Ir al contenido principal

chicas activas



“Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente orden: «Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman».”
2 tesalonicenses 3:10 (NTV)

Pablo nos enseña que no debemos ser perezosas, sino por el contrario diligentes, usando bien nuestro tiempo. Es bien estricto al decir que el que no trabaja no debe comer, y si tú, mi querida amiga estás en edad de trabajar debes hacerlo, más aún si ves a tus padres luchar por tener el dinero suficiente para pagar tus estudios universitarios. ¡Trabaja! Y ayúdales.  

Pero si tu caso es que aun eres menor de edad y no puedes salir a trabajar, debes ayudar con los quehaceres de tu casa, cuidando a tus hermanos pequeños, o como sea que lo necesiten tus padres.

Últimamente he escuchado a jovencitas decir que ellas no deben trabajar y que es deber de sus padres mantenerlas, y ¿sabes? Dios nos exhorta a no ser ociosas, a tener amor por nuestro prójimo (que en este caso son papá y mamá, si necesitan ayuda) y a ganarnos nuestro pan. ¿Pero sabes qué es lo que más me gusta de la biblia? Es que nos da ejemplo de lo que debemos hacer, pero también nos enseña claramente cómo NO debemos comportarnos, y esto es extremadamente genial, porque no hay dónde perderse. Sea cual sea la situación, la Palabra de Dios te explica las pautas de comportamiento, y el parámetro de equivocación que nos deja solo depende si decidimos o no obedecer Sus instrucciones.

Ahora vamos a analizar los versículos posteriores al verso diez del capítulo tres de segunda de tesalonicenses para ver cómo se comportan las personas ociosas así podamos identificarlas y alejarnos de ellas, como aconseja el verso catorce. O, si al mirarnos frente a estas características descubrimos cualidades de ocio en nuestra manera de vivir, disponernos a limpiarnos de ellas.
Veamos:

Los ociosos
-          Se niegan a trabajar (v.11)
-          Andan desordenadamente (v.11)
-          Se meten en los asuntos de los demás (v.11)
-          Se rehúsan a obedecer (v.14)


“Los perezosos se creen más listos
que siete consejeros sabios.”
Proverbios 26:16 (NTV)

Hay estrategias para cambiar nuestro comportamiento perezoso, que puede ser en lo espiritual, en lo físico o en lo laboral.
Lo primero que debemos hacer es crearnos hábitos saludables, como tener un esquema horario para el día, donde poner orden a las responsabilidades y así tener completamente organizado el día.  Ordena tus tareas de lo más importante hasta lo menos importante y organízate. Verás que hasta tiempo te sobra.
OBEDECER es otro paso importante a la hora de desarraigar la pereza de nuestras vidas. Obedece a tus  padres, a tus maestros, a tus jefes y verás cómo cambias el ocio por la eficiencia.

Por último, no olvides poner en primer lugar a Dios y ofrecerle un tiempo de calidad para Él. Cuando comiences a crear hábitos saludables, comprenderás la importancia de apartar tiempo para tu espacio devocional, porque como dice el refrán popular “mente ociosa oficina del diablo”. Puede que Satanás en este mismo momento te esté llenando con ideas de que es imposible para ti apartar tiempo para la oración y la lectura bíblica, o que con tu horario tan apretado es imposible crear prioridades, quizás te ataque diciendo que tus padres son injustos contigo y que no merecen tu obediencia y mucho menos tu ayuda. No caigas en sus juegos, comienza los cambios necesarios para no convertirte en una chica perezosa.

Recuerda que para transformaciones radicales debemos ser radicales a la hora de tomar decisiones.

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”
Romanos 12:11





ACERCA DEL AUTOR





Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…