel y somos inducidas a pensar que no hay salida y que ese es el fin. Pero sabiendo que Dios tiene un propósito es más fácil vislumbrar la salida del otro lado, puedes caminar mucho más confiada y las palabras de agradecimiento comienzan a fluir, porque ¡Estás mirando cómo el miedo retrocede ante la poderosa presencia del Dios de paz que camina escoltándote!

¿Cómo te sentirías atravesando esa ruta de terror sabiendo que tienes un escolta al que el mal se le somete? ¿Cierto que sería mucho más ligero caminar por entre la oscuridad? ¿Cierto que provocaría en tu interior miles y miles de palabras y hasta lágrimas de gratitud?

Al inicio, en la mitad y al final del pasillo de terror las acciones de gracias deben brotar en abundancia desde tu corazón. Porque no estás caminando sola, Él está librando esta batalla por ti.
Así que querida amiga, las quejas y lamentos van directo al tacho de la basura, la gratitud debe tomar parte activa en tus labios.

“Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo exaltaré  con alabanza”.
Salmos 69:30





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…