Ir al contenido principal

Aférrate a Cristo




















“Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche”.
1 Tesalonicenses 5:2 (NTV)

Nuestra vida transcurre en pleno siglo XXI.  Insertas en una sociedad globalizada, somos testigos de agudas crisis financieras, avances exuberantes en materia de tecnología y medicina, fenómenos migratorios cada vez más intensificados, altos índices de muerte por desnutrición, y a la vez por obesidad. El mundo se debate por redefinir las nuevas concepciones sobre ideología de género, mientras otros lloran a sus muertos por causa de la guerra, y en otros puntos geográficos se encienden las alarmas de emergencia por desastres de la naturaleza.

Grupos de todas  partes del Globo fundan organizaciones y trabajan en pro de un mundo mejor e invierten sus esfuerzos en nuevos proyectos para salvar el planeta del cambio climático. Cada vez más naciones crean alianzas que aseguren la paz de sus habitantes, mientras que otros buscan condiciones que sean favorables para la vida fuera de la tierra. En fin,  todo apunta a la necesidad de un nuevo orden mundial que asegure la preservación de la especie humana.

El hombre no puede generar por sí mismo un cambio que produzca un mundo mejor, ni con todos los esfuerzos juntos. La paz mundial puede llegar a quedar firmada por todos los máximos dirigentes, pero nunca sería posible de manera real porque no hay quien haga lo bueno y por ende, no conocerían el camino de paz (Romanos 3:9- 20).

Por siglos la humanidad ha venido destruyéndose a sí misma, y se consumirá en su propia destrucción hasta el fin, llegará el punto culminante en que la copa de la ira de Dios sobre el planeta será derramada por causa de la maldad de los hombres.

El mundo cae a pasos agigantados rumbo a la destrucción y  no hay manera de poner remedio a tanta acumulación de desastre por nuestros medios.

Hay una sola cosa que podemos hacer para salir libradas del caos que se avecina:


Aferrarnos a Cristo.

Dios ha sabido desde siempre que las consecuencias del pecado son muerte y destrucción en totalidad por ello ha provisto para aquellos que abrazamos en fe Su salvación, una salida de emergencia. Él vendrá por nosotros y nos llevará a Su reino celestial, mientras aquí en la tierra la ira de Dios consumirá de la misma forma al rico y al pobre, no hay excepción para sus juicios a menos que AHORA MISMO nos aferremos a Él. 

¡Él regresará! Nadie sabe cuándo será, Él no lo ha revelado, pero si nosotras realmente anhelamos escapar de tan grande terror no nos será molestia esperarlo preparadas el tiempo que sea necesario.

 ¡Yo deseo que Cristo venga pronto! Pues al venir, nos asegurará su morada eternal. Y no sólo eso, sino que luego regresará para sentarse en el trono de David y establecer un nuevo gobierno  de auténtica prosperidad y completa paz en la tierra cual ningún imperio ni gobierno humano ha logrado jamás.

Cristo, el hijo de Dios es nuestra única esperanza de vida en un mundo de desconcierto, y Pablo se encargó muy bien de enseñar esto a los Tesalonicenses.

Por mucho que nos esforcemos en estos años de juventud por adquirir un patrimonio que nos asegure estabilidad para el mañana, déjame decirte que no existe certeza de que aquello terrenal que acumules permanezca. No hay futuro en asegurar una posición terrenal, sea económica o intelectual. Cristo es la esperanza para un futuro mejor.

Mientras seguimos siendo testigos oculares del desmoronamiento social, aferrémonos cada vez más a nuestro único y suficiente Salvador: Cristo Jesús.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Miel

Miel, a cuentas no nos gusta la miel, es tan multifacética que la podemos usar para hacer una mascarilla para el cabello, exfoliar nuestra piel, cuando estamos enfermas e incluso para postres, su variedad de usos es extensa y sin duda es deliciosa.

Hay estudios que demuestran que los fabricante de la miel, osea las abejas, determinan la vida, poniendo como tesis que cuando se extingan las abejas el mundo dejará de existir. Y ellas son un insecto protegido, hay quienes las cuidan y las ayudan a reproducirse con el fin de que no se extingan porque aparte de ser tan importantes para la humanidad, la miel no se ha podido igual en su creación de manera artificial.

La Palabra de Dios es comparada con la miel, en salmos 19 David dice que más dulce que la miel es la Palabra de Dios y pensando sobre la comparación que hace David comencé a pensar en ella y creo que está comparación va mucho más allá.

Las propiedades de la miel son infinitas al igual que sus usos cómo te contaba más arriba y es…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

La palabra de Dios es perfecta

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. 2 Timoteo 3:16
Este versículo muestra el autor de la Biblia y el propósito de las sagradas escrituras. En cuanto al autor, en el original se expresa con una palabra que no aparece en otro lugar del nuevo testamento y es Theopneustos, que significa “Inspirado por Dios”, es la idea de exhalar o de respirar en el alma, esto lo que transmite naturalmente la palabra y es empleada en un lenguaje figurativo con el fin de aludir que los profetas que Dios usó para escribir las sagradas escrituras.
Ellos se mantuvieron alejados del error, es decir, de sus propias opiniones y observaciones ya que en el momento de pronunciar o escribir la palabra de Dios no hubo intervención subjetiva, todo fue intervención divina, el Espíritu de Dios hablaba por ellos, verdades impartidas desde el corazón de Dios ya fuera en sus mentes, por medio de sueños o visiones, y aunque el Señor no especi…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…