Ir al contenido principal

Bendición final



En mi país existe una frase muy famosa que dice así:
"Lo mejor siempre se deja para el final".  Conoces esta expresión,  ¿verdad?

Denota que todo lo dicho, visto o vivido con anterioridad  fue maravillosamente precioso, pero que en el final podemos esperar algo más, de más excelencia: “la cerecita de la torta”,  que es otra frase utilizada.   
                                                                                                                                  
En el día de hoy estamos llegando al final de este hermoso estudio, que coincide con el final del capítulo, que es el final de la segunda  carta para los Tesalonicenses y es, en definitiva, el final de las dos cartas que se habían escrito para un tiempo y grupo de personas específico.

Tiempo específico y personas específicas, ¿entonces por qué lo hemos estado estudiando nosotras?Sabemos que somos de diferentes comunidades cristianas, distintos países, variadas lenguas, que aún diferimos en las etapas que cada una está viviendo: con diversos horarios, edades disimiles y procesos peculiares, entonces, ¿por qué lo estudiamos?  

Podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta en este versículo:

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.”
2 Tesalonicenses 3:18

¡Sea con todas vosotras!
Quiero que, con la misma emoción con que desatamos el moño de un regalo y lo desenvolvemos, descubramos juntas  la maravillosa gracia que nuestro Señor Jesús nos regala día tras día.

Esta gracia de Cristo es la que hizo que fuésemos salvas de la ira de Dios.
La gracia de Cristo nos escogió cuando aún estábamos muertas en nuestros delitos y pecados.
La gracia de Cristo alcanzó nuestra vileza para transformarla en pureza.
La gracia de Cristo pudo hacer en nosotras nuevas mujeres que anhelan vivir como siervas de su Señor.
La gracia de Cristo es la que nos sostiene en medio de la lucha contra el pecado.
La gracia de Cristo nos hizo vencedoras ante el pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz.
La gracia de Cristo nos mostró nuestra condición de enemiga de Dios, y por medio de Su evangelio llegamos a ser amigas de Dios.
La gracia de Cristo es la que debe recordarte de dónde Dios te sacó y dónde estás hoy, para dar Gloria a su nombre.
La Gracia de Cristo es aquella que hace libre al más vil de todos los pecadores gracias al que pagó nuestra deuda.
La Gracia de Cristo hace que descanses en Sus Obras, no en las tuyas.
La Gracia de Cristo es aquella que debe hacerte amar el evangelio como ninguna otra cosa. La gracia es aquel regalo que recibes cuando solo mereces rechazo y castigo. 
La gracia de Cristo hace que una vil pecadora que merece el infierno, hoy esté gozando de los beneficios de ser salva por medio de Él.
La gracia de Cristo es haber participado, a través de Internet, en un estudio de Su palabra sin ser perseguida o asesinada por ello.
Gracia es estudiar Su palabra.

¿Por qué culmina recordando la Gracia? Porque es la única manera en que podremos disfrutar de la eternidad con nuestro Señor. Porque no depende de nosotras llegar al cielo. No depende de nosotras ser escogidas.
Depende enteramente de la gracia y misericordia de Cristo.
La gracia es la bendición final y principal que necesitamos todos los días.

Si al leer esta larga lista acerca de la Gracia tu corazón no ardía en agradecimiento, me encantaría que pidas a Dios que te conceda la gracia. Y que donde abundó el pecado, sobreabunde la GRACIA.
Agradezcamos a Dios por Su Gracia y favor al habernos permitido estudiar Su palabra. Nos dio disciplina, perseverancia y entendimiento.

Agradezcamos Su Gracia en nosotras.



ACERCA DEL AUTOR  


Antonella Azuaga
Tiene 22 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…