Ir al contenido principal

El valor de la espera




Trámites de admisión, resultados, citas, tráfico, compras, largas filas… uff! Pareciera ser que para alcanzar u obtener algo, todo está destinado a un tiempo de espera.

A ninguna nos gusta esperar, quisiéramos que todo fuera automático e instantáneo, y cuando toca hacerlo provoca cansancio y desesperación, lo que algunas veces nos lleva a tomar decisiones arrebatadas o soluciones equivocadas.

Nuestra vida sentimental no es la excepción. Desde pequeñas soñamos en encontrar al chico ideal y formar una familia. Entonces, de manera inconsciente, nos encontramos todo el tiempo esperando.

Recuerdo un episodio en mi adolescencia, cuando mi abuela materna me mostró un anillo que había estado guardando para obsequiármelo cuando fuera mayor. Tal fue mi insistencia en lo mucho que me gustaba, que decidió dármelo antes de tiempo. Lo que no puedo recordar es cuánto tiempo pude disfrutar de semejante regalo, pues en algún momento lo perdí.

Con el paso de los años lamentaba no tener conmigo ese precioso anillo. Además de su valor sentimental pensé en lo descuidada que fui al no estar preparada para usarlo con responsabilidad, y mucho menos para esperar a que llegara el momento en que mi abuela me lo entregara.

Algo semejante sucede en nuestras vidas cuando se trata de obtener esas promesas que Dios ofrece.

"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de bien, y no de mal, para daros el fin que esperáis."
Jeremías 29:11

Necesitamos tener presente nuestra posición como hijas de Dios. Como Padre amoroso y fiel, Su deseo es darnos cosas hermosas, Sus planes buenos encajan a la perfección, y por supuesto que incluyen una pareja y compañero de vida.
Cuando muy jóvenes queremos adelantarnos a algo que aún no nos toca, y conforme pasa el tiempo eso no llega, la espera se convierte en un problema. Así que ambas situaciones crean un conflicto en nuestras emociones, las cuales necesitamos rendir a Dios para que Él tome el control, máxime si nos encontrarnos rodeadas de la presión de los medios o personas que nos hacen notar de manera exagerada todos esos faltantes.

Sólo Dios puede hacernos sentir completas, de modo que  mientras aprendemos a llenar nuestro corazón de Él y de su inmenso amor, Él trabaja preparando a ese chico con el que soñamos, el que será nuestro complemento, así como lo seremos nosotras para él. En Su voluntad, juntos cumpliremos un propósito. Por esta razón es  importante estar alineados en  el mismo sentir en Cristo.

La forma en que Dios actúa puede parecernos lenta, pero así y todo, es certera; totalmente opuesto a lo instantáneo, que es lo que deseamos. No hay por qué  apresurarse, ni darlo todo por perdido. Tampoco debemos creer que ya no sea posible por errores cometidos en el pasado. Dios se manifiesta en el tiempo preciso, ya que su tiempo es perfecto.

"En tus manos están mis tiempos"
Salmos 31:15a

Debemos orar constantemente para mantenernos firmes en esta promesa. Que nuestra mente y corazón se encuentren alineados a Su voluntad, y que estemos atentas al momento en que Dios traiga al que será nuestro compañero, ya que cuando esperamos también avanzamos. De esta manera, la espera se convierte en un tiempo en el que Dios trabaja, nos prepara y transforma, para que se cumpla Su propósito.

"Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza."
Salmos 62:5

No hay mejor lugar para colocar nuestro corazón y petición que las manos de Dios. Cuando Le rendimos todo, es el momento óptimo para ver claramente Sus respuestas. Ese día nos daremos cuenta del Valor de la espera.


  


ACERCA DEL AUTOR



                                                               Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…