Ir al contenido principal

La ignorancia no es bíblica



“En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”.
Salmos 119:11

¿Te vendieron gato por liebre en alguna ocasión?  En gran parte, al momento de dejarnos engañar somos culpables, puesto que la ignorancia nos conduce al extravío y al error.  Algo que parece tan simple como el no saber puede pagarse muy caro en la vida espiritual.

 Así como la Santidad de Dios y la maldad de Satanás, el conocimiento y la ignorancia se contraponen entre sí. Reflexionemos sobre tres instancias en las que la ignorancia es antibíblica:

La ignorancia te conduce al desconocimiento

¿Cuántas citas desaprovechaste por no saber el horario de atención? ¿Cuántos juegos perdiste por desconocer las reglas? La falta de conocimiento sobre ciertos detalles en la vida nos coloca en una posición de desventaja. ¡Cuántas veces exclamamos: “Si yo hubiera sabido no me habría metido en este lio”!

Desconocer la palabra de Dios nos hace vulnerables a los engaños de Satanás, así que desconocer la voluntad, el dominio, la autoridad, las obras, y el carácter del Señor nos puede llevar a cometer grandes errores. Por eso, el consejo bíblico:

Examinadlo todo, retenedlo bueno.
1 tesalonicenses 5:21

La ignorancia te encamina a la incultura.

Si profesas ser cristiana abrazas una formación adherida al evangelio, esto significa que tus normas de conducta, los valores que profesas y los juicios que haces están enraizados en las bases bíblicas, y defiendes la cultura bíblica. Pero si te dices cristiana y actúas, piensas o hablas de manera opuesta estás siendo solamente una simpatizante del evangelio, cristiana sólo de nombre. Lamentablemente, la falta de interés por las escrituras, la ausencia de un genuino deseo de seguir a Cristo, hace que la ignorancia se apodere de muchas jóvenes cristianas y las arrastre hacia una incultura bíblica.

El Señor no aprueba este tipo de conducta. Por el contrario, reprueba la ignorancia, pues es un camino que conduce a la derrota o a la destrucción. Mira lo que dice Dios de Su pueblo, por medio del profeta Isaías:

“Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento
Isaías 5:13

Mira qué terrible es lo que le dice a Su pueblo a través del profeta Oseas:

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”
Oseas 4:6

En cambio, observa cómo habla de los hermanos de Berea:
 “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”. Hechos 17:11

La ignorancia fomenta la ineptitud.

Además de todo lo expuesto anteriormente, en la Biblia encontramos muchos pasajes alusivos a la mayordomía, la productividad y la multiplicación de los talentos (¡Indaga sobre ello!)

La habilidad para hacer algo, por más pequeño que sea, es motivo de alabanza, pero con la ignorancia ocurre todo lo contrario. ¿Alguna vez quedaste en ridículo por opinar sobre algo que desconocías?  ¿Por qué crees que necesitamos un título para comenzar a trabajar? El que ignora no es apto para desempeñar una actividad o siquiera opinar acerca de eso, porque desconoce. El desconocimiento te incapacita.

Pero el conocimiento nos abre los ojos, y si a ello le sumamos la obediencia, nos hace sabios. Por ello Santiago nos advierte:

 “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos”. 
Santiago 1:22

Estimada amiga: El antídoto contra la ignorancia es el conocimiento. ¿Qué esperas para aplicarlo a tu vida?




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo