Ir al contenido principal

¡Cuidado! Alguien trata de engañarte



“Él [diablo] ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. San Juan 8:44

¿Por qué alguien querría engañarte? Algunas razones podrían ser:
-          Para obtener un beneficio a cambio y salirse con la suya.
-          Porque te odia y quiere hacerte daño.
-          Porque odia a alguien más y quiere vengarse haciéndote sufrir a ti.

Existe una cruenta guerra que ha trascendido la raza humana: la guerra entre el bien y el mal. Cada quien tiene sus formas de recrear este enfrentamiento con las artes habidas y por haber, pero la verdadera historia de este conflicto tiene sus orígenes en el cielo, donde un ángel creado para gloria y alabanza de Dios deseó esa gloria para sí mismo. Hoy lo conocemos como Satanás, a quien la cultura ha representado artísticamente como un ser maligno y destructor, con cuernos y ojos saltones.

La Biblia no habla de su apariencia, sino de su esencia. El mismo Hijo de Dios descubre la raíz de su identidad diciendo que es homicida y mentiroso.

¿Qué tienes que ver tú en todo este lío?
En su sed de venganza y oposición busca arruinar por todos los medios todo lo que tenga alguna esencia divina. ¡Y vaya que nosotras -creadas a imagen y semejanza de Dios- tenemos mucho de Su esencia! Así que si Satanás odia a Dios y a Cristo, indefectiblemente nos odia a ti y a mí. Enfocando todo su esfuerzo en destruir la raza humana, lanzó a Adán y Eva su primer dardo, asegurándose así  enfermar toda su descendencia.

¿Cómo lo logró?
Muy sutilmente envolvió una gran mentira en papel de verdad. “No morirán” le dijo a Eva, poniendo en tela de juicio la verdad que Dios les había revelado. Para nuestra ruina, Eva y Adán creyeron su engaño, y desobedecieron. Todos los nacidos desde allí somos pecadores, espiritualmente muertos y separados de Dios.

Satanás no obligó a Eva, tampoco te obliga a ti a hacer lo que no quieres. Pero la historia se repite cuando te seduce con ofrecimientos en bandeja de plata ante tus ojos, dejando que en tu capacidad de libre elección accedas al pecado. Su deleite maquiavélico es que cada ser humano -a través de una elección errónea cuando la cree acertada- le dé la  espalda a Dios.

Es cierto, todos hemos caído en la trampa y él ha ganado algunas batallas, pero no significa que haya ganado la guerra. Por eso mismo vino Cristo al mundo, para deshacer las obras del maligno y hablarnos la Verdad. No solamente hablarnos, sino también mostrarnos que estuvo dispuesto a pagar con su propia vida, entregándola en la Cruz, para rescatarnos de las mentiras diabólicas. Pero gracias a Dios eso no es todo, Su resurrección al tercer día nos da la absoluta garantía de que venció a la naturaleza pecaminosa del hombre, al mundo caído y al padre de mentira. Y aún hay más: en un futuro Él volverá a la tierra para tomar el dominio de las naciones y establecer un reino de justicia, paz y verdad (esos valores que hoy se reclama en la calle).

A diferencia de lo que hoy nos quieren hacer creer, no existen verdades parciales o eso de tu verdad y mi verdad. Cristo es la verdad absoluta a la que, con fuerte convicción, necesitamos aferrarnos para no caer más en trampas mentirosas.

¡Apóyate sobre la verdad que nos hace libres!  ¡Levanta sobre tu vida la bandera de la verdad y defiéndela!





ACERCA DEL AUTOR  


Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo