Ir al contenido principal

Camina en la verdad





Verdad, ¿Qué es la verdad? Una de las definiciones, según el diccionario, es “Conformidad entre lo que una persona manifiesta y lo que ha experimentado, piensa o siente.” Es decir debe coincidir lo que sale de mi boca con mis acciones. Cuando hablamos de caminar en la verdad nos referimos a que debemos de ser íntegras en todo momento, nuestra vida debe de ser una sola sin máscaras. Es muy fácil domingo a domingo “ponernos nuestro traje cristiano” e ir a la iglesia y mostrar lo mejor que tenemos; pero ¿qué pasa cuando estamos en la universidad o el colegio, en nuestro trabajo, en nuestra casa?  Muchas veces mostramos lo peor de nosotras; se nos olvida caminar en la verdad de lo que la Palabra de Dios nos enseña. 

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
Juan 8:31-32

Hay dos retos inmersos en las palabras de Jesús, primero debemos creer en Él y segundo debemos permanecer en Su Palabra, obedecer a Su Palabra como dice en otras versiones. Y querida amiga, tendremos recompensa en esto: seremos sus verdaderas discípulas, y conocer la verdad traerá libertad a nuestra vida. ¡Qué mejor recompensa que ésta! Ser libres del pecado, ser libres de ser manejadas por Satanás, y si seguimos leyendo un poquito más el capítulo, dice que al obedecer la palabra viviremos para siempre con Dios. (v.51)

Caminar en verdad es una acción a ciegas que requiere confianza, persistencia, ir en contra de lo que el mundo quiere que hagamos. Jesús es nuestro mejor modelo: tenemos una amplia descripción de quién es Él en el capítulo 8 de Juan desde el v12, pero me llama  poderosamente la atención: 

“…mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy…” 
Juan 8:14

¿Hoy puedo decir que mi testimonio es verdadero, que sé quién soy, de donde vengo y a dónde  voy? De eso se trata la integridad, no sólo en la iglesia o con mis amigos cristianos, se trata de en todo tiempo, en todo lugar, con cualquier persona. Sabes, en ese momento los fariseos estaban en contra de Jesús por hablar de su Padre, por decir que era Dios, declaraba que estaba mucho antes que Abraham, y sabes que según su religión y su cultura esto era blasfemar contra Dios. Hoy parece que estamos más cómodas en agradar al mundo y blasfemar contra Dios, y por supuesto arrepentirnos y pedir perdón el domingo en la iglesia: pero al día siguiente queremos seguir las modas de nuevo, estar al día con cada aplicación que sale, cada red social nueva, cada filtro, la mejor foto; mil likes, etc… que obedecer la verdad, caminar en ella; Dios nos trae libertad por medio de Jesús y Su Palabra y somos nosotras mismas que nos volvemos a poner las cadenas del pecado, las cadenas para ser manejadas por Satanás… 

“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.”
Juan 17:17

Hoy podemos nuevamente Santificarnos en su verdad, apartarnos de todo lo que nos induce al pecado, hoy podemos ser apartadas para Dios y demostrar en todo momento que la verdad de Su palabra nos ha transformado para ser de testimonio a otras. Hoy podemos convivir en este mundo, socializar con otros y demostrarles que somos chicas cristianas que viven bajo Su voluntad y bajo Su dominio. Hoy podemos derrumbar la mentira de Satanás que somos bichos raros, que somos aburridos, que no podemos lograr una y mil cosas. 

“... porque ninguna mentira procede de la verdad [de Dios]” énfasis agregado
1 Juan 2:21


                                                    ACERCA DEL AUTOR


Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…