Ir al contenido principal

El yugo desigual atenta contra nuestra santidad


“No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿Qué asociación tienen la justicia con la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?”.  2 Corintios 6:14

Es común escuchar acerca del yugo desigual en el ámbito cristiano pero ¿sabes lo que realmente significa? Echemos un vistazo:

El yugo es una herramienta de trabajo utilizada para el arado de la tierra, consiste en la unión de dos animales, generalmente bueyes. Este madero permite sincronizar el paso de los dos animales y facilitar el trabajo del agricultor.

En el Antiguo Testamento encontramos referencias al yugo como sinónimo de esclavitud. Por ejemplo en Deuteronomio 28:48 Moisés menciona que uno de los castigos por la desobediencia consistiría en que el pueblo quedaría sujeto bajo un dominio de esclavitud hasta la destrucción de los rebeldes.

Un dato interesante es que en el A.T encontramos una ley sobre la santidad y la justicia referida a la prohibición del ayuntamiento con animales de diferentes especies, lo correcto era juntar dos animales de la misma especie. Así que en el Nuevo Testamento Pablo retoma  la representación del yugo para emplearlo como sinónimo de unión.

En la cita bíblica de 2 Corintios 6:14-17 Pablo plantea una serie de cinco preguntas comparativas para mostrar claramente la diferencia abismal que existe entre: Justicia – Injusticia, Luz – Oscuridad, Cristo – Satanás, Creyente – incrédulo, Dios – ídolos. Gramaticalmente todos estos son antónimos, ¿tienen compañerismo en algo?, ¿algún punto de sintonía?, ¿se concuerdan entre sí? ¿Quizás una mínima coincidencia como para establecer una unión? La respuesta absoluta es ¡NO PORQUE SON OPUESTOS! 

Espiritualmente, establecer un yugo con otra persona que no comparte nuestro mismo sistema de valores y creencias es echarnos la soga al cuello. Cuando como creyentes nos entrelazamos en estas uniones contrarias a sabiendas de las advertencias de lo que establece la palabra de Dios, lo máximo que podemos esperar es: acarrear muchísimas angustias… innecesarias por cierto. 

Sé que el deseo de muchas es: ¡Si tan solo no estuviera eso en la biblia! El problema es que enyuntarse significa alinearse de tal manera que los dos caminen en una sola dirección y eso es imposible de lograr con un no creyente porque no comparten la misma visión.

“Pero cree en Dios, escucha música cristiana, me acompaña a la iglesia, le gusta escucharme leer la biblia”. Estas frases son pretextos tercos de chicas que se empeñan en buscar mínimos puntos  de concordancia para agarrarse de allí y justificar esa unión. Si estás pensando en llegar a acuerdos y mantenerte en términos medios con respecto a tu fidelidad a Dios y afinidad con no creyentes, recuerda que Dios es Santo, celoso de su pueblo y toma en serio el asunto. Establecer unión con el adverso es equivalente a la infidelidad y por tanto al pecado de fornicación. 

Tal es la diferencia entre el pueblo santo de Dios y el mundo de afuera que Pablo cita las imperativas palabras de Dios: “Salid de en medio de ellos, y apartaos dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré…” 2 Corintios 6:17

La prudencia que como hijas de Dios debemos  tener se extiende aun al tipo de conversaciones que tenemos con los de afuera. En la relación con los no creyentes, sean  tus vecinos, compañeros de estudio o quien te pretende, debe primar el evangelio de salvación por encima de todo.

No somos exclusivistas ni discriminadoras pero debemos ser celosas de la Santidad que Dios ha puesto en nosotras por medio de Cristo y mantenernos en un constante ejercicio de la pureza en nuestras relaciones con los demás.

Estima la fragancia que exhala un corazón celoso de Su santidad. 



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜

¡Próximo estudio! 
La verdad que triunfa 
Comienza el 25 de Junio de 2018



¿Te encuentras creyendo mentiras en lugar de creer la Verdad de Dios? 
Mentiras como: no eres suficiente, no puedes cambiar, Dios no te va a perdonar por eso...
En nuestro próximo estudio, cambiaremos esas mentiras con el amor de Dios. Su Palabra es más poderosa que cualquier mentira que Satanás nos pueda decir. 
Nuestro estudio "La verdad que triunfa" comienza el lunes 25 de junio. Invita a algunas amigas y acompáñanos a profundizar en la verdad de Dios y a desmontar cada una de las mentiras que creemos. 
Más información en los próximos días.


Comentarios

  1. Muy cierto, un familiar mío, se enamoró de una joven q asistía supuestamente ala iglesia no se la verdad si era por amor a Dios o al hombre , cayeron y se casaron pero ahora no congrega y Fede un inicio tuvieron problemas porq nadie estuvo de acuerdo con esa relación. Y creo q uno se encapricha y hace mal las cosas y fuera de la voluntad de Dios q no agrada y termina mal.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…