Ir al contenido principal

confronta el miedo con acciones de gracias




“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”. 
Colosenses 3:17

¿Recuerdas las rutas de terror en los parques de diversiones? ¡Son espantosas! La gente paga su boleto y entra a la expectativa. Por todo el recorrido asaltan todo tipo de espectáculos terroríficos. Al final del recorrido es interesante ver la reacción de los participantes. Unos salen con los pelos de punta, tratando de recuperar el equilibrio, otros cuantos salen eufóricos riendo, y otros hasta pueden realmente salir muy traumados.

¿Por qué tantas reacciones diferentes? ¿Qué pasó por la mente de unos y de otros mientras estaban allí dentro? Unos dirían ¡Eso era real!, otros dirían ¡fue solo un juego de luces y sonido, es un juego! Diferentes pensamientos dieron como resultado diferentes estados de ánimo y desembocaron en diferente clase de palabras.

Atravesar una situación de miedo es similar a entrar por esa ruta de terror. Verás, Dios no infunde miedo en nosotras ni nos empuja adrede a situaciones de terror, porque Él es paz. El miedo proviene del mal, pero Dios es tan maravilloso que hace de algo tan deprimente como el miedo un instrumento para llevar a cabo sus propósitos. Esa situación de pánico es solamente un pasillo que te conduce al plan eterno de Dios.

La Biblia nos aconseja que todo lo que hablemos lo hagamos en el nombre del Señor Jesús, eso incluye la manera en que nos expresamos acerca del miedo que sentimos. Y además Pablo añade a 
los Colosenses que deben hacerlo ¡dando gracias a Dios!

La ansiedad nos priva de agradecer. “¿Por qué tendría yo que agradecer algo que me perjudica la vida y me impide vivir en libertad?” Esta es la manera racional en la que pensamos haciendo que ansiosas quejas pasen a ser el centro de lo que decimos a diario. Darle gracias a Dios y expresar gratitud por la situación de ansiedad que atraviesas no suena lógico, pero es lo que Dios nos pide pues aunque Él no es el autor del miedo, lo utiliza como un canal para mostrarnos cuán necesitadas estamos de Él.

“Dad gracias en todo porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 
1° Tesalonicenses 5:18

Cuando cambia la perspectiva, cambian las palabras.

Muchas veces nos quedamos paralizadas en la mitad de la ruta de terror diciendo ¡Es real! Caemos como presa fácil cuando sólo miramos la oscuridad del túnel y somos inducidas a pensar que no hay salida y que ese es el fin. Pero sabiendo que Dios tiene un propósito es más fácil vislumbrar la salida del otro lado, puedes caminar mucho más confiada y las palabras de agradecimiento comienzan a fluir, porque ¡Estás mirando cómo el miedo retrocede ante la poderosa presencia del Dios de paz que camina escoltándote!

¿Cómo te sentirías atravesando esa ruta de terror sabiendo que tienes un escolta al que el mal se le somete? ¿Cierto que sería mucho más ligero caminar por entre la oscuridad? ¿Cierto que provocaría en tu interior miles y miles de palabras y hasta lágrimas de gratitud?

Al inicio, en la mitad y al final del pasillo de terror las acciones de gracias deben brotar en abundancia desde tu corazón. Porque no estás caminando sola, Él está librando esta batalla por ti.
Así que querida amiga, las quejas y lamentos van directo al tacho de la basura, la gratitud debe tomar parte activa en tus labios.

“Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo exaltaré  con alabanza”.
Salmos 69:30





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…