Ir al contenido principal

Descuentos en toda la tienda



Se podían leer en la publicidad de una tienda muy prestigiosa las seductoras cifras de 50, 60 y hasta 70% de descuento. No dudé tanto en decidirme llegar hasta la tienda para darle una mirada. Estaba repleta de ropa, dejando apenas unos angostos pasillos para moverse allí adentro. Habían sacado sus mejores prendas para las rebajas. Busqué y rebusqué. Procuré tanto hallar una que pudiera ser "normal", si cabe el término, una que pueda usar de manera casual. No pretendía algo ni muy elegante, ni muy sport, sino algo término medio.

Ahí estaban las largas filas que no avanzaban, de clientes esperando pagar no sólo uno, sino cinco o más artículos. Pero yo, ni en el segundo piso de la tienda encontré ropa adecuada para mí. No pude utilizar el súper descuento (bien para mi economía jaja). 

Salí de ahí preguntándome cuál era el problema. No encontré respuesta en ese momento, sólo que debía llamar a mi modista para contarle qué ropa estaba necesitando y pedirle que empezara a confeccionarla, jaja. 
A estas alturas, estarás pensando que este es un artículo sobre la ropa modesta o sobre la prudencia, pero no. 

Leamos juntas: 

  "Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo.  Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.  Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes.  Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios.  Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparados.  Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo.  Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios."
Efesios 6:11-17 (NTV)

A las mujeres nos encanta sentirnos protegidas, nacimos para estar debajo del brazo de un hombre (papá, hermano o esposo). Pero más que estar bajo el brazo de un hombre, la Persona que más cuida de nosotras nos indica en el capítulo seis de Efesios cómo está compuesta toda la armadura que debemos vestir para estar protegidas. Y realmente la necesitamos para poder mantenernos firmes, cosa que sólo lograremos con el poder del Espíritu Santo, el otro Consolador que el Padre envió luego que Cristo resucitó y ascendió a los cielos. Nos podremos mantener firmes en este mundo usando la espada de doble filo que es la palabra de Dios, en la que por Su bondad y misericordia, nos ha mostrado la verdad.

El mundo te ofrece rebajas de hasta un 70% para que puedas vestirte con trapitos que pretenden ser armaduras, tales como: los títulos humanos que se traducen en jerarquías, posición económica, mucho glamour, o tal vez estés usando armaduras del conocimiento, del orgullo y del ostracismo. 

No deseches la armadura que Dios te ofrece, que aunque conlleve un sacrificio vestirla, te preservará. ¿O acaso prefieres la comodidad de los livianos trapitos que terminan desintegrándose y dejándote expuesta?

Ahora que ya conoces cuáles son todas las piezas de la armadura que debes usar para poder mantenerte firme ante los ataques de los enemigos de la vida eterna, te animo a que examines qué es lo que estás vistiendo.



Acerca del autor


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…