Ir al contenido principal

Mi mayor recompensa debe ser que otros crean en Cristo.



Amamos estar con nuestros mejores amigos o nuestros compañeros de clase y queremos estar 24/7 con ellos.  Pero siempre llega el momento de despedirse, en el cual cada uno debe volver a su casa y eso de verdad no es lo más agradable. Esta situación se vuelve aún más difícil si existe una separación física por largo tiempo. Nos duele la separación, no queremos alejarnos de quienes amamos.

Así lo sentía Pablo y lo dejó explícito en su carta, demostrando cuánto anhelaba estar con los hermanos de Tesalónica. Lo leemos finalizando el segundo capítulo:

Amados hermanos, después de estar separados de ustedes por un breve tiempo (aunque nuestro corazón nunca los dejó), hicimos todo lo posible por regresar, debido a nuestro intenso anhelo de volver a verlos. Teníamos muchas ganas de visitarlos de nuevo, y yo, Pablo, lo intenté una y otra vez, pero Satanás nos lo impidió.

1ª Tesalonicenses 2:17-18 (NTV)

¿Lo has leído? ¡Anhelaba tanto estar! Pero con profundo dolor afirma que Satanás impidió ese encuentro. No sabemos si fue oposición, enfermedad, complicaciones en el viaje, pero miremos cómo termina este mensaje y descubramos juntas la luz.

Después de todo, ¿qué es lo que nos da esperanza y alegría?, ¿y cuál será nuestra orgullosa recompensa y corona al estar delante del Señor Jesús cuando él regrese? ¡Son ustedes! Sí, ustedes son nuestro orgullo y nuestra alegría

1ª Tesalonicenses 2:19-20 (NTV)

Espera, ¿Qué relación tiene una cosa con la otra? ¿No debería Pablo estar maldiciendo  a Satanás por haber impedido el viaje? ¿Acaso no debería expresar su enojo y malestar porque alguien frustró sus planes de estar con la que gente que él amaba?

Pues no.  Al final expresa fervorosamente cuál es el motivo de su gozo. La primera vez que lo leí sentí como que Pablo tenía emociones encontradas, así como cuando tenemos dos noticias, la mala y la buena.  Pero las dos terminan siendo positivas.

Aclaro que no estoy suprimiendo el dolor de Pablo, simplemente veo cómo el respiró profundo, “contó hasta diez” (quienes han tenido que hacerlo entenderán, jaja) y dijo esto:

“…pero Satanás nos lo impidió. Después de todo…”

Después de todo

En esta frase entiendo que, en vez de enojarse y maldecir, se enfocó en lo eterno, fijó su mirada en Jesucristo. Pablo entendió que si esta vez no podía ser, podría haber alguna otra oportunidad, ¡pero no solo eso! Él afirma que no solo los verá, sino que los tesalonicenses son su recompensa, su gozo -como lo traduce la RVR60.

Para Pablo, la máxima recompensa por su ministerio (que significa servicio) no era el dinero, el prestigio o la fama, sino los nuevos creyentes, los nuevos hijos de Dios cuyas vidas habían sido cambiadas por la gracia de Dios, a través de la predicación del evangelio. ¡Por esto anhelaba verlos! Él quería instruirlos, animarlos a esforzarse en la gracia, a crecer en el conocimiento de Cristo, quería exhortarlos a amar a su hermano, pero también a su enemigo. Quería predicar a Cristo crucificado. (1ª corintios 2:2)

Mi querida hermana, por encima de cualquier realización personal, ministerios, títulos o cargos, viajes o esposo e hijos, tu mayor recompensa y gozo debe ser que por haber sido obediente y fiel al Señor en sembrar Su palabra, otros lleguen a creer en Cristo y a crecer fortalecidos en Él.

Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.

Mateo 6:33 (NTV)

Te animo a que tomes ese versículo como un desafío.





ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …