Ir al contenido principal

Esperando Sabiamente



“Que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el Señor está cerca”.
 2 Tesalonicenses 2:2

Estamos esperando, todo el tiempo esperamos algo, quizás mientras lees este artículo esperas tu grupo de amigas sentada en el banco de la plaza, esperamos el autobús, esperamos que nos sirvan el  cappuccino que pedimos, esperamos la próxima vibración del teléfono pensando en que quizás, tal vez sea él.

Buena parte de mi vida he esperado que anuncien mi nombre para acudir al consultorio y tener mi turno con el médico cardiólogo, pero mientras procuro sacar provecho de esas horas leyendo, me inquieta el resoplido del Señor que está a mi izquierda y el tic nervioso que nunca para de la señora a mi derecha. Están perdiendo la paciencia porque los minutos se les hace eternos. Con esfuerzo vuelvo a mi lectura y corro línea tras línea como si fuera mi pista de atletismo cuando de repente tropiezo y caigo de narices interrumpida por los groseros reclamos del padre que exige atención inmediata para su hijo. La secretaria explica que él espera como todos los pacientes y que  su hijo recibirá  la misma calidad de atención. Tenga un poco de paciencia, señor.  – Concluye.

 La gente se desespera cuando piensa en el tiempo de la espera. Es de lo que Pablo habla a los Colosenses en su segunda carta: “Nadie se deje mover de su modo de pensar”. Muchos creyentes desesperados han caído en el error prefiriendo acortar el tiempo de la venida del Señor,  pues requiere menos resistencia concluir que Cristo regresará en tal fecha a tal hora, cuando por la Palabra sabemos que el día y la hora nadie lo sabe. ¡Es un secreto divino!

No te alborotes ni te confundas

Esperar el regreso de nuestro Cristo requiere de mucha resistencia, nuestros antepasados murieron esperando la llegada del Maestro y aunque todavía no lo hemos visto, no significa que no vendrá. Él regresará porque Su carácter de fiel y verdadero no le permite engañar.

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”. Hebreos 10:23

Lo que puedes aprender de la gente que no soporta esperar un minuto más, es que su impaciencia proviene de un corazón engreído que exige ser servido, dominar su entorno y ocupar el lugar más alto. Los cristianos que pretenden la venida de Cristo sin pasar por la escuela de la espera en humildad, no están listos para Su retorno.

Mientras esperamos al Rey de Gloria tomar Su lugar de dominio en la tierra, nosotros, sus súbditos  estamos en acción continua sirviéndonos mutuamente  y alcanzado a otros para Su reino.  Esto no se trata de un derroche de tiempo, es tiempo de sabia espera, suficiente para moldearnos a Su imagen. Los que se alborotan y se confunden con la venida de Cristo no tienen su corazón en el lugar correcto, se están estancando en su madurez.  

Somos llamadas a mantenernos firmes en la esperanza de Su venida y, por supuesto, mientras esperamos lo hacemos con reverencia y sencillez, porque conocemos que todo el escenario se acomoda para recibirlo a Él.

Amiga, no te dejes llevar por cualquier viento de doctrina, el Señor está cerca. Espéralo con determinación  y no te desesperes por su regreso, aprovecha tu tiempo ejercitándote para la piedad, haciéndote más sensible a Su Santidad y dejándote permear por ella, para que cuando llegue el día puedas presentarte ante el Rey como una novia santa.

¡Seamos chicas de sabia espera!


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…