Ir al contenido principal

Querida: no más lágrimas



“No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”. 
Romanos 12:21

Luego de setenta años de cautividad, llegó el tiempo de la restauración material, moral y espiritual para cada ciudadano del pueblo de Dios y el primer paso había sido acercarse a las palabras del libro de la ley.

Todo un día el pueblo estuvo escuchándolas, y su corazón se compungió. Las lágrimas bañaban los rostros de la multitud postrada en tierra, entre los cuales se distinguía el de Esdras, quien lamentaba su condición.

No hay detalles bíblicos sobre el tiempo que pasaron haciendo lamento, pero en algún momento el tiempo de llorar cesó, alguien se levantó para tomar iniciativa sobre la siguiente acción. Fue necesario tomar tiempo para escuchar las palabras de Dios escritas en los rollos, fue necesario dedicar tiempo a la confesión y el arrepentimiento, pero ahora era necesario tomar decisiones y llevarlas a la acción.

Esdras 10:2 nos describe la posición activa que asume Secanías, quien reconociendo que habían estado caminando en pecado, alienta al escriba a levantarse nuevamente.

“Luego Secanías, hijo de Jehiel, descendiente de Elam, le dijo a Esdras: “Hemos sido infieles a nuestro Dios, porque nos hemos casado con mujeres paganas de esta tierra; pero a pesar de esto, hay esperanza para Israel”.
Esdras 10:2 (NTV)

Es cierto que en la lucha contra el miedo y la ansiedad muchas veces nos sentimos como en setenta años de cautividad, y nuestro temor se convierte en terreno fértil para la semilla de la duda y la desconfianza en Dios, preguntándonos ¿Hasta cuándo Señor? Pero llega el momento en que escuchamos de nuevo esa voz única de Dios  vivificando lo que antes parecía muerto, y somos quebrantadas y atraídas por el Señor a la confesión de nuestra debilidad y nuestro pecado de falta de fe. ¿Y ahora qué?

Las palabras de Secanías continúan alentando el corazón de Esdras:

“Levántate, porque es tu deber decirnos cómo debemos proceder para arreglar esta situación. Nosotros te respaldamos, por lo tanto, Sé fuerte y actúa”.  
Esdras 10: 4 (NTV)

Había algo pendiente, llorar no solucionaba las cosas, y era necesario tomar la decisión de hacer lo que era pertinente. La biblia nos llama a levantarnos, estamos en una lucha contra todo lo que nos impida seguir la voluntad de Dios, lucha que no ganarás si solamente te pasas el tiempo lamentando tu condición de “pobrecita de mí, tengo mucho miedo”.  

Luego del llanto que provoca el arrepentimiento, hay algo que tienes que hacer y eso es volverte a Dios, hallar fortaleza en Su palabra, y dejar que Él pelee por ti esta batalla.

Llorar es fácil, ¡nos sale naturalmente! pero actuar es difícil, por eso es que a tu alrededor contemplas personas a quienes les es más cómodo seguir llorando que esforzarse para avanzar sobre la ansiedad.

Pero tú, esfuérzate y actúa, fortalece tu fe confiando en que Dios derribará todo el mal que el miedo ha provocado en tu vida. Levántate de la cama. Paga el precio necesario, porque en definitiva debes traer gloria y honra a nuestro Señor, ¡deja que el poder de Cristo se perfeccione en tu debilidad!

No permitas que el miedo tome autoridad sobre ti. Como hija de Dios que eres, tienes el Espíritu Santo, cuyo fruto -en parte- es el dominio propio. Ejercítate en él. Clama al Señor por ayuda, y Él te responderá.  Ahora, tú debes poner manos a la obra.

Hemos pasado seis semanas escudriñando Su palabra y exponiendo nuestras debilidades ante el Señor. ¿Y ahora qué debemos hacer?

Tomar parte activa y, fortalecidas, abrazar la victoria que Él nos dará.






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…