Ir al contenido principal

No supongas que puedes cambiarlo



¿Alguna vez  te ha sucedido que luego de experimentar cierta situación, venga  alguien y te exprese: “¡Te lo dije!”, dando a entender que ya con antelación te había hecho una advertencia en relación a ello?

A mí sí, en repetidas ocasiones. Y aunque no es nada agradable, porque es reconocer que actuamos de la manera equivocada o no prestamos atención a un consejo que se nos dio, seguramente nos  tocará enfrentar las consecuencias de nuestro error.

La Biblia es la voz de Dios. En ella encontramos enseñanzas, advertencias, el sabio consejo del Señor para cada área de nuestra vida, y ejemplos de vida para imitar y otros para evitar.

Así que cuando se trata de algo tan importante como la elección del compañero para toda la vida, el siguiente pasaje es más claro que el agua:

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

2 Corintios 6:14

A lo largo de esta serie este verso se repite una y otra vez. El problema radica en que queremos cambiar ciertas cosas que no encajan dentro de lo que deseamos, así que suponemos que podemos arreglarlas de otra manera, mientras que no hacemos otra cosa más que quebrantar la voluntad de Dios.

“Suponer” es una acción que nos mete en tremendo lio. Su significado consiste en considerar una cosa como verdadera o real a partir de ciertos indicios o señales, sin tener la certeza completa de que así sea.

Así que, si suponemos o damos por sentado que aunque ahora él no conoce a Cristo y en el camino puede hacerlo o nosotras podemos convertirlo, estamos dando el primer paso equivocado en esta relación.

Damos por hecho  algo que no sabemos si al final pueda llegar a darse, ya que cuando se trata de salvación eterna, sabemos que es una decisión y convicción personal.

Conocí a mi esposo en la universidad. Yo era una chica cristiana y él no. Pero el enamoramiento me cegó e ignoré estas advertencias y consejos bíblicos y también la instrucción de mis padres y personas cercanas, siempre con la suposición de que él tenía toda la intención de involucrarse en la iglesia y que en el camino cambiaría y conocería a Dios porque yo oraba por eso.

A parte de pasar por alto lo que Dios ordenaba, tampoco le pregunté si era Su voluntad, si ese era el chico que tenía para mi vida, sino que le dije “es el que YO quiero”.

El final  de esta historia no fue “Felices para siempre”. Ya que aunque Dios permitió que nos casáramos y hubiera amor, fueron años difíciles compartiendo con alguien que no tenía el mismo sentir en Cristo Jesús, el servicio dentro de la Iglesia por ejemplo, reuniones, amistades, educar a nuestras hijas, su familia, etc.

Él conoció de Dios, pero no fue suficiente para mantenerse firme y quedarse. Y aunque mi vida se ha convertido en una historia de aprendizaje, gracia y misericordia de Dios, hubiera sido diferente si en lugar de suponer que podía cambiarlo hubiera obedecido, evitando un corazón y un hogar roto. Al final Su voluntad siempre se manifiesta y se cumple.

No somos nosotras quienes podemos cambiarlos sino sólo el poder y la gracia de Dios. El Chico que Dios tiene para ti llegará a tu vida en el momento justo cuando esté listo. Recuerda que los tiempos de Dios no son los nuestros.




                                                      ACERCA DEL AUTOR    


                                                               Grethel Elías Ruiz   

Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios.Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio.Comparte en un programa de radio y atiende consejería.Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…