Ir al contenido principal

Vive para que la palabra de Dios sea glorificada



“Y el Señor encamine vuestros corazones hacia el  amor de Dios, y hacia la perseverancia de 
Cristo”.  
2 Tesalonicenses 3:5

¿Cómo pensar un futuro sin Dios? ¡Imposible!

La verdadera conversión a Cristo: ese día que rendiste tu corazón con sinceridad, en arrepentimiento y confesión de pecados, le hiciste Señor de tu vida con convicción de fe, ese día la  historia cambió por completo para ti. Es imposible que pienses del modo en que lo hacías antes que tus ojos fueran abiertos, pues un auténtico encuentro con Jesús de Nazaret cambia por completo la existencia.  

Es lo sublime de las últimas y tan profundas palabras de Esteban “¡Me están matando en vida, pero yo veo los cielos abiertos!” ¡Un futuro glorioso que no se compara con la banalidad terrenal!

Fuimos escogidas para algo mucho más grande que revela la grandeza de la Trinidad Omnipotente, no para vivir como la gran masa de personas, que espera con ansias el fin de semana para disfrutar la vida comiendo papas fritas frente a su pantalla inteligente. ¡La Salvación en Cristo nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva y comprender que la vida es muchísimo más que comida o  buen entretenimiento el fin de semana!

“…No os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia”. 
1 Pedro 1:14

La oración de Pablo es que el Señor encamine los corazones de los tesalonicenses  no queriendo que transitaran  los caminos del  amor egoísta y  del odio pecaminoso, sino que se mantuvieran en la fina línea que los separa. Esta línea es tan delgada que se puede comparar a un débil rayito de luz de invierno titilando suavemente al que te atreves a  mirar de frente,  pero tan potente que  te hace perder la visión por un considerable tiempo.  Así de potente es el profundo e insondable amor de Dios hacia donde Pablo deseaba que sus corazones fueran encaminados.

Pero además, Pablo ruega que el Señor también encamine los corazones de ellos hacia la perseverancia de Cristo.  No sólo los ojos del corazón deben estar fijos en el amor de Dios, los pies del corazón también necesitan un rumbo, y ese rumbo es la trayectoria que nos conduce a asimilar el perfil de Cristo, la paciencia es el camino para llegar al destino. El ejemplo de paciencia de Cristo Jesús nos  ha dejado huellas marcadas en el camino pantanoso para que fijemos nuestros  pies como anclas sobre las marcas de sus pisadas, y aunque  seamos torpes dando trastabillados en nuestro andar,  la marca de Sus huellas en el sendero no nos dejarán extraviar hasta que logremos estabilidad.

Encaminadas en el amor de Dios y la paciencia de Cristo tenemos el prisma de colores completo, la vida cobra un nuevo sentido que nos llama a vivir mucho más alto: ese  anhelo ferviente de que la palabra de Cristo corra y sea glorificada de una o mil maneras para que quienes nos rodean vean lo que nosotras vemos. ¿No te ha pasado? Estar confundida entre tumultos de seres humanos y sentir que no sienten lo que tú sientes.  O estar frente a alguien que habla con euforia, sin parar  sobre algo poco atractivo a tus propios intereses espirituales y frustrarte en tu intento de mostrarle lo que tú ves.

Esteban gritaba lo sublime que veía, pero nadie alrededor lo veía, sin embargo siguió anunciando. Pablo pide que la belleza del evangelio que él mismo experimenta, pueda ser también vivenciada por otros.


Ni Esteban, ni Pablo, ni los tesalonicenses cesaron de anunciar la bienaventurada esperanza de un futuro mejor que tenemos en Cristo. Nosotras tampoco.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …