Ir al contenido principal

chicas activas



“Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente orden: «Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman».”
2 tesalonicenses 3:10 (NTV)

Pablo nos enseña que no debemos ser perezosas, sino por el contrario diligentes, usando bien nuestro tiempo. Es bien estricto al decir que el que no trabaja no debe comer, y si tú, mi querida amiga estás en edad de trabajar debes hacerlo, más aún si ves a tus padres luchar por tener el dinero suficiente para pagar tus estudios universitarios. ¡Trabaja! Y ayúdales.  

Pero si tu caso es que aun eres menor de edad y no puedes salir a trabajar, debes ayudar con los quehaceres de tu casa, cuidando a tus hermanos pequeños, o como sea que lo necesiten tus padres.

Últimamente he escuchado a jovencitas decir que ellas no deben trabajar y que es deber de sus padres mantenerlas, y ¿sabes? Dios nos exhorta a no ser ociosas, a tener amor por nuestro prójimo (que en este caso son papá y mamá, si necesitan ayuda) y a ganarnos nuestro pan. ¿Pero sabes qué es lo que más me gusta de la biblia? Es que nos da ejemplo de lo que debemos hacer, pero también nos enseña claramente cómo NO debemos comportarnos, y esto es extremadamente genial, porque no hay dónde perderse. Sea cual sea la situación, la Palabra de Dios te explica las pautas de comportamiento, y el parámetro de equivocación que nos deja solo depende si decidimos o no obedecer Sus instrucciones.

Ahora vamos a analizar los versículos posteriores al verso diez del capítulo tres de segunda de tesalonicenses para ver cómo se comportan las personas ociosas así podamos identificarlas y alejarnos de ellas, como aconseja el verso catorce. O, si al mirarnos frente a estas características descubrimos cualidades de ocio en nuestra manera de vivir, disponernos a limpiarnos de ellas.
Veamos:

Los ociosos
-          Se niegan a trabajar (v.11)
-          Andan desordenadamente (v.11)
-          Se meten en los asuntos de los demás (v.11)
-          Se rehúsan a obedecer (v.14)


“Los perezosos se creen más listos
que siete consejeros sabios.”
Proverbios 26:16 (NTV)

Hay estrategias para cambiar nuestro comportamiento perezoso, que puede ser en lo espiritual, en lo físico o en lo laboral.
Lo primero que debemos hacer es crearnos hábitos saludables, como tener un esquema horario para el día, donde poner orden a las responsabilidades y así tener completamente organizado el día.  Ordena tus tareas de lo más importante hasta lo menos importante y organízate. Verás que hasta tiempo te sobra.
OBEDECER es otro paso importante a la hora de desarraigar la pereza de nuestras vidas. Obedece a tus  padres, a tus maestros, a tus jefes y verás cómo cambias el ocio por la eficiencia.

Por último, no olvides poner en primer lugar a Dios y ofrecerle un tiempo de calidad para Él. Cuando comiences a crear hábitos saludables, comprenderás la importancia de apartar tiempo para tu espacio devocional, porque como dice el refrán popular “mente ociosa oficina del diablo”. Puede que Satanás en este mismo momento te esté llenando con ideas de que es imposible para ti apartar tiempo para la oración y la lectura bíblica, o que con tu horario tan apretado es imposible crear prioridades, quizás te ataque diciendo que tus padres son injustos contigo y que no merecen tu obediencia y mucho menos tu ayuda. No caigas en sus juegos, comienza los cambios necesarios para no convertirte en una chica perezosa.

Recuerda que para transformaciones radicales debemos ser radicales a la hora de tomar decisiones.

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”
Romanos 12:11





ACERCA DEL AUTOR





Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…