Ir al contenido principal

El valor de la espera




Trámites de admisión, resultados, citas, tráfico, compras, largas filas… uff! Pareciera ser que para alcanzar u obtener algo, todo está destinado a un tiempo de espera.

A ninguna nos gusta esperar, quisiéramos que todo fuera automático e instantáneo, y cuando toca hacerlo provoca cansancio y desesperación, lo que algunas veces nos lleva a tomar decisiones arrebatadas o soluciones equivocadas.

Nuestra vida sentimental no es la excepción. Desde pequeñas soñamos en encontrar al chico ideal y formar una familia. Entonces, de manera inconsciente, nos encontramos todo el tiempo esperando.

Recuerdo un episodio en mi adolescencia, cuando mi abuela materna me mostró un anillo que había estado guardando para obsequiármelo cuando fuera mayor. Tal fue mi insistencia en lo mucho que me gustaba, que decidió dármelo antes de tiempo. Lo que no puedo recordar es cuánto tiempo pude disfrutar de semejante regalo, pues en algún momento lo perdí.

Con el paso de los años lamentaba no tener conmigo ese precioso anillo. Además de su valor sentimental pensé en lo descuidada que fui al no estar preparada para usarlo con responsabilidad, y mucho menos para esperar a que llegara el momento en que mi abuela me lo entregara.

Algo semejante sucede en nuestras vidas cuando se trata de obtener esas promesas que Dios ofrece.

"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de bien, y no de mal, para daros el fin que esperáis."
Jeremías 29:11

Necesitamos tener presente nuestra posición como hijas de Dios. Como Padre amoroso y fiel, Su deseo es darnos cosas hermosas, Sus planes buenos encajan a la perfección, y por supuesto que incluyen una pareja y compañero de vida.
Cuando muy jóvenes queremos adelantarnos a algo que aún no nos toca, y conforme pasa el tiempo eso no llega, la espera se convierte en un problema. Así que ambas situaciones crean un conflicto en nuestras emociones, las cuales necesitamos rendir a Dios para que Él tome el control, máxime si nos encontrarnos rodeadas de la presión de los medios o personas que nos hacen notar de manera exagerada todos esos faltantes.

Sólo Dios puede hacernos sentir completas, de modo que  mientras aprendemos a llenar nuestro corazón de Él y de su inmenso amor, Él trabaja preparando a ese chico con el que soñamos, el que será nuestro complemento, así como lo seremos nosotras para él. En Su voluntad, juntos cumpliremos un propósito. Por esta razón es  importante estar alineados en  el mismo sentir en Cristo.

La forma en que Dios actúa puede parecernos lenta, pero así y todo, es certera; totalmente opuesto a lo instantáneo, que es lo que deseamos. No hay por qué  apresurarse, ni darlo todo por perdido. Tampoco debemos creer que ya no sea posible por errores cometidos en el pasado. Dios se manifiesta en el tiempo preciso, ya que su tiempo es perfecto.

"En tus manos están mis tiempos"
Salmos 31:15a

Debemos orar constantemente para mantenernos firmes en esta promesa. Que nuestra mente y corazón se encuentren alineados a Su voluntad, y que estemos atentas al momento en que Dios traiga al que será nuestro compañero, ya que cuando esperamos también avanzamos. De esta manera, la espera se convierte en un tiempo en el que Dios trabaja, nos prepara y transforma, para que se cumpla Su propósito.

"Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza."
Salmos 62:5

No hay mejor lugar para colocar nuestro corazón y petición que las manos de Dios. Cuando Le rendimos todo, es el momento óptimo para ver claramente Sus respuestas. Ese día nos daremos cuenta del Valor de la espera.


  


ACERCA DEL AUTOR



                                                               Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …