Ir al contenido principal

chicas activas



“Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente orden: «Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman».”
2 tesalonicenses 3:10 (NTV)

Pablo nos enseña que no debemos ser perezosas, sino por el contrario diligentes, usando bien nuestro tiempo. Es bien estricto al decir que el que no trabaja no debe comer, y si tú, mi querida amiga estás en edad de trabajar debes hacerlo, más aún si ves a tus padres luchar por tener el dinero suficiente para pagar tus estudios universitarios. ¡Trabaja! Y ayúdales.  

Pero si tu caso es que aun eres menor de edad y no puedes salir a trabajar, debes ayudar con los quehaceres de tu casa, cuidando a tus hermanos pequeños, o como sea que lo necesiten tus padres.

Últimamente he escuchado a jovencitas decir que ellas no deben trabajar y que es deber de sus padres mantenerlas, y ¿sabes? Dios nos exhorta a no ser ociosas, a tener amor por nuestro prójimo (que en este caso son papá y mamá, si necesitan ayuda) y a ganarnos nuestro pan. ¿Pero sabes qué es lo que más me gusta de la biblia? Es que nos da ejemplo de lo que debemos hacer, pero también nos enseña claramente cómo NO debemos comportarnos, y esto es extremadamente genial, porque no hay dónde perderse. Sea cual sea la situación, la Palabra de Dios te explica las pautas de comportamiento, y el parámetro de equivocación que nos deja solo depende si decidimos o no obedecer Sus instrucciones.

Ahora vamos a analizar los versículos posteriores al verso diez del capítulo tres de segunda de tesalonicenses para ver cómo se comportan las personas ociosas así podamos identificarlas y alejarnos de ellas, como aconseja el verso catorce. O, si al mirarnos frente a estas características descubrimos cualidades de ocio en nuestra manera de vivir, disponernos a limpiarnos de ellas.
Veamos:

Los ociosos
-          Se niegan a trabajar (v.11)
-          Andan desordenadamente (v.11)
-          Se meten en los asuntos de los demás (v.11)
-          Se rehúsan a obedecer (v.14)


“Los perezosos se creen más listos
que siete consejeros sabios.”
Proverbios 26:16 (NTV)

Hay estrategias para cambiar nuestro comportamiento perezoso, que puede ser en lo espiritual, en lo físico o en lo laboral.
Lo primero que debemos hacer es crearnos hábitos saludables, como tener un esquema horario para el día, donde poner orden a las responsabilidades y así tener completamente organizado el día.  Ordena tus tareas de lo más importante hasta lo menos importante y organízate. Verás que hasta tiempo te sobra.
OBEDECER es otro paso importante a la hora de desarraigar la pereza de nuestras vidas. Obedece a tus  padres, a tus maestros, a tus jefes y verás cómo cambias el ocio por la eficiencia.

Por último, no olvides poner en primer lugar a Dios y ofrecerle un tiempo de calidad para Él. Cuando comiences a crear hábitos saludables, comprenderás la importancia de apartar tiempo para tu espacio devocional, porque como dice el refrán popular “mente ociosa oficina del diablo”. Puede que Satanás en este mismo momento te esté llenando con ideas de que es imposible para ti apartar tiempo para la oración y la lectura bíblica, o que con tu horario tan apretado es imposible crear prioridades, quizás te ataque diciendo que tus padres son injustos contigo y que no merecen tu obediencia y mucho menos tu ayuda. No caigas en sus juegos, comienza los cambios necesarios para no convertirte en una chica perezosa.

Recuerda que para transformaciones radicales debemos ser radicales a la hora de tomar decisiones.

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”
Romanos 12:11





ACERCA DEL AUTOR





Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…