Ir al contenido principal

El valor de la espera




Trámites de admisión, resultados, citas, tráfico, compras, largas filas… uff! Pareciera ser que para alcanzar u obtener algo, todo está destinado a un tiempo de espera.

A ninguna nos gusta esperar, quisiéramos que todo fuera automático e instantáneo, y cuando toca hacerlo provoca cansancio y desesperación, lo que algunas veces nos lleva a tomar decisiones arrebatadas o soluciones equivocadas.

Nuestra vida sentimental no es la excepción. Desde pequeñas soñamos en encontrar al chico ideal y formar una familia. Entonces, de manera inconsciente, nos encontramos todo el tiempo esperando.

Recuerdo un episodio en mi adolescencia, cuando mi abuela materna me mostró un anillo que había estado guardando para obsequiármelo cuando fuera mayor. Tal fue mi insistencia en lo mucho que me gustaba, que decidió dármelo antes de tiempo. Lo que no puedo recordar es cuánto tiempo pude disfrutar de semejante regalo, pues en algún momento lo perdí.

Con el paso de los años lamentaba no tener conmigo ese precioso anillo. Además de su valor sentimental pensé en lo descuidada que fui al no estar preparada para usarlo con responsabilidad, y mucho menos para esperar a que llegara el momento en que mi abuela me lo entregara.

Algo semejante sucede en nuestras vidas cuando se trata de obtener esas promesas que Dios ofrece.

"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de bien, y no de mal, para daros el fin que esperáis."
Jeremías 29:11

Necesitamos tener presente nuestra posición como hijas de Dios. Como Padre amoroso y fiel, Su deseo es darnos cosas hermosas, Sus planes buenos encajan a la perfección, y por supuesto que incluyen una pareja y compañero de vida.
Cuando muy jóvenes queremos adelantarnos a algo que aún no nos toca, y conforme pasa el tiempo eso no llega, la espera se convierte en un problema. Así que ambas situaciones crean un conflicto en nuestras emociones, las cuales necesitamos rendir a Dios para que Él tome el control, máxime si nos encontrarnos rodeadas de la presión de los medios o personas que nos hacen notar de manera exagerada todos esos faltantes.

Sólo Dios puede hacernos sentir completas, de modo que  mientras aprendemos a llenar nuestro corazón de Él y de su inmenso amor, Él trabaja preparando a ese chico con el que soñamos, el que será nuestro complemento, así como lo seremos nosotras para él. En Su voluntad, juntos cumpliremos un propósito. Por esta razón es  importante estar alineados en  el mismo sentir en Cristo.

La forma en que Dios actúa puede parecernos lenta, pero así y todo, es certera; totalmente opuesto a lo instantáneo, que es lo que deseamos. No hay por qué  apresurarse, ni darlo todo por perdido. Tampoco debemos creer que ya no sea posible por errores cometidos en el pasado. Dios se manifiesta en el tiempo preciso, ya que su tiempo es perfecto.

"En tus manos están mis tiempos"
Salmos 31:15a

Debemos orar constantemente para mantenernos firmes en esta promesa. Que nuestra mente y corazón se encuentren alineados a Su voluntad, y que estemos atentas al momento en que Dios traiga al que será nuestro compañero, ya que cuando esperamos también avanzamos. De esta manera, la espera se convierte en un tiempo en el que Dios trabaja, nos prepara y transforma, para que se cumpla Su propósito.

"Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza."
Salmos 62:5

No hay mejor lugar para colocar nuestro corazón y petición que las manos de Dios. Cuando Le rendimos todo, es el momento óptimo para ver claramente Sus respuestas. Ese día nos daremos cuenta del Valor de la espera.


  


ACERCA DEL AUTOR



                                                               Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo