Ir al contenido principal

amar es mostrar a Dios





“Los amamos tanto que no solo les presentamos la Buena Noticia de Dios, sino que también les abrimos nuestra propia vida.”

1 Tesalonicenses 2:8 (NTV)

Sin duda el buen comportamiento trae amor.

Los tesalonicenses eran creyentes nuevos, a quienes Pablo, Silas y Timoteo habían llevado las Buenas Nuevas de Salvación. Estaban tan agradecidos y gozosos de haber conocido la verdad que inmediatamente comenzaron a dar frutos favorables como verdaderos hijos de Dios.

Estos hermanos en la fe nos dejan grandes lecciones, y ya en el capitulo dos somos desafiadas a imitar su ejemplo de cristianismo.

El amor es la clave y ellos lo comprendieron desde el comienzo.  Cuando uno ama es obediente, cuando uno ama sirve a los demás, cuando uno ama siente gozo en el corazón.

Veamos un poquito la historia: Pablo y sus acompañantes venían de una mala experiencia vivida en Filipo, pero al llegar a Tesalónica fueron reconfortados, animados y sanados, ¡qué hermoso es cuando te sientes mal y llegas a tu iglesia y eres amada por otros creyentes que no te juzgan y comprenden tus luchas! Sales renovada, confortada y con nuevas fuerzas para seguir luchando.

Amiga, si no disfrutas de una iglesia así debes comenzar un cambio, digo debes porque tienes que comenzarlo tú.  Sé amable con tus hermanos en Cristo, no sólo con tus pares sino también con los mayores y menores. Comienza por saludar, por preguntar cómo están y pronto experimentarás un hermoso sentimiento en tu interior, verás que la actitud de los demás para contigo comenzará a cambiar y harás de tu iglesia un lugar mucho más amable al que llegar. Otros comenzarán a imitarte y así podrán dar cálidas bienvenidas a nuevos creyentes que vienen faltos de amor.

Hoy en día en las iglesias hay una falta muy grande de empatía y necesitamos comenzar a cambiar esa empatía por amor.  El primero y más grande mandamiento que nos dejó nuestro Salvador fue el amarnos.  Ese era y es su legado,  amar.  Y nosotras somos las que debemos comenzar a reflejar a Cristo a través de nuestras acciones de amor. No sólo a aquellos que son de nuestro agrado, sino también  a esos que nos cuesta querer, a los tímidos, e incluso a quienes nunca creímos poder llegar a amar.

“Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos.”

Juan 13:34-35 (NTV)

Sabes, Jesús sabía la clase de mundo al que nos enfrentaríamos, sabía que sería tan vacío de afecto y buenos tratos que la única manera de marcar la diferencia y de identificarnos como discípulos de Él sería mostrando amor.  Eso es lo que debemos comenzar a hacer desde este momento.

Mira a tu alrededor, levanta la vista de tu móvil y observa la falta de amor, la falta de comunicación y la poca empatía existente. Es necesario  un cambio, tú puedes hacer la diferencia comenzando por  obedecer el mandato  que nuestro Señor Jesús nos dejó. Hay muchas maneras en que puedes mostrarte amorosa, pídele a Dios que te muestre cómo comenzar esta labor. Inicia con los que tienes en tu casa, lleva amor a tu iglesia, a quienes te rodean, y verás cómo pronto cambian las cosas, cómo la actitud de los demás hacia ti se transforma. Disfruta del vivir en comunidad, de la compañía de los demás, de charlas con tus amigas y hermanas, e identifícate con Cristo como a Él le gustaría que lo hicieras.






ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …