Ir al contenido principal

Dios no se acuerda nunca más de tus pecados


Dios no te perdona… es lo que el mundo, Satanás y muchas veces nuestra propia mente nos hace creer. No podemos pensar que ese pecado horrible que cometimos pueda llegar a ser perdonado por Dios, y es porque quizás nosotras no perdonaríamos esa falta -como tampoco las infidelidades, las ofensas y traiciones- en otros. Nuestra lista de lo que no somos capaces de perdonar puede ser muy grande, entonces pensamos que Dios actúa igual. Pero Dios, que es misericordioso y clemente, nos ofrece perdón y restauración.

Tenemos nuestra mente condicionada a lo que este mundo cree aceptable, perdonable, y estos pensamientos los aplicamos a Dios quien creemos que da amor y provisión a cambio de algo que nosotras podamos ofrecer. Hemos creado un dios a nuestra medida, ajustado a nuestra mentalidad caída. Y la verdad es que Dios sobrepasa nuestro entendimiento, nuestro conocimiento y nuestros límites humanos, Él es más grande, más amoroso, completa y verdaderamente perdonador y más compasivo de lo que imaginamos.

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”
Isaías 1:18

Recuerdo un tiempo en mi vida en el que sentía que Dios no podía perdonarme, pensaba que Él nunca mas volvería a usarme en el ministerio y, ahora que miro en retrospectiva, veo que era porque las influencias que ya te mencioné antes no me dejaban creerlo. Confesaba una y otra vez mi pecado y no sentía el perdón de Dios. Cada día lloraba y me seguía sintiendo sucia, oraba y sentía, nuevamente, que Dios no me perdonaba.

Sabes, lo que en verdad pasaba era que yo no podía perdonarme. Lo que yo hacía era llegar al trono de la gracia en oración, dejaba ahí mi confesión y cuando era hora de irme tomaba la culpa y me la volvía a llevar conmigo. Me culpaba porque mi mamá no me perdonaba, porque había muchos que no me hablaban a causa de mi falta, y eso me hacía pensar que Dios tenía la misma actitud que ellos.

¡Estaba tan equivocada! Mi Padre Celestial me mostró que Él no era como los demás y que ya me había perdonado desde el momento en que llegué a Él con un corazón humillado, con una actitud sincera de arrepentimiento. Él lavó mi vida, me limpió por completo y nunca más volvió a recordarme mis faltas.

 “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
Isaías 43:25

¡Dios nos perdona de una manera tan única y especial, Él borra nuestras rebeliones! Hay un versículo que me encanta, que dice que avienta al fondo del mar todos nuestros pecados (Miqueas 7:19).  ¿Quién ha podido llegar al fondo del mar? Esto nos habla de que nuestro Padre, que es rico en misericordia y la renueva en nuestra vida día tras día, olvida las fallas y nunca más se acuerda de ellas ¡Ah! ¡Esto sí que es amor!

No sientas miedo de presentarte ante nuestro Dios para confesar. Él te está esperando con los brazos abiertos para renovar en ti Su misericordia, limpiarte, perdonarte y como en un cuaderno nuevo, comenzar a escribir en una hoja en blanco, limpia y sin manchas. No sigas creyendo la mentira Dios no te perdona, deja de perder tiempo valioso y ponte a cuentas con tu Padre, pues la verdad que triunfa es:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”
1 Juan 1:19



ACERCA DEL AUTOR






Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …