Ir al contenido principal

confronta el miedo con acciones de gracias




“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”. 
Colosenses 3:17

¿Recuerdas las rutas de terror en los parques de diversiones? ¡Son espantosas! La gente paga su boleto y entra a la expectativa. Por todo el recorrido asaltan todo tipo de espectáculos terroríficos. Al final del recorrido es interesante ver la reacción de los participantes. Unos salen con los pelos de punta, tratando de recuperar el equilibrio, otros cuantos salen eufóricos riendo, y otros hasta pueden realmente salir muy traumados.

¿Por qué tantas reacciones diferentes? ¿Qué pasó por la mente de unos y de otros mientras estaban allí dentro? Unos dirían ¡Eso era real!, otros dirían ¡fue solo un juego de luces y sonido, es un juego! Diferentes pensamientos dieron como resultado diferentes estados de ánimo y desembocaron en diferente clase de palabras.

Atravesar una situación de miedo es similar a entrar por esa ruta de terror. Verás, Dios no infunde miedo en nosotras ni nos empuja adrede a situaciones de terror, porque Él es paz. El miedo proviene del mal, pero Dios es tan maravilloso que hace de algo tan deprimente como el miedo un instrumento para llevar a cabo sus propósitos. Esa situación de pánico es solamente un pasillo que te conduce al plan eterno de Dios.

La Biblia nos aconseja que todo lo que hablemos lo hagamos en el nombre del Señor Jesús, eso incluye la manera en que nos expresamos acerca del miedo que sentimos. Y además Pablo añade a 
los Colosenses que deben hacerlo ¡dando gracias a Dios!

La ansiedad nos priva de agradecer. “¿Por qué tendría yo que agradecer algo que me perjudica la vida y me impide vivir en libertad?” Esta es la manera racional en la que pensamos haciendo que ansiosas quejas pasen a ser el centro de lo que decimos a diario. Darle gracias a Dios y expresar gratitud por la situación de ansiedad que atraviesas no suena lógico, pero es lo que Dios nos pide pues aunque Él no es el autor del miedo, lo utiliza como un canal para mostrarnos cuán necesitadas estamos de Él.

“Dad gracias en todo porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 
1° Tesalonicenses 5:18

Cuando cambia la perspectiva, cambian las palabras.

Muchas veces nos quedamos paralizadas en la mitad de la ruta de terror diciendo ¡Es real! Caemos como presa fácil cuando sólo miramos la oscuridad del túnel y somos inducidas a pensar que no hay salida y que ese es el fin. Pero sabiendo que Dios tiene un propósito es más fácil vislumbrar la salida del otro lado, puedes caminar mucho más confiada y las palabras de agradecimiento comienzan a fluir, porque ¡Estás mirando cómo el miedo retrocede ante la poderosa presencia del Dios de paz que camina escoltándote!

¿Cómo te sentirías atravesando esa ruta de terror sabiendo que tienes un escolta al que el mal se le somete? ¿Cierto que sería mucho más ligero caminar por entre la oscuridad? ¿Cierto que provocaría en tu interior miles y miles de palabras y hasta lágrimas de gratitud?

Al inicio, en la mitad y al final del pasillo de terror las acciones de gracias deben brotar en abundancia desde tu corazón. Porque no estás caminando sola, Él está librando esta batalla por ti.
Así que querida amiga, las quejas y lamentos van directo al tacho de la basura, la gratitud debe tomar parte activa en tus labios.

“Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo exaltaré  con alabanza”.
Salmos 69:30





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …