Ir al contenido principal

Dios no se acuerda nunca más de tus pecados


Dios no te perdona… es lo que el mundo, Satanás y muchas veces nuestra propia mente nos hace creer. No podemos pensar que ese pecado horrible que cometimos pueda llegar a ser perdonado por Dios, y es porque quizás nosotras no perdonaríamos esa falta -como tampoco las infidelidades, las ofensas y traiciones- en otros. Nuestra lista de lo que no somos capaces de perdonar puede ser muy grande, entonces pensamos que Dios actúa igual. Pero Dios, que es misericordioso y clemente, nos ofrece perdón y restauración.

Tenemos nuestra mente condicionada a lo que este mundo cree aceptable, perdonable, y estos pensamientos los aplicamos a Dios quien creemos que da amor y provisión a cambio de algo que nosotras podamos ofrecer. Hemos creado un dios a nuestra medida, ajustado a nuestra mentalidad caída. Y la verdad es que Dios sobrepasa nuestro entendimiento, nuestro conocimiento y nuestros límites humanos, Él es más grande, más amoroso, completa y verdaderamente perdonador y más compasivo de lo que imaginamos.

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”
Isaías 1:18

Recuerdo un tiempo en mi vida en el que sentía que Dios no podía perdonarme, pensaba que Él nunca mas volvería a usarme en el ministerio y, ahora que miro en retrospectiva, veo que era porque las influencias que ya te mencioné antes no me dejaban creerlo. Confesaba una y otra vez mi pecado y no sentía el perdón de Dios. Cada día lloraba y me seguía sintiendo sucia, oraba y sentía, nuevamente, que Dios no me perdonaba.

Sabes, lo que en verdad pasaba era que yo no podía perdonarme. Lo que yo hacía era llegar al trono de la gracia en oración, dejaba ahí mi confesión y cuando era hora de irme tomaba la culpa y me la volvía a llevar conmigo. Me culpaba porque mi mamá no me perdonaba, porque había muchos que no me hablaban a causa de mi falta, y eso me hacía pensar que Dios tenía la misma actitud que ellos.

¡Estaba tan equivocada! Mi Padre Celestial me mostró que Él no era como los demás y que ya me había perdonado desde el momento en que llegué a Él con un corazón humillado, con una actitud sincera de arrepentimiento. Él lavó mi vida, me limpió por completo y nunca más volvió a recordarme mis faltas.

 “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
Isaías 43:25

¡Dios nos perdona de una manera tan única y especial, Él borra nuestras rebeliones! Hay un versículo que me encanta, que dice que avienta al fondo del mar todos nuestros pecados (Miqueas 7:19).  ¿Quién ha podido llegar al fondo del mar? Esto nos habla de que nuestro Padre, que es rico en misericordia y la renueva en nuestra vida día tras día, olvida las fallas y nunca más se acuerda de ellas ¡Ah! ¡Esto sí que es amor!

No sientas miedo de presentarte ante nuestro Dios para confesar. Él te está esperando con los brazos abiertos para renovar en ti Su misericordia, limpiarte, perdonarte y como en un cuaderno nuevo, comenzar a escribir en una hoja en blanco, limpia y sin manchas. No sigas creyendo la mentira Dios no te perdona, deja de perder tiempo valioso y ponte a cuentas con tu Padre, pues la verdad que triunfa es:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”
1 Juan 1:19



ACERCA DEL AUTOR






Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…