Ir al contenido principal

Espiritualmente materna



“…Cuando ya no pudimos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas y enviamos a Timoteo para que los visitara”. 1 Tesalonicenses 3:1-2

Si lees con detenimiento y procuras por el peso de las palabras imaginar el estado emocional de Pablo, podrás sentir tal angustia desesperante que no le permite respirar con normalidad. La idea de dejar a los hermanos solos en tesalónica es insoportable, no puede contener el deseo de verlos para saber cómo están.  Con cada hora que pasa en su reloj se acrecienta el nudo en su garganta y sufre la misma desesperación de un padre que ha perdido a su hijo en el centro comercial.

Entonces encuentro en Pablo un gran ejemplo de corazón paternal, sin duda lo aprendió del Padre Dios quien rechazó la idea de permanecer separado de su creación y preparó un madero en forma de Cruz para que Su hijo soportara sobre sus hombros el peso del pecado, con tal de tenernos, no cerca, sino junto a Él ¡en íntima comunión!

Detengamos nuestros ojos para leer las palabras de Pablo y asumir que prefiere estar solo y separado de su mano derecha, Timoteo, que no tener noticias de los hermanos en Tesalónica. La realidad es que necesita a Timoteo en Atenas, pero está dispuesto a realizar un sacrificio personal por amor a los hermanos en Tesalónica.

Entonces encuentro en Pablo un corazón que no se reserva el derecho de atesorar para sí lo mejor. Así que renuncia a la gran ayuda que representa Timoteo con el fin de confirmar y exhortar a los hermanos respecto a su fe. Esto no se trata de un canje, es una dádiva incondicional. La misma clase de entrega que hace un padre cuando asume el compromiso de proveer para sus hijos, el mismo tipo de separación que sufrió Cristo de su Padre en la cruz. Entrega y separación tan necesarias para que los hermanos en Tesalónica fueran  avalados, ratificados y doblemente confirmados en su fe, y tan necesarias para que  tú y yo seamos  aprobadas y selladas  como hijas de Dios.

La firmeza en la esperanza, la fe y el amor de Pablo fueron tan fuertes que primaron  las necesidades de otros por encima de las suyas propias.

Hay ciertas ¡o múltiples! conductas que nos acusan de estar a kilómetros del ejemplo de Pablo y nos revelan cuán egoístas somos: cosas (mi dinero, mi armario, mis gusticos), tiempos (mis horas de internet, mi estudio, mi descanso, etc.)  y espacios ( mi casa, mi comodidad, mi privacidad, etc.)  que reclamamos para nosotras, que no estamos dispuestas a negociar,  y que ni siquiera por lo menos deseamos compartir para servir a otros.

Admiro la vida de este hombre, pues amar a otros como a nosotras mismas realmente atenta contra el ego, pero el apóstol acepta de buena manera pasar por incontables tribulaciones para ver germinar la semilla del evangelio, y  por el honor con el que sirve no deja a la intemperie ni a merced del tentador los nuevos nacidos en Cristo.
.
Cultivar un corazón espiritualmente maternal, desarrollar cualidades piadosas como las que tuvo Jesús con los doce, y que Pablo imitó con cada nuevo creyente en el evangelio: este es el tipo de actitudes que debemos imitar, un amor que no saca provecho, ni es indiferente a otros, sino que ensancha su corazón para albergarlos y cuidarlos. ¡Todas nosotras debiéramos aspirar a ello!

 Así como los tesalonicenses, hay otras chicas recién nacidas en la iglesia, sedientas de compañerismo y amistad genuina, que necesitan encontrar en ti un espíritu abierto para enseñar y cualidades que  provean cuidado incondicional hasta que aquellas que vienen detrás de ti sean robustas en la fe.






ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Miel

Miel, a cuentas no nos gusta la miel, es tan multifacética que la podemos usar para hacer una mascarilla para el cabello, exfoliar nuestra piel, cuando estamos enfermas e incluso para postres, su variedad de usos es extensa y sin duda es deliciosa.

Hay estudios que demuestran que los fabricante de la miel, osea las abejas, determinan la vida, poniendo como tesis que cuando se extingan las abejas el mundo dejará de existir. Y ellas son un insecto protegido, hay quienes las cuidan y las ayudan a reproducirse con el fin de que no se extingan porque aparte de ser tan importantes para la humanidad, la miel no se ha podido igual en su creación de manera artificial.

La Palabra de Dios es comparada con la miel, en salmos 19 David dice que más dulce que la miel es la Palabra de Dios y pensando sobre la comparación que hace David comencé a pensar en ella y creo que está comparación va mucho más allá.

Las propiedades de la miel son infinitas al igual que sus usos cómo te contaba más arriba y es…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

La palabra de Dios es perfecta

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. 2 Timoteo 3:16
Este versículo muestra el autor de la Biblia y el propósito de las sagradas escrituras. En cuanto al autor, en el original se expresa con una palabra que no aparece en otro lugar del nuevo testamento y es Theopneustos, que significa “Inspirado por Dios”, es la idea de exhalar o de respirar en el alma, esto lo que transmite naturalmente la palabra y es empleada en un lenguaje figurativo con el fin de aludir que los profetas que Dios usó para escribir las sagradas escrituras.
Ellos se mantuvieron alejados del error, es decir, de sus propias opiniones y observaciones ya que en el momento de pronunciar o escribir la palabra de Dios no hubo intervención subjetiva, todo fue intervención divina, el Espíritu de Dios hablaba por ellos, verdades impartidas desde el corazón de Dios ya fuera en sus mentes, por medio de sueños o visiones, y aunque el Señor no especi…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…