Ir al contenido principal

Bendición final



En mi país existe una frase muy famosa que dice así:
"Lo mejor siempre se deja para el final".  Conoces esta expresión,  ¿verdad?

Denota que todo lo dicho, visto o vivido con anterioridad  fue maravillosamente precioso, pero que en el final podemos esperar algo más, de más excelencia: “la cerecita de la torta”,  que es otra frase utilizada.   
                                                                                                                                  
En el día de hoy estamos llegando al final de este hermoso estudio, que coincide con el final del capítulo, que es el final de la segunda  carta para los Tesalonicenses y es, en definitiva, el final de las dos cartas que se habían escrito para un tiempo y grupo de personas específico.

Tiempo específico y personas específicas, ¿entonces por qué lo hemos estado estudiando nosotras?Sabemos que somos de diferentes comunidades cristianas, distintos países, variadas lenguas, que aún diferimos en las etapas que cada una está viviendo: con diversos horarios, edades disimiles y procesos peculiares, entonces, ¿por qué lo estudiamos?  

Podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta en este versículo:

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.”
2 Tesalonicenses 3:18

¡Sea con todas vosotras!
Quiero que, con la misma emoción con que desatamos el moño de un regalo y lo desenvolvemos, descubramos juntas  la maravillosa gracia que nuestro Señor Jesús nos regala día tras día.

Esta gracia de Cristo es la que hizo que fuésemos salvas de la ira de Dios.
La gracia de Cristo nos escogió cuando aún estábamos muertas en nuestros delitos y pecados.
La gracia de Cristo alcanzó nuestra vileza para transformarla en pureza.
La gracia de Cristo pudo hacer en nosotras nuevas mujeres que anhelan vivir como siervas de su Señor.
La gracia de Cristo es la que nos sostiene en medio de la lucha contra el pecado.
La gracia de Cristo nos hizo vencedoras ante el pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz.
La gracia de Cristo nos mostró nuestra condición de enemiga de Dios, y por medio de Su evangelio llegamos a ser amigas de Dios.
La gracia de Cristo es la que debe recordarte de dónde Dios te sacó y dónde estás hoy, para dar Gloria a su nombre.
La Gracia de Cristo es aquella que hace libre al más vil de todos los pecadores gracias al que pagó nuestra deuda.
La Gracia de Cristo hace que descanses en Sus Obras, no en las tuyas.
La Gracia de Cristo es aquella que debe hacerte amar el evangelio como ninguna otra cosa. La gracia es aquel regalo que recibes cuando solo mereces rechazo y castigo. 
La gracia de Cristo hace que una vil pecadora que merece el infierno, hoy esté gozando de los beneficios de ser salva por medio de Él.
La gracia de Cristo es haber participado, a través de Internet, en un estudio de Su palabra sin ser perseguida o asesinada por ello.
Gracia es estudiar Su palabra.

¿Por qué culmina recordando la Gracia? Porque es la única manera en que podremos disfrutar de la eternidad con nuestro Señor. Porque no depende de nosotras llegar al cielo. No depende de nosotras ser escogidas.
Depende enteramente de la gracia y misericordia de Cristo.
La gracia es la bendición final y principal que necesitamos todos los días.

Si al leer esta larga lista acerca de la Gracia tu corazón no ardía en agradecimiento, me encantaría que pidas a Dios que te conceda la gracia. Y que donde abundó el pecado, sobreabunde la GRACIA.
Agradezcamos a Dios por Su Gracia y favor al habernos permitido estudiar Su palabra. Nos dio disciplina, perseverancia y entendimiento.

Agradezcamos Su Gracia en nosotras.



ACERCA DEL AUTOR  


Antonella Azuaga
Tiene 22 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …