Ir al contenido principal

Los peligros del yugo desigual



Aún recuerdo cuando una señorita se acercó a contarme que se había enamorado de un joven, mi primera pregunta fue:
      ¿Es cristiano?
      No, no lo es.
      Entonces no tenemos nada más que hablar al respecto, le dije.
      Pero Sandra, ¿Acaso piensa que no puede ser la voluntad de Dios?
      No mi querida. Porque Dios nos ha dado principios claros. Y con seguridad te puedo decir que esa no es la voluntad del Señor, este es un mal comienzo y lo que mal comienza mal termina. No va funcionar. Porque vivir fuera de voluntad del Señor es perder el tiempo y la vida misma.

Sansón sabía muy bien que por ser consagrado a Dios no podía tomar mujer entre aquellas que no pertenecían a su pueblo, pero él decidió ir tras ellas. La primera una ramera, la segunda conocida como Dalila a quien entregó su corazón a pesar de las advertencias:

“Cuando volvió a su casa, dijo a su padre y a su madre: —Me gusta una joven filistea de Timna y quiero casarme con ella. Consíganmela. Pero su padre y su madre se opusieron.
¿Acaso no hay una sola mujer de nuestra tribu o entre todas las israelitas con la que puedas casarte? —preguntaron—. ¿Por qué tienes que ir a los filisteos paganos a buscar una esposa? Sin embargo, Sansón le dijo a su padre: — ¡Consíguemela! A mí me gusta ella”.
Jueces 14:2 - 3 NTV

Querida jovencita, si Jesucristo es tu Señor y Salvador, eres Su amada y elegida, apartada para Dios, como aquel varón Sansón, pero también con debilidades. Esto nos hace pensar cuánto necesitamos de Dios para tomar decisiones bajo Su voluntad.

La principal debilidad del fuerte Sansón: las mujeres que no pertenecían a su pueblo. ¿Te suena familiar?... Quizá tú o una amiga quiera comenzar una relación con un joven que no ama ni teme a Dios, haciendo caso omiso de las muchas y claras advertencias de las Escrituras:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”
2 Corintios 6:14 RV1960

Permíteme citar las consecuencias de escoger el yugo desigual. Por la mala decisión de abrir su corazón y descubrir sus secretos entre él y Dios a la persona incorrecta, Sansón termina perdiendo todo: fuerzas, vista, dignidad. Así fue y ¡así es! Si eliges abrir y entregar tu corazón a un varón que no ama ni teme al Señor serás debilitada. No lo dudes, esa relación distraerá tu comunión con Dios: dejarás de orar, de leer tu biblia, de estudiarla, y ya no tendrás ganas de congregarte en tu Iglesia.

Entonces:

      Quedarás débil, sin fuerzas, presa fácil para el enemigo de nuestras almas.
      Perderás la vista; tus ojos habrán sido desviados por tus emociones e impulsos pasajeros.
      Perderás tu dignidad, te sentirás señalada. ¡Cuídala! Al igual que tú es valiosa y única.

La decisión es tuya, ¿qué eliges?:

¿El camino fácil -pero peligroso- del yugo desigual, donde tu compañero no aprecie ni respete tus valores y termine alejándote del verdadero amor de tu Señor y Salvador?
¿O el difícil pero seguro rumbo en sujeción al Señor; donde tu novio fortalezca tu relación con Dios y alcances bendición por  tu obediencia?

Sin duda Dios quiere evitarnos muchos errores, frustraciones y heridas. Por eso nos ha trazado un mapa para guiar nuestro camino: Su Palabra.  Elige bien querida amiga. Reconoce tu debilidad y decide vivir bajo la instrucción del Padre Amoroso.
Recuerda: “Vivir fuera de la voluntad del Señor es perder el tiempo y al final perder la vida”.





ACERCA DEL AUTOR 


Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.



↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜↜

¡Próximo estudio! 
La verdad que triunfa 
Comienza el 25 de Junio de 2018




¿Te encuentras creyendo mentiras en lugar de creer la Verdad de Dios? 
Mentiras como: no eres suficiente, no puedes cambiar, Dios no te va a perdonar por eso...
En nuestro próximo estudio, cambiaremos esas mentiras con el amor de Dios. Su Palabra es más poderosa que cualquier mentira que Satanás nos pueda decir. 
Nuestro estudio "La verdad que triunfa" comienza el lunes 25 de junio. Invita a algunas amigas y acompáñanos a profundizar en la verdad de Dios y a desmontar cada una de las mentiras que creemos. 
Más información en los próximos días.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…