Ir al contenido principal

Bendición final



En mi país existe una frase muy famosa que dice así:
"Lo mejor siempre se deja para el final".  Conoces esta expresión,  ¿verdad?

Denota que todo lo dicho, visto o vivido con anterioridad  fue maravillosamente precioso, pero que en el final podemos esperar algo más, de más excelencia: “la cerecita de la torta”,  que es otra frase utilizada.   
                                                                                                                                  
En el día de hoy estamos llegando al final de este hermoso estudio, que coincide con el final del capítulo, que es el final de la segunda  carta para los Tesalonicenses y es, en definitiva, el final de las dos cartas que se habían escrito para un tiempo y grupo de personas específico.

Tiempo específico y personas específicas, ¿entonces por qué lo hemos estado estudiando nosotras?Sabemos que somos de diferentes comunidades cristianas, distintos países, variadas lenguas, que aún diferimos en las etapas que cada una está viviendo: con diversos horarios, edades disimiles y procesos peculiares, entonces, ¿por qué lo estudiamos?  

Podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta en este versículo:

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.”
2 Tesalonicenses 3:18

¡Sea con todas vosotras!
Quiero que, con la misma emoción con que desatamos el moño de un regalo y lo desenvolvemos, descubramos juntas  la maravillosa gracia que nuestro Señor Jesús nos regala día tras día.

Esta gracia de Cristo es la que hizo que fuésemos salvas de la ira de Dios.
La gracia de Cristo nos escogió cuando aún estábamos muertas en nuestros delitos y pecados.
La gracia de Cristo alcanzó nuestra vileza para transformarla en pureza.
La gracia de Cristo pudo hacer en nosotras nuevas mujeres que anhelan vivir como siervas de su Señor.
La gracia de Cristo es la que nos sostiene en medio de la lucha contra el pecado.
La gracia de Cristo nos hizo vencedoras ante el pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz.
La gracia de Cristo nos mostró nuestra condición de enemiga de Dios, y por medio de Su evangelio llegamos a ser amigas de Dios.
La gracia de Cristo es la que debe recordarte de dónde Dios te sacó y dónde estás hoy, para dar Gloria a su nombre.
La Gracia de Cristo es aquella que hace libre al más vil de todos los pecadores gracias al que pagó nuestra deuda.
La Gracia de Cristo hace que descanses en Sus Obras, no en las tuyas.
La Gracia de Cristo es aquella que debe hacerte amar el evangelio como ninguna otra cosa. La gracia es aquel regalo que recibes cuando solo mereces rechazo y castigo. 
La gracia de Cristo hace que una vil pecadora que merece el infierno, hoy esté gozando de los beneficios de ser salva por medio de Él.
La gracia de Cristo es haber participado, a través de Internet, en un estudio de Su palabra sin ser perseguida o asesinada por ello.
Gracia es estudiar Su palabra.

¿Por qué culmina recordando la Gracia? Porque es la única manera en que podremos disfrutar de la eternidad con nuestro Señor. Porque no depende de nosotras llegar al cielo. No depende de nosotras ser escogidas.
Depende enteramente de la gracia y misericordia de Cristo.
La gracia es la bendición final y principal que necesitamos todos los días.

Si al leer esta larga lista acerca de la Gracia tu corazón no ardía en agradecimiento, me encantaría que pidas a Dios que te conceda la gracia. Y que donde abundó el pecado, sobreabunde la GRACIA.
Agradezcamos a Dios por Su Gracia y favor al habernos permitido estudiar Su palabra. Nos dio disciplina, perseverancia y entendimiento.

Agradezcamos Su Gracia en nosotras.



ACERCA DEL AUTOR  


Antonella Azuaga
Tiene 22 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…