Ir al contenido principal

No supongas que puedes cambiarlo



¿Alguna vez  te ha sucedido que luego de experimentar cierta situación, venga  alguien y te exprese: “¡Te lo dije!”, dando a entender que ya con antelación te había hecho una advertencia en relación a ello?

A mí sí, en repetidas ocasiones. Y aunque no es nada agradable, porque es reconocer que actuamos de la manera equivocada o no prestamos atención a un consejo que se nos dio, seguramente nos  tocará enfrentar las consecuencias de nuestro error.

La Biblia es la voz de Dios. En ella encontramos enseñanzas, advertencias, el sabio consejo del Señor para cada área de nuestra vida, y ejemplos de vida para imitar y otros para evitar.

Así que cuando se trata de algo tan importante como la elección del compañero para toda la vida, el siguiente pasaje es más claro que el agua:

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

2 Corintios 6:14

A lo largo de esta serie este verso se repite una y otra vez. El problema radica en que queremos cambiar ciertas cosas que no encajan dentro de lo que deseamos, así que suponemos que podemos arreglarlas de otra manera, mientras que no hacemos otra cosa más que quebrantar la voluntad de Dios.

“Suponer” es una acción que nos mete en tremendo lio. Su significado consiste en considerar una cosa como verdadera o real a partir de ciertos indicios o señales, sin tener la certeza completa de que así sea.

Así que, si suponemos o damos por sentado que aunque ahora él no conoce a Cristo y en el camino puede hacerlo o nosotras podemos convertirlo, estamos dando el primer paso equivocado en esta relación.

Damos por hecho  algo que no sabemos si al final pueda llegar a darse, ya que cuando se trata de salvación eterna, sabemos que es una decisión y convicción personal.

Conocí a mi esposo en la universidad. Yo era una chica cristiana y él no. Pero el enamoramiento me cegó e ignoré estas advertencias y consejos bíblicos y también la instrucción de mis padres y personas cercanas, siempre con la suposición de que él tenía toda la intención de involucrarse en la iglesia y que en el camino cambiaría y conocería a Dios porque yo oraba por eso.

A parte de pasar por alto lo que Dios ordenaba, tampoco le pregunté si era Su voluntad, si ese era el chico que tenía para mi vida, sino que le dije “es el que YO quiero”.

El final  de esta historia no fue “Felices para siempre”. Ya que aunque Dios permitió que nos casáramos y hubiera amor, fueron años difíciles compartiendo con alguien que no tenía el mismo sentir en Cristo Jesús, el servicio dentro de la Iglesia por ejemplo, reuniones, amistades, educar a nuestras hijas, su familia, etc.

Él conoció de Dios, pero no fue suficiente para mantenerse firme y quedarse. Y aunque mi vida se ha convertido en una historia de aprendizaje, gracia y misericordia de Dios, hubiera sido diferente si en lugar de suponer que podía cambiarlo hubiera obedecido, evitando un corazón y un hogar roto. Al final Su voluntad siempre se manifiesta y se cumple.

No somos nosotras quienes podemos cambiarlos sino sólo el poder y la gracia de Dios. El Chico que Dios tiene para ti llegará a tu vida en el momento justo cuando esté listo. Recuerda que los tiempos de Dios no son los nuestros.




                                                      ACERCA DEL AUTOR    


                                                               Grethel Elías Ruiz   

Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios.Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio.Comparte en un programa de radio y atiende consejería.Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…