Ir al contenido principal

Aférrate a Cristo




















“Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche”.
1 Tesalonicenses 5:2 (NTV)

Nuestra vida transcurre en pleno siglo XXI.  Insertas en una sociedad globalizada, somos testigos de agudas crisis financieras, avances exuberantes en materia de tecnología y medicina, fenómenos migratorios cada vez más intensificados, altos índices de muerte por desnutrición, y a la vez por obesidad. El mundo se debate por redefinir las nuevas concepciones sobre ideología de género, mientras otros lloran a sus muertos por causa de la guerra, y en otros puntos geográficos se encienden las alarmas de emergencia por desastres de la naturaleza.

Grupos de todas  partes del Globo fundan organizaciones y trabajan en pro de un mundo mejor e invierten sus esfuerzos en nuevos proyectos para salvar el planeta del cambio climático. Cada vez más naciones crean alianzas que aseguren la paz de sus habitantes, mientras que otros buscan condiciones que sean favorables para la vida fuera de la tierra. En fin,  todo apunta a la necesidad de un nuevo orden mundial que asegure la preservación de la especie humana.

El hombre no puede generar por sí mismo un cambio que produzca un mundo mejor, ni con todos los esfuerzos juntos. La paz mundial puede llegar a quedar firmada por todos los máximos dirigentes, pero nunca sería posible de manera real porque no hay quien haga lo bueno y por ende, no conocerían el camino de paz (Romanos 3:9- 20).

Por siglos la humanidad ha venido destruyéndose a sí misma, y se consumirá en su propia destrucción hasta el fin, llegará el punto culminante en que la copa de la ira de Dios sobre el planeta será derramada por causa de la maldad de los hombres.

El mundo cae a pasos agigantados rumbo a la destrucción y  no hay manera de poner remedio a tanta acumulación de desastre por nuestros medios.

Hay una sola cosa que podemos hacer para salir libradas del caos que se avecina:


Aferrarnos a Cristo.

Dios ha sabido desde siempre que las consecuencias del pecado son muerte y destrucción en totalidad por ello ha provisto para aquellos que abrazamos en fe Su salvación, una salida de emergencia. Él vendrá por nosotros y nos llevará a Su reino celestial, mientras aquí en la tierra la ira de Dios consumirá de la misma forma al rico y al pobre, no hay excepción para sus juicios a menos que AHORA MISMO nos aferremos a Él. 

¡Él regresará! Nadie sabe cuándo será, Él no lo ha revelado, pero si nosotras realmente anhelamos escapar de tan grande terror no nos será molestia esperarlo preparadas el tiempo que sea necesario.

 ¡Yo deseo que Cristo venga pronto! Pues al venir, nos asegurará su morada eternal. Y no sólo eso, sino que luego regresará para sentarse en el trono de David y establecer un nuevo gobierno  de auténtica prosperidad y completa paz en la tierra cual ningún imperio ni gobierno humano ha logrado jamás.

Cristo, el hijo de Dios es nuestra única esperanza de vida en un mundo de desconcierto, y Pablo se encargó muy bien de enseñar esto a los Tesalonicenses.

Por mucho que nos esforcemos en estos años de juventud por adquirir un patrimonio que nos asegure estabilidad para el mañana, déjame decirte que no existe certeza de que aquello terrenal que acumules permanezca. No hay futuro en asegurar una posición terrenal, sea económica o intelectual. Cristo es la esperanza para un futuro mejor.

Mientras seguimos siendo testigos oculares del desmoronamiento social, aferrémonos cada vez más a nuestro único y suficiente Salvador: Cristo Jesús.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …