Ir al contenido principal

Bendición final



En mi país existe una frase muy famosa que dice así:
"Lo mejor siempre se deja para el final".  Conoces esta expresión,  ¿verdad?

Denota que todo lo dicho, visto o vivido con anterioridad  fue maravillosamente precioso, pero que en el final podemos esperar algo más, de más excelencia: “la cerecita de la torta”,  que es otra frase utilizada.   
                                                                                                                                  
En el día de hoy estamos llegando al final de este hermoso estudio, que coincide con el final del capítulo, que es el final de la segunda  carta para los Tesalonicenses y es, en definitiva, el final de las dos cartas que se habían escrito para un tiempo y grupo de personas específico.

Tiempo específico y personas específicas, ¿entonces por qué lo hemos estado estudiando nosotras?Sabemos que somos de diferentes comunidades cristianas, distintos países, variadas lenguas, que aún diferimos en las etapas que cada una está viviendo: con diversos horarios, edades disimiles y procesos peculiares, entonces, ¿por qué lo estudiamos?  

Podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta en este versículo:

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.”
2 Tesalonicenses 3:18

¡Sea con todas vosotras!
Quiero que, con la misma emoción con que desatamos el moño de un regalo y lo desenvolvemos, descubramos juntas  la maravillosa gracia que nuestro Señor Jesús nos regala día tras día.

Esta gracia de Cristo es la que hizo que fuésemos salvas de la ira de Dios.
La gracia de Cristo nos escogió cuando aún estábamos muertas en nuestros delitos y pecados.
La gracia de Cristo alcanzó nuestra vileza para transformarla en pureza.
La gracia de Cristo pudo hacer en nosotras nuevas mujeres que anhelan vivir como siervas de su Señor.
La gracia de Cristo es la que nos sostiene en medio de la lucha contra el pecado.
La gracia de Cristo nos hizo vencedoras ante el pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz.
La gracia de Cristo nos mostró nuestra condición de enemiga de Dios, y por medio de Su evangelio llegamos a ser amigas de Dios.
La gracia de Cristo es la que debe recordarte de dónde Dios te sacó y dónde estás hoy, para dar Gloria a su nombre.
La Gracia de Cristo es aquella que hace libre al más vil de todos los pecadores gracias al que pagó nuestra deuda.
La Gracia de Cristo hace que descanses en Sus Obras, no en las tuyas.
La Gracia de Cristo es aquella que debe hacerte amar el evangelio como ninguna otra cosa. La gracia es aquel regalo que recibes cuando solo mereces rechazo y castigo. 
La gracia de Cristo hace que una vil pecadora que merece el infierno, hoy esté gozando de los beneficios de ser salva por medio de Él.
La gracia de Cristo es haber participado, a través de Internet, en un estudio de Su palabra sin ser perseguida o asesinada por ello.
Gracia es estudiar Su palabra.

¿Por qué culmina recordando la Gracia? Porque es la única manera en que podremos disfrutar de la eternidad con nuestro Señor. Porque no depende de nosotras llegar al cielo. No depende de nosotras ser escogidas.
Depende enteramente de la gracia y misericordia de Cristo.
La gracia es la bendición final y principal que necesitamos todos los días.

Si al leer esta larga lista acerca de la Gracia tu corazón no ardía en agradecimiento, me encantaría que pidas a Dios que te conceda la gracia. Y que donde abundó el pecado, sobreabunde la GRACIA.
Agradezcamos a Dios por Su Gracia y favor al habernos permitido estudiar Su palabra. Nos dio disciplina, perseverancia y entendimiento.

Agradezcamos Su Gracia en nosotras.



ACERCA DEL AUTOR  


Antonella Azuaga
Tiene 22 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…