Ir al contenido principal

Espiritualmente materna



“…Cuando ya no pudimos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas y enviamos a Timoteo para que los visitara”. 1 Tesalonicenses 3:1-2

Si lees con detenimiento y procuras por el peso de las palabras imaginar el estado emocional de Pablo, podrás sentir tal angustia desesperante que no le permite respirar con normalidad. La idea de dejar a los hermanos solos en tesalónica es insoportable, no puede contener el deseo de verlos para saber cómo están.  Con cada hora que pasa en su reloj se acrecienta el nudo en su garganta y sufre la misma desesperación de un padre que ha perdido a su hijo en el centro comercial.

Entonces encuentro en Pablo un gran ejemplo de corazón paternal, sin duda lo aprendió del Padre Dios quien rechazó la idea de permanecer separado de su creación y preparó un madero en forma de Cruz para que Su hijo soportara sobre sus hombros el peso del pecado, con tal de tenernos, no cerca, sino junto a Él ¡en íntima comunión!

Detengamos nuestros ojos para leer las palabras de Pablo y asumir que prefiere estar solo y separado de su mano derecha, Timoteo, que no tener noticias de los hermanos en Tesalónica. La realidad es que necesita a Timoteo en Atenas, pero está dispuesto a realizar un sacrificio personal por amor a los hermanos en Tesalónica.

Entonces encuentro en Pablo un corazón que no se reserva el derecho de atesorar para sí lo mejor. Así que renuncia a la gran ayuda que representa Timoteo con el fin de confirmar y exhortar a los hermanos respecto a su fe. Esto no se trata de un canje, es una dádiva incondicional. La misma clase de entrega que hace un padre cuando asume el compromiso de proveer para sus hijos, el mismo tipo de separación que sufrió Cristo de su Padre en la cruz. Entrega y separación tan necesarias para que los hermanos en Tesalónica fueran  avalados, ratificados y doblemente confirmados en su fe, y tan necesarias para que  tú y yo seamos  aprobadas y selladas  como hijas de Dios.

La firmeza en la esperanza, la fe y el amor de Pablo fueron tan fuertes que primaron  las necesidades de otros por encima de las suyas propias.

Hay ciertas ¡o múltiples! conductas que nos acusan de estar a kilómetros del ejemplo de Pablo y nos revelan cuán egoístas somos: cosas (mi dinero, mi armario, mis gusticos), tiempos (mis horas de internet, mi estudio, mi descanso, etc.)  y espacios ( mi casa, mi comodidad, mi privacidad, etc.)  que reclamamos para nosotras, que no estamos dispuestas a negociar,  y que ni siquiera por lo menos deseamos compartir para servir a otros.

Admiro la vida de este hombre, pues amar a otros como a nosotras mismas realmente atenta contra el ego, pero el apóstol acepta de buena manera pasar por incontables tribulaciones para ver germinar la semilla del evangelio, y  por el honor con el que sirve no deja a la intemperie ni a merced del tentador los nuevos nacidos en Cristo.
.
Cultivar un corazón espiritualmente maternal, desarrollar cualidades piadosas como las que tuvo Jesús con los doce, y que Pablo imitó con cada nuevo creyente en el evangelio: este es el tipo de actitudes que debemos imitar, un amor que no saca provecho, ni es indiferente a otros, sino que ensancha su corazón para albergarlos y cuidarlos. ¡Todas nosotras debiéramos aspirar a ello!

 Así como los tesalonicenses, hay otras chicas recién nacidas en la iglesia, sedientas de compañerismo y amistad genuina, que necesitan encontrar en ti un espíritu abierto para enseñar y cualidades que  provean cuidado incondicional hasta que aquellas que vienen detrás de ti sean robustas en la fe.






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…