Ir al contenido principal

No supongas que puedes cambiarlo



¿Alguna vez  te ha sucedido que luego de experimentar cierta situación, venga  alguien y te exprese: “¡Te lo dije!”, dando a entender que ya con antelación te había hecho una advertencia en relación a ello?

A mí sí, en repetidas ocasiones. Y aunque no es nada agradable, porque es reconocer que actuamos de la manera equivocada o no prestamos atención a un consejo que se nos dio, seguramente nos  tocará enfrentar las consecuencias de nuestro error.

La Biblia es la voz de Dios. En ella encontramos enseñanzas, advertencias, el sabio consejo del Señor para cada área de nuestra vida, y ejemplos de vida para imitar y otros para evitar.

Así que cuando se trata de algo tan importante como la elección del compañero para toda la vida, el siguiente pasaje es más claro que el agua:

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

2 Corintios 6:14

A lo largo de esta serie este verso se repite una y otra vez. El problema radica en que queremos cambiar ciertas cosas que no encajan dentro de lo que deseamos, así que suponemos que podemos arreglarlas de otra manera, mientras que no hacemos otra cosa más que quebrantar la voluntad de Dios.

“Suponer” es una acción que nos mete en tremendo lio. Su significado consiste en considerar una cosa como verdadera o real a partir de ciertos indicios o señales, sin tener la certeza completa de que así sea.

Así que, si suponemos o damos por sentado que aunque ahora él no conoce a Cristo y en el camino puede hacerlo o nosotras podemos convertirlo, estamos dando el primer paso equivocado en esta relación.

Damos por hecho  algo que no sabemos si al final pueda llegar a darse, ya que cuando se trata de salvación eterna, sabemos que es una decisión y convicción personal.

Conocí a mi esposo en la universidad. Yo era una chica cristiana y él no. Pero el enamoramiento me cegó e ignoré estas advertencias y consejos bíblicos y también la instrucción de mis padres y personas cercanas, siempre con la suposición de que él tenía toda la intención de involucrarse en la iglesia y que en el camino cambiaría y conocería a Dios porque yo oraba por eso.

A parte de pasar por alto lo que Dios ordenaba, tampoco le pregunté si era Su voluntad, si ese era el chico que tenía para mi vida, sino que le dije “es el que YO quiero”.

El final  de esta historia no fue “Felices para siempre”. Ya que aunque Dios permitió que nos casáramos y hubiera amor, fueron años difíciles compartiendo con alguien que no tenía el mismo sentir en Cristo Jesús, el servicio dentro de la Iglesia por ejemplo, reuniones, amistades, educar a nuestras hijas, su familia, etc.

Él conoció de Dios, pero no fue suficiente para mantenerse firme y quedarse. Y aunque mi vida se ha convertido en una historia de aprendizaje, gracia y misericordia de Dios, hubiera sido diferente si en lugar de suponer que podía cambiarlo hubiera obedecido, evitando un corazón y un hogar roto. Al final Su voluntad siempre se manifiesta y se cumple.

No somos nosotras quienes podemos cambiarlos sino sólo el poder y la gracia de Dios. El Chico que Dios tiene para ti llegará a tu vida en el momento justo cuando esté listo. Recuerda que los tiempos de Dios no son los nuestros.




                                                      ACERCA DEL AUTOR    


                                                               Grethel Elías Ruiz   

Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios.Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio.Comparte en un programa de radio y atiende consejería.Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…