Ir al contenido principal

Siete días de veinticuatro horas



Llegando al final de esta primera carta a los tesalonicenses, Pablo dedica cinco versos para dar sus instrucciones finales que resultan de cabecera para los creyentes de ese siglo y ¡también del nuestro!

Leamos juntas 1 Tesalonicenses 5: 23 al 28 y veamos qué principios para nuestra interacción en el cuerpo de Cristo descubrimos allí.

Pablo comienza su despedida enfocándose en nuestra santificación, habla de nuestra alma y nuestro cuerpo, no refiriéndose a partes específicas del mismo, sino que nos manda a estar entregados a Dios en cada área de nuestra vida, en aquellas visibles a los demás como el carácter, el trabajo, la familia y también las invisibles, pensamientos e intensiones. Como hijas de Dios y seguidoras de Cristo no podemos dividir nuestra vida en neutral y religiosa.

Es un error pensar que podemos separar la vida espiritual de todo el resto de lo que somos, o creer que podemos obedecer a Dios sólo un día de la semana. Cristo debe ser el centro de nuestra vida, no un recurso religioso. 

Debes dejar de ir a la Iglesia sólo a buscar la sanidad de tus heridas y bendiciones terrenales,  de ver la Iglesia cristiana como un centro terapéutico. Cristo murió y resucitó por nosotras. Esto debe llevarnos a amarle sobre todas las cosas, y a amar a los demás así como nos amamos a nosotras mismas (amarás a tu prójimo como a ti mismo).

Esta verdad es suficiente para llevarnos a formar parte de una iglesia local, comprometernos con ella, poner en ejercicio nuestros dones allí, rendir cuentas a los pastores, amar y servir.
Esto nos mostró Cristo en sus treinta y tres años en la Tierra, y Pablo enseña:

1. Hermanos, oren por nosotros. 1 Ts  5:25 (NTV)
Los siervos de Dios necesitan oraciones, tanto el hermano que está peleando la buena batalla de la fe en una misión, como el que sólo vemos una vez a la semana en la Iglesia.

Esto significa que en vez de hacer una larga lista de peticiones sólo para vos y tus placeres, debes incluir en tus oraciones a tus pastores, líderes y hermanos.  Agradece por ellos, pide salud y bendiciones para ellos y sus familias. Ocupa gran parte de tu tiempo intercediendo por los demás.

2. Saluden a los hermanos con un beso santo. 1 Ts 5:26 (NTV)
Trata a tus hermanos con pureza, sin peleas, rivalidades, ni egoísmo. Muestra amor desde el saludo, con un abrazo ¡tan necesario en medio de este mundo que sólo vive para sí mismo! Ama de verdad.

3. Les ordeno, en el nombre del Señor, que les lean esta carta todos los hermanos. 1 sT 5:27 (NTV)
Pablo les pide que el contenido de esta carta llegue al conocimiento de todos los hermanos, pues en ella no sólo contesta preguntas importantes, sino también ofrece palabras de aliento para ese tiempo especial.

¿Acaso no hace esto la Palabra de Dios en sus sesenta y seis libros? ¡Claro que sí! En ella hallarás un tesoro.   ¿No quieres abrirlo?  ¡Aprovecha tu tiempo! Lee con tus amigas la Biblia, descubran juntas sus verdades, encuentren respuestas, ámenla.  ¿O piensas que esto se limita a los domingos dentro de una iglesia? De ninguna manera. ¡Ánimo, que tienes siete días de veinticuatro horas en la semana para realizar estas prácticas!

Para finalizar, volvamos al inicio:   AQUEL QUE LOS LLAMA ES FIEL.  1 Ts 5:24 (NTV)

¡Sí! Dios cumplirá Su obra en ti. No porque lo merezcas, sino porque Él es fiel aún cuando tú eres infiel.  Él persevera aún cuando tú abandonas.

Es Su gracia la que nos sostendrá hasta el fin. 





ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

  1. Muchas gracias por leernos linda! 😘

    Te animamos participar de nuestros grupos de estudio!
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …