Ir al contenido principal

Un concepto equilibrado de mi



“El corazón humano es lo más engañoso que hay,
y extremadamente perverso.
¿Quién realmente sabe qué tan malo es?”
Jeremías 17:9 (NTV)

¿Cómo me engaño a mi misma?
La respuesta es fácil, pero en ocasiones difícil de asumir.
Es difícil de asumir porque se percibe como un desengaño, una derrota. Sentimos que algo se rompe dentro de nosotras si lo decimos en voz alta. Nos cuesta pronunciar las palabras “estoy equivocada, necesito ayuda”, porque ya sea nuestro  orgullo o el temor a la vergüenza se nos interpone, y no nos deja buscar ayuda, no nos deja cambiar.

Nos podemos engañar de dos formas.
Una es el orgullo, la soberbia o vanidad, ya sea en lo académico, en lo físico o por lo económico. Y otra forma de engañarnos es la falta de amor propio, la lástima que nos autogeneramos también en lo físico, en lo académico o en lo económico cuando pensamos, al mirarnos, que no somos dignas de nada.

Me engaño a mi misma cuando tengo un concepto elevado o muy bajo sobre mí misma. Cuando me creo y me siento mejor que el resto, cuando me siento intocable y pienso que eso que hacen mal los demás NUNCA me va a pasar a mí, o cuando por el contrario dejo que me pasen y no me valoro por lo que soy.

Me engaño a mí misma cuando no considero los consejos que otras personas me dan, cuando siento que nadie tiene la inteligencia o la autoridad moral para venir a decirme qué es lo que debo hacer o cómo.

Este sentimiento que domina nuestras mentes y vidas, que nace en el corazón y engaña a la mente, no nos deja ver con claridad quienes somos y por quién fuimos creadas. Sea que tengas un concepto elevado o menospreciado de quién realmente eres, debes cambiarlo, porque Dios te hizo igual de valiosa que al resto de chicas, y te ama de manera personal y única.

“Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado.”
Romanos 12:3 (NTV)

Este versículo en Romanos nos ayuda a encontrar un equilibrio personal, si tienes un concepto despreciable de ti misma puedes usarlo de igual manera, solo debes cambiarle el “ninguno se crea mejor” por un “ninguno se crea peor”. Dios quiere que seamos realistas al pensar en nuestro valor, y que no dejemos que nosotras mismas nos mintamos creyéndonos conceptos con los que Él no nos ha calificado.

“Dejen de engañarse a sí mismos. Si piensan que son sabios de acuerdo con los criterios de este mundo, necesitan volverse necios para ser verdaderamente sabios.”
1 corintios 3:18 (NTV)

Dios nos anima en Su Palabra a no sentirnos sabias en relación con lo que este mundo piensa, porque este mundo va en contra de los criterios de Dios. Para ser sabias en la manera que a Dios le agrada, este mundo debe considerarnos necias. ¿Cómo logramos  esto? Vaciando nuestras mentes de lo que el mundo llama correcto, y  llenando nuestros pensamientos con ideales y actitudes en sintonía con lo que Dios en Su Palabra llama correcto.

No te dejes engañar por lo que crees de ti, mejor comienza a buscar tu verdadera identidad en Cristo que es muchísimo mejor al concepto que tienes de ti. Deja que Él te dé un corazón y una mente nueva, pide Su ayuda y déjate transformar para Su gloria.





ACERCA DEL AUTOR





Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…