Ir al contenido principal

Dios no se acuerda nunca más de tus pecados


Dios no te perdona… es lo que el mundo, Satanás y muchas veces nuestra propia mente nos hace creer. No podemos pensar que ese pecado horrible que cometimos pueda llegar a ser perdonado por Dios, y es porque quizás nosotras no perdonaríamos esa falta -como tampoco las infidelidades, las ofensas y traiciones- en otros. Nuestra lista de lo que no somos capaces de perdonar puede ser muy grande, entonces pensamos que Dios actúa igual. Pero Dios, que es misericordioso y clemente, nos ofrece perdón y restauración.

Tenemos nuestra mente condicionada a lo que este mundo cree aceptable, perdonable, y estos pensamientos los aplicamos a Dios quien creemos que da amor y provisión a cambio de algo que nosotras podamos ofrecer. Hemos creado un dios a nuestra medida, ajustado a nuestra mentalidad caída. Y la verdad es que Dios sobrepasa nuestro entendimiento, nuestro conocimiento y nuestros límites humanos, Él es más grande, más amoroso, completa y verdaderamente perdonador y más compasivo de lo que imaginamos.

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”
Isaías 1:18

Recuerdo un tiempo en mi vida en el que sentía que Dios no podía perdonarme, pensaba que Él nunca mas volvería a usarme en el ministerio y, ahora que miro en retrospectiva, veo que era porque las influencias que ya te mencioné antes no me dejaban creerlo. Confesaba una y otra vez mi pecado y no sentía el perdón de Dios. Cada día lloraba y me seguía sintiendo sucia, oraba y sentía, nuevamente, que Dios no me perdonaba.

Sabes, lo que en verdad pasaba era que yo no podía perdonarme. Lo que yo hacía era llegar al trono de la gracia en oración, dejaba ahí mi confesión y cuando era hora de irme tomaba la culpa y me la volvía a llevar conmigo. Me culpaba porque mi mamá no me perdonaba, porque había muchos que no me hablaban a causa de mi falta, y eso me hacía pensar que Dios tenía la misma actitud que ellos.

¡Estaba tan equivocada! Mi Padre Celestial me mostró que Él no era como los demás y que ya me había perdonado desde el momento en que llegué a Él con un corazón humillado, con una actitud sincera de arrepentimiento. Él lavó mi vida, me limpió por completo y nunca más volvió a recordarme mis faltas.

 “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
Isaías 43:25

¡Dios nos perdona de una manera tan única y especial, Él borra nuestras rebeliones! Hay un versículo que me encanta, que dice que avienta al fondo del mar todos nuestros pecados (Miqueas 7:19).  ¿Quién ha podido llegar al fondo del mar? Esto nos habla de que nuestro Padre, que es rico en misericordia y la renueva en nuestra vida día tras día, olvida las fallas y nunca más se acuerda de ellas ¡Ah! ¡Esto sí que es amor!

No sientas miedo de presentarte ante nuestro Dios para confesar. Él te está esperando con los brazos abiertos para renovar en ti Su misericordia, limpiarte, perdonarte y como en un cuaderno nuevo, comenzar a escribir en una hoja en blanco, limpia y sin manchas. No sigas creyendo la mentira Dios no te perdona, deja de perder tiempo valioso y ponte a cuentas con tu Padre, pues la verdad que triunfa es:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”
1 Juan 1:19



ACERCA DEL AUTOR






Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …