Ir al contenido principal

La ignorancia no es bíblica



“En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”.
Salmos 119:11

¿Te vendieron gato por liebre en alguna ocasión?  En gran parte, al momento de dejarnos engañar somos culpables, puesto que la ignorancia nos conduce al extravío y al error.  Algo que parece tan simple como el no saber puede pagarse muy caro en la vida espiritual.

 Así como la Santidad de Dios y la maldad de Satanás, el conocimiento y la ignorancia se contraponen entre sí. Reflexionemos sobre tres instancias en las que la ignorancia es antibíblica:

La ignorancia te conduce al desconocimiento

¿Cuántas citas desaprovechaste por no saber el horario de atención? ¿Cuántos juegos perdiste por desconocer las reglas? La falta de conocimiento sobre ciertos detalles en la vida nos coloca en una posición de desventaja. ¡Cuántas veces exclamamos: “Si yo hubiera sabido no me habría metido en este lio”!

Desconocer la palabra de Dios nos hace vulnerables a los engaños de Satanás, así que desconocer la voluntad, el dominio, la autoridad, las obras, y el carácter del Señor nos puede llevar a cometer grandes errores. Por eso, el consejo bíblico:

Examinadlo todo, retenedlo bueno.
1 tesalonicenses 5:21

La ignorancia te encamina a la incultura.

Si profesas ser cristiana abrazas una formación adherida al evangelio, esto significa que tus normas de conducta, los valores que profesas y los juicios que haces están enraizados en las bases bíblicas, y defiendes la cultura bíblica. Pero si te dices cristiana y actúas, piensas o hablas de manera opuesta estás siendo solamente una simpatizante del evangelio, cristiana sólo de nombre. Lamentablemente, la falta de interés por las escrituras, la ausencia de un genuino deseo de seguir a Cristo, hace que la ignorancia se apodere de muchas jóvenes cristianas y las arrastre hacia una incultura bíblica.

El Señor no aprueba este tipo de conducta. Por el contrario, reprueba la ignorancia, pues es un camino que conduce a la derrota o a la destrucción. Mira lo que dice Dios de Su pueblo, por medio del profeta Isaías:

“Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento
Isaías 5:13

Mira qué terrible es lo que le dice a Su pueblo a través del profeta Oseas:

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”
Oseas 4:6

En cambio, observa cómo habla de los hermanos de Berea:
 “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”. Hechos 17:11

La ignorancia fomenta la ineptitud.

Además de todo lo expuesto anteriormente, en la Biblia encontramos muchos pasajes alusivos a la mayordomía, la productividad y la multiplicación de los talentos (¡Indaga sobre ello!)

La habilidad para hacer algo, por más pequeño que sea, es motivo de alabanza, pero con la ignorancia ocurre todo lo contrario. ¿Alguna vez quedaste en ridículo por opinar sobre algo que desconocías?  ¿Por qué crees que necesitamos un título para comenzar a trabajar? El que ignora no es apto para desempeñar una actividad o siquiera opinar acerca de eso, porque desconoce. El desconocimiento te incapacita.

Pero el conocimiento nos abre los ojos, y si a ello le sumamos la obediencia, nos hace sabios. Por ello Santiago nos advierte:

 “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos”. 
Santiago 1:22

Estimada amiga: El antídoto contra la ignorancia es el conocimiento. ¿Qué esperas para aplicarlo a tu vida?




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…