Ir al contenido principal

Espiritualmente materna



“…Cuando ya no pudimos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas y enviamos a Timoteo para que los visitara”. 1 Tesalonicenses 3:1-2

Si lees con detenimiento y procuras por el peso de las palabras imaginar el estado emocional de Pablo, podrás sentir tal angustia desesperante que no le permite respirar con normalidad. La idea de dejar a los hermanos solos en tesalónica es insoportable, no puede contener el deseo de verlos para saber cómo están.  Con cada hora que pasa en su reloj se acrecienta el nudo en su garganta y sufre la misma desesperación de un padre que ha perdido a su hijo en el centro comercial.

Entonces encuentro en Pablo un gran ejemplo de corazón paternal, sin duda lo aprendió del Padre Dios quien rechazó la idea de permanecer separado de su creación y preparó un madero en forma de Cruz para que Su hijo soportara sobre sus hombros el peso del pecado, con tal de tenernos, no cerca, sino junto a Él ¡en íntima comunión!

Detengamos nuestros ojos para leer las palabras de Pablo y asumir que prefiere estar solo y separado de su mano derecha, Timoteo, que no tener noticias de los hermanos en Tesalónica. La realidad es que necesita a Timoteo en Atenas, pero está dispuesto a realizar un sacrificio personal por amor a los hermanos en Tesalónica.

Entonces encuentro en Pablo un corazón que no se reserva el derecho de atesorar para sí lo mejor. Así que renuncia a la gran ayuda que representa Timoteo con el fin de confirmar y exhortar a los hermanos respecto a su fe. Esto no se trata de un canje, es una dádiva incondicional. La misma clase de entrega que hace un padre cuando asume el compromiso de proveer para sus hijos, el mismo tipo de separación que sufrió Cristo de su Padre en la cruz. Entrega y separación tan necesarias para que los hermanos en Tesalónica fueran  avalados, ratificados y doblemente confirmados en su fe, y tan necesarias para que  tú y yo seamos  aprobadas y selladas  como hijas de Dios.

La firmeza en la esperanza, la fe y el amor de Pablo fueron tan fuertes que primaron  las necesidades de otros por encima de las suyas propias.

Hay ciertas ¡o múltiples! conductas que nos acusan de estar a kilómetros del ejemplo de Pablo y nos revelan cuán egoístas somos: cosas (mi dinero, mi armario, mis gusticos), tiempos (mis horas de internet, mi estudio, mi descanso, etc.)  y espacios ( mi casa, mi comodidad, mi privacidad, etc.)  que reclamamos para nosotras, que no estamos dispuestas a negociar,  y que ni siquiera por lo menos deseamos compartir para servir a otros.

Admiro la vida de este hombre, pues amar a otros como a nosotras mismas realmente atenta contra el ego, pero el apóstol acepta de buena manera pasar por incontables tribulaciones para ver germinar la semilla del evangelio, y  por el honor con el que sirve no deja a la intemperie ni a merced del tentador los nuevos nacidos en Cristo.
.
Cultivar un corazón espiritualmente maternal, desarrollar cualidades piadosas como las que tuvo Jesús con los doce, y que Pablo imitó con cada nuevo creyente en el evangelio: este es el tipo de actitudes que debemos imitar, un amor que no saca provecho, ni es indiferente a otros, sino que ensancha su corazón para albergarlos y cuidarlos. ¡Todas nosotras debiéramos aspirar a ello!

 Así como los tesalonicenses, hay otras chicas recién nacidas en la iglesia, sedientas de compañerismo y amistad genuina, que necesitan encontrar en ti un espíritu abierto para enseñar y cualidades que  provean cuidado incondicional hasta que aquellas que vienen detrás de ti sean robustas en la fe.






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…