Ir al contenido principal

Descuentos en toda la tienda



Se podían leer en la publicidad de una tienda muy prestigiosa las seductoras cifras de 50, 60 y hasta 70% de descuento. No dudé tanto en decidirme llegar hasta la tienda para darle una mirada. Estaba repleta de ropa, dejando apenas unos angostos pasillos para moverse allí adentro. Habían sacado sus mejores prendas para las rebajas. Busqué y rebusqué. Procuré tanto hallar una que pudiera ser "normal", si cabe el término, una que pueda usar de manera casual. No pretendía algo ni muy elegante, ni muy sport, sino algo término medio.

Ahí estaban las largas filas que no avanzaban, de clientes esperando pagar no sólo uno, sino cinco o más artículos. Pero yo, ni en el segundo piso de la tienda encontré ropa adecuada para mí. No pude utilizar el súper descuento (bien para mi economía jaja). 

Salí de ahí preguntándome cuál era el problema. No encontré respuesta en ese momento, sólo que debía llamar a mi modista para contarle qué ropa estaba necesitando y pedirle que empezara a confeccionarla, jaja. 
A estas alturas, estarás pensando que este es un artículo sobre la ropa modesta o sobre la prudencia, pero no. 

Leamos juntas: 

  "Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo.  Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.  Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes.  Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios.  Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparados.  Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo.  Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios."
Efesios 6:11-17 (NTV)

A las mujeres nos encanta sentirnos protegidas, nacimos para estar debajo del brazo de un hombre (papá, hermano o esposo). Pero más que estar bajo el brazo de un hombre, la Persona que más cuida de nosotras nos indica en el capítulo seis de Efesios cómo está compuesta toda la armadura que debemos vestir para estar protegidas. Y realmente la necesitamos para poder mantenernos firmes, cosa que sólo lograremos con el poder del Espíritu Santo, el otro Consolador que el Padre envió luego que Cristo resucitó y ascendió a los cielos. Nos podremos mantener firmes en este mundo usando la espada de doble filo que es la palabra de Dios, en la que por Su bondad y misericordia, nos ha mostrado la verdad.

El mundo te ofrece rebajas de hasta un 70% para que puedas vestirte con trapitos que pretenden ser armaduras, tales como: los títulos humanos que se traducen en jerarquías, posición económica, mucho glamour, o tal vez estés usando armaduras del conocimiento, del orgullo y del ostracismo. 

No deseches la armadura que Dios te ofrece, que aunque conlleve un sacrificio vestirla, te preservará. ¿O acaso prefieres la comodidad de los livianos trapitos que terminan desintegrándose y dejándote expuesta?

Ahora que ya conoces cuáles son todas las piezas de la armadura que debes usar para poder mantenerte firme ante los ataques de los enemigos de la vida eterna, te animo a que examines qué es lo que estás vistiendo.



Acerca del autor


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…