Ir al contenido principal

Sé un ejemplo de amor



“Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes y continuamente los tenemos presentes en nuestras oraciones. Al orar a nuestro Dios y Padre por ustedes, pensamos en el fiel trabajo que hacen, las acciones de amor que realizan y la constante esperanza que tienen a causa de nuestro Señor Jesucristo.”

1 tesalonicenses 1:2-3 (NTV)


Los hermanos en Tesalónica nos dejan un gran ejemplo.  Teniendo en alta estima el amor que Cristo les mostró primero, y sabiendo que pronto volvería, anhelaban retribuirle sirviendo a los demás con ese mismo amor, mostrándoles a todos en cada acto a su Salvador. Deseaban que su Señor los hallara abundando en ese aspecto tan importante del fruto del Espíritu que es el amor. 

Pablo, Silas y Timoteo oraban por ellos y ellos, a su vez, eran un descanso para estos misioneros, porque eran fieles en el trabajo para el Señor. Sabían que podían encomendarles la labor de llevar a cabo la extensión  del evangelio  y ellos no los defraudarían.

Hoy nos encontramos con una lección muy valiosa en estos primeros versos de esta carta, la de ver y analizar cómo estamos sirviendo a Dios, ¿lo hacemos por deber? ¿por costumbre? ¿o estamos sirviendo por la razón correcta?, ¿solo sirvo a Dios dentro de mi iglesia? ¿pueden los demás ver que soy diferente gracias a Cristo?

“Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente.”

Colosenses 3:23 (NTV)

Nuestro Dios está mirando la disposición de nuestro corazón al servirle. Es por esto que necesitamos revisar nuestro servicio a Dios y evaluar si lo hacemos por amor a Dios o hay alguna otra razón que nos motiva. Debemos tener presente que nuestro Dios está cerca y que hay muchos que necesitan oír acerca de la salvación del alma. Algunos no creen en la biblia, otros simplemente no quieren saber nada de Dios, pero tú, mi querida amiga, puedes ser la única biblia que lean, la única forma en que puedan conocer de Dios, y lo harán al ver tus obras de amor.

En tu iglesia los demás deben sentir tranquilidad al darte una responsabilidad, nuestro testimonio debe jugar a nuestro favor para que nos puedan encomendar un ministerio dentro de la obra del Señor.

No debemos olvidar que hay un mundo lleno de necesidad ahí afuera, que va camino a la separación eterna de Dios, es decir, va camino a la condenación y el sufrimiento eterno, por eso debemos reaccionar y elevar nuestra mirada a Dios, recordar que viene pronto y que nosotras somos las encargadas de que muchos más oigan las buenas nuevas de salvación.  Esta es la maravillosa tarea que Dios nos encomienda, por la cual los pies de quienes la llevan a cabo son benditos  (Isaías 57:2).

Tenemos no sólo la responsabilidad de ser luz en medio de este mundo oscurecido por las tinieblas y gobernado por el príncipe de este mundo, sino de resplandecer como estrellas en el cielo, tanto para los incrédulos como para los creyentes. Como jóvenes cargamos con una responsabilidad enorme al marcar la diferencia, es un gran peso pero no, por eso, imposible de llevar, Dios es nuestro Ayudador y Él recompensará el trabajo de tus manos.

“para que nadie pueda criticarlos. Lleven una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta.”

Filipenses 2:15 (NTV)

Una creyente como nosotras debe mostrar fidelidad al trabajo que realiza, amor y compasión, y siempre estar pensando en que Cristo no tarda en venir por nosotras. 



ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…