Ir al contenido principal

Muestra amor




“La lengua apacible es árbol de vida;
Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu.”
Proverbios 15:4

¿Cómo pueden hacer tanto daño las palabras? Cuántas veces en un solo día no alcanzamos a dimensionar el alcance que tienen.Yo hablo mucho, pero desde hace un tiempo he estado practicando un ejercicio que me hace sudar más que cualquier gimnasio y es el ejercicio de guardar silencio. ¿Me cuesta? ¡Claro que sí! Hay días en que no me ejercito y tengo que lamentar la falta de ejercicio al final del día. Soy consciente que el quedarse callada es tan difícil como dejar las golosinas cuando hacemos dieta.

Nadie hace dieta por placer, no he sabido de nadie que deje de comer chocolate o papas fritas por gusto. Lo mismo sucede al practicar el silencio, no es por gusto es por salud.

En Mateo 15:11 Jesús dice: “Lo que entra por la boca no es lo que los contamina; ustedes se contaminan por las palabras que salen de la boca”(NTV). ¡Vaya! Qué fuerte declaración, nos infectamos más por lo que decimos que por lo que comemos, y creo que si hiciéramos una estadística podríamos ver que hay más gente enferma por lo que dice que por lo que come.

De ahí la importancia de lo que decimos y la necesidad de comenzar una dieta de palabras. La Biblia nos da una pauta (así como las nutricionistas con las calorías y los alimentos) de cuáles y cuantas palabras deben salir de nuestra boca.

Efesios 4 nos habla a nosotras, a las que somos hijas de Dios, a las que aceptamos una nueva manera de vivir cuando recibimos a Cristo en nuestro corazón, y nos dice que dejemos de andar como los que no le conocen, que dejemos las impurezas y abramos nuestras mentes a la libertad que tenemos en 
Cristo, que saquemos la oscuridad que habitaba en nuestros pensamientos y los llenemos del conocimiento de Dios que trae luz y paz a nuestras vidas.

Dejemos de lado la insensibilidad de esta humanidad caída, que le importa poco si lo que dice y hace lastima al que está a su lado. Debemos mostrar amor, como Cristo, incluso con aquellos a quienes nadie les mostraba amor.

Debe haber alguna chica cerca de ti que sea constantemente lastimada por cometarios de otros, siempre hay alguien desvalido al que puedes ayudar, al que puedes fortalecer  con palabras de amor, de autoestima, de ánimo.

No seas indiferente con quien sufre. Si está en tu poder integrarlo, animarlo o incluso defenderlo, hazlo.  Jesús lo haría.

“No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.”
Efesios 4:29 (NTV)

Algo que me enseñó mi mamá en mi adolescencia fue integrar a quien era rechazado.  Siempre me instó  a valorar a los demás por quienes eran interiormente.  Y  ¿sabes?  ¡Me llevé tantas gratas sorpresas!  Siempre me fueron más leales esos amigos, a los que decidí amar pese a que la sociedad los estimaba poco atractivos. Los amo más a ellos que a los que me buscaban por algún tipo de interés. En la medida que me fue posible, integré a los que eran más tímidos que yo y me esforcé por entablar amistad con ellos.

Hoy aún me cuesta controlar mis palabras, pero al igual que al cruzar la calle, miro para ambos lados antes de decir algo. Te vas a equivocar, claro que sí, pero puedes remediarlo mostrando amor.

“sean amables unos con otros, sean de buen corazón”
Efesios 4:32a (NTV)




ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …