Ir al contenido principal

Esperando Sabiamente



“Que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el Señor está cerca”.
 2 Tesalonicenses 2:2

Estamos esperando, todo el tiempo esperamos algo, quizás mientras lees este artículo esperas tu grupo de amigas sentada en el banco de la plaza, esperamos el autobús, esperamos que nos sirvan el  cappuccino que pedimos, esperamos la próxima vibración del teléfono pensando en que quizás, tal vez sea él.

Buena parte de mi vida he esperado que anuncien mi nombre para acudir al consultorio y tener mi turno con el médico cardiólogo, pero mientras procuro sacar provecho de esas horas leyendo, me inquieta el resoplido del Señor que está a mi izquierda y el tic nervioso que nunca para de la señora a mi derecha. Están perdiendo la paciencia porque los minutos se les hace eternos. Con esfuerzo vuelvo a mi lectura y corro línea tras línea como si fuera mi pista de atletismo cuando de repente tropiezo y caigo de narices interrumpida por los groseros reclamos del padre que exige atención inmediata para su hijo. La secretaria explica que él espera como todos los pacientes y que  su hijo recibirá  la misma calidad de atención. Tenga un poco de paciencia, señor.  – Concluye.

 La gente se desespera cuando piensa en el tiempo de la espera. Es de lo que Pablo habla a los Colosenses en su segunda carta: “Nadie se deje mover de su modo de pensar”. Muchos creyentes desesperados han caído en el error prefiriendo acortar el tiempo de la venida del Señor,  pues requiere menos resistencia concluir que Cristo regresará en tal fecha a tal hora, cuando por la Palabra sabemos que el día y la hora nadie lo sabe. ¡Es un secreto divino!

No te alborotes ni te confundas

Esperar el regreso de nuestro Cristo requiere de mucha resistencia, nuestros antepasados murieron esperando la llegada del Maestro y aunque todavía no lo hemos visto, no significa que no vendrá. Él regresará porque Su carácter de fiel y verdadero no le permite engañar.

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”. Hebreos 10:23

Lo que puedes aprender de la gente que no soporta esperar un minuto más, es que su impaciencia proviene de un corazón engreído que exige ser servido, dominar su entorno y ocupar el lugar más alto. Los cristianos que pretenden la venida de Cristo sin pasar por la escuela de la espera en humildad, no están listos para Su retorno.

Mientras esperamos al Rey de Gloria tomar Su lugar de dominio en la tierra, nosotros, sus súbditos  estamos en acción continua sirviéndonos mutuamente  y alcanzado a otros para Su reino.  Esto no se trata de un derroche de tiempo, es tiempo de sabia espera, suficiente para moldearnos a Su imagen. Los que se alborotan y se confunden con la venida de Cristo no tienen su corazón en el lugar correcto, se están estancando en su madurez.  

Somos llamadas a mantenernos firmes en la esperanza de Su venida y, por supuesto, mientras esperamos lo hacemos con reverencia y sencillez, porque conocemos que todo el escenario se acomoda para recibirlo a Él.

Amiga, no te dejes llevar por cualquier viento de doctrina, el Señor está cerca. Espéralo con determinación  y no te desesperes por su regreso, aprovecha tu tiempo ejercitándote para la piedad, haciéndote más sensible a Su Santidad y dejándote permear por ella, para que cuando llegue el día puedas presentarte ante el Rey como una novia santa.

¡Seamos chicas de sabia espera!


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…