Ir al contenido principal

Aférrate a Cristo




















“Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche”.
1 Tesalonicenses 5:2 (NTV)

Nuestra vida transcurre en pleno siglo XXI.  Insertas en una sociedad globalizada, somos testigos de agudas crisis financieras, avances exuberantes en materia de tecnología y medicina, fenómenos migratorios cada vez más intensificados, altos índices de muerte por desnutrición, y a la vez por obesidad. El mundo se debate por redefinir las nuevas concepciones sobre ideología de género, mientras otros lloran a sus muertos por causa de la guerra, y en otros puntos geográficos se encienden las alarmas de emergencia por desastres de la naturaleza.

Grupos de todas  partes del Globo fundan organizaciones y trabajan en pro de un mundo mejor e invierten sus esfuerzos en nuevos proyectos para salvar el planeta del cambio climático. Cada vez más naciones crean alianzas que aseguren la paz de sus habitantes, mientras que otros buscan condiciones que sean favorables para la vida fuera de la tierra. En fin,  todo apunta a la necesidad de un nuevo orden mundial que asegure la preservación de la especie humana.

El hombre no puede generar por sí mismo un cambio que produzca un mundo mejor, ni con todos los esfuerzos juntos. La paz mundial puede llegar a quedar firmada por todos los máximos dirigentes, pero nunca sería posible de manera real porque no hay quien haga lo bueno y por ende, no conocerían el camino de paz (Romanos 3:9- 20).

Por siglos la humanidad ha venido destruyéndose a sí misma, y se consumirá en su propia destrucción hasta el fin, llegará el punto culminante en que la copa de la ira de Dios sobre el planeta será derramada por causa de la maldad de los hombres.

El mundo cae a pasos agigantados rumbo a la destrucción y  no hay manera de poner remedio a tanta acumulación de desastre por nuestros medios.

Hay una sola cosa que podemos hacer para salir libradas del caos que se avecina:


Aferrarnos a Cristo.

Dios ha sabido desde siempre que las consecuencias del pecado son muerte y destrucción en totalidad por ello ha provisto para aquellos que abrazamos en fe Su salvación, una salida de emergencia. Él vendrá por nosotros y nos llevará a Su reino celestial, mientras aquí en la tierra la ira de Dios consumirá de la misma forma al rico y al pobre, no hay excepción para sus juicios a menos que AHORA MISMO nos aferremos a Él. 

¡Él regresará! Nadie sabe cuándo será, Él no lo ha revelado, pero si nosotras realmente anhelamos escapar de tan grande terror no nos será molestia esperarlo preparadas el tiempo que sea necesario.

 ¡Yo deseo que Cristo venga pronto! Pues al venir, nos asegurará su morada eternal. Y no sólo eso, sino que luego regresará para sentarse en el trono de David y establecer un nuevo gobierno  de auténtica prosperidad y completa paz en la tierra cual ningún imperio ni gobierno humano ha logrado jamás.

Cristo, el hijo de Dios es nuestra única esperanza de vida en un mundo de desconcierto, y Pablo se encargó muy bien de enseñar esto a los Tesalonicenses.

Por mucho que nos esforcemos en estos años de juventud por adquirir un patrimonio que nos asegure estabilidad para el mañana, déjame decirte que no existe certeza de que aquello terrenal que acumules permanezca. No hay futuro en asegurar una posición terrenal, sea económica o intelectual. Cristo es la esperanza para un futuro mejor.

Mientras seguimos siendo testigos oculares del desmoronamiento social, aferrémonos cada vez más a nuestro único y suficiente Salvador: Cristo Jesús.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…