Ir al contenido principal

amar es mostrar a Dios





“Los amamos tanto que no solo les presentamos la Buena Noticia de Dios, sino que también les abrimos nuestra propia vida.”

1 Tesalonicenses 2:8 (NTV)

Sin duda el buen comportamiento trae amor.

Los tesalonicenses eran creyentes nuevos, a quienes Pablo, Silas y Timoteo habían llevado las Buenas Nuevas de Salvación. Estaban tan agradecidos y gozosos de haber conocido la verdad que inmediatamente comenzaron a dar frutos favorables como verdaderos hijos de Dios.

Estos hermanos en la fe nos dejan grandes lecciones, y ya en el capitulo dos somos desafiadas a imitar su ejemplo de cristianismo.

El amor es la clave y ellos lo comprendieron desde el comienzo.  Cuando uno ama es obediente, cuando uno ama sirve a los demás, cuando uno ama siente gozo en el corazón.

Veamos un poquito la historia: Pablo y sus acompañantes venían de una mala experiencia vivida en Filipo, pero al llegar a Tesalónica fueron reconfortados, animados y sanados, ¡qué hermoso es cuando te sientes mal y llegas a tu iglesia y eres amada por otros creyentes que no te juzgan y comprenden tus luchas! Sales renovada, confortada y con nuevas fuerzas para seguir luchando.

Amiga, si no disfrutas de una iglesia así debes comenzar un cambio, digo debes porque tienes que comenzarlo tú.  Sé amable con tus hermanos en Cristo, no sólo con tus pares sino también con los mayores y menores. Comienza por saludar, por preguntar cómo están y pronto experimentarás un hermoso sentimiento en tu interior, verás que la actitud de los demás para contigo comenzará a cambiar y harás de tu iglesia un lugar mucho más amable al que llegar. Otros comenzarán a imitarte y así podrán dar cálidas bienvenidas a nuevos creyentes que vienen faltos de amor.

Hoy en día en las iglesias hay una falta muy grande de empatía y necesitamos comenzar a cambiar esa empatía por amor.  El primero y más grande mandamiento que nos dejó nuestro Salvador fue el amarnos.  Ese era y es su legado,  amar.  Y nosotras somos las que debemos comenzar a reflejar a Cristo a través de nuestras acciones de amor. No sólo a aquellos que son de nuestro agrado, sino también  a esos que nos cuesta querer, a los tímidos, e incluso a quienes nunca creímos poder llegar a amar.

“Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos.”

Juan 13:34-35 (NTV)

Sabes, Jesús sabía la clase de mundo al que nos enfrentaríamos, sabía que sería tan vacío de afecto y buenos tratos que la única manera de marcar la diferencia y de identificarnos como discípulos de Él sería mostrando amor.  Eso es lo que debemos comenzar a hacer desde este momento.

Mira a tu alrededor, levanta la vista de tu móvil y observa la falta de amor, la falta de comunicación y la poca empatía existente. Es necesario  un cambio, tú puedes hacer la diferencia comenzando por  obedecer el mandato  que nuestro Señor Jesús nos dejó. Hay muchas maneras en que puedes mostrarte amorosa, pídele a Dios que te muestre cómo comenzar esta labor. Inicia con los que tienes en tu casa, lleva amor a tu iglesia, a quienes te rodean, y verás cómo pronto cambian las cosas, cómo la actitud de los demás hacia ti se transforma. Disfruta del vivir en comunidad, de la compañía de los demás, de charlas con tus amigas y hermanas, e identifícate con Cristo como a Él le gustaría que lo hicieras.






ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …