Ir al contenido principal

Edifíquense unas a otras






Pues Dios escogió salvarnos por medio de nuestro Señor Jesucristo y no derramar su enojo sobre nosotros. Cristo murió por nosotros para que —estemos vivos o muertos cuando regrese— podamos vivir con él para siempre. Así que aliéntense y edifíquense unos a otros, tal como ya lo hacen.
1 tesalonicenses 5: 9-11

Tantas cosas lindas y esperanzadoras podemos sacar de estos versículos, y vamos a ir viendo paso por paso estas hermosas palabras que el apóstol Pablo escribió hace más de 1900 años y que siguen siendo tan actuales para nosotras.

Jesucristo y su acto de amor y salvación que nos ofrece en la cruz nos entrega innumerables beneficios y uno de ellos es librarnos del enojo de Dios Padre, enojo que llevará al fin de esta era en la humanidad, fin de la época de la gracia en la que tenemos el privilegio de vivir para llevar al mundo a condenación, Jesús en su inmenso amor salvífico nos libra de este momento en el que todo hombre será juzgado por Dios, cuando Dios destruya este mundo y nada vuelva a ser como lo conocemos.

Somos afortunadas de haber nacido en este periodo de la gracia, de haber sido alcanzadas por el amor salvador de Dios y poder gozar de vida eterna en Dios, que cada día al mirar a tu alrededor puedas ver con ojos de compasión a quienes no le conocen aun, que esto te lleve a querer hablar de Dios y alcanzar a otros con el evangelio.

Poder vivir con nuestro Salvador para siempre es algo que mi mente no alcanza a dimensionar, no puedo imaginar que será poder estar cara a cara con Aquel que hizo todo para que yo tuviese un futuro en paz, en el cielo.

Si hoy tienes buenas amigas con las que compartes la salvación en Cristo, anímense una a otra, oren por ustedes, para que puedan tener vidas agradables ante Dios, para aprovechar bien el tiempo que tenemos en esta vida y alcanzar a otros.

Si en tu caso tu amiga está lejos de el Señor no te canses de orar por ella, no dejes de buscarla y de estar a su lado, lo que te sea posible búscale. O si tu mejor amiga no es creyente debes mostrarle a Dios guiándola con amor y compasión. Si por el contrario, no tienes amigas cercanas con quienes compartir la bendición del evangelio, pídele al Señor que envíe a tu alrededor amigas leales con las que puedas compartir la experiencia de la madurez cristiana. 

“Por tanto alentaos los unos a los otros con estas palabras”.
1 Tesalonicenses 4:18

Cristo vendrá por Su iglesia, tú y yo somos la iglesia y debemos estar preparadas para su regreso, es más, debemos ¡anhelar su regreso! Pero mientras estemos aquí en la tierra aguardándole es nuestro deber alentarnos unas a otras a vivir de manera santa y piadosa como Cristo espera de su novia.

¡Esperamos a Cristo! Esa es nuestra esperanza y también debe ser la motivación que nos lleve a hablar con más denuedo de la Cruz de nuestro Salvador.
Hay un propósito mucho más grande que nosotras por el cual vivir, el mundo tiene una visión parcial acerca de la vida, pero la verdad en Cristo es que nuestra vida aquí es sólo una estancia de preparación para la eternidad.

“Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven, Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente”.
Apocalipsis 22:17

Tú, en el lugar donde Dios te ha plantado; yo, en el lugar donde Dios me ha puesto; Nosotras todas, y los millones de creyentes en el mundo nos alentamos con estas palabras encomendadas por Cristo a los primeros cristianos que vieron a Jesús siendo levantado al cielo. ¡Él volverá!


ACERCA DEL AUTOR





Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…