Ir al contenido principal

El desastre de vivir a nuestro antojo



Si, pues, coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 
1 Corintios 10:31

 “Es mi vida y hago lo que yo quiero” ¿Dijiste alguna vez esta frase? Probablemente, en más de una ocasión. 
Esta es una de las mentiras más fáciles de creer y en la que nos enlazamos con frecuencia, pensamos que porque somos capaces de tomar ciertas decisiones nuestra vida es cosa nuestra y de nadie más.


“Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice”. 
Isaías 43:7

Y bien, aquí tenemos la verdad absoluta: fuimos creadas por Dios y para Dios. La vida que exigimos como propiedad nuestra en realidad no nos pertenece, los días que llevamos sobre esta tierra son un préstamo del aliento de vida del Señor. Su mano nos formó con detalles particulares, características de personalidad y talentos únicos, por eso no hay un ser humano igual a otro sobre el planeta, cada una de nosotras nacimos con un propósito único: Adorar a Dios con nuestra esencia.

Sólo tú puedes adorar a Dios en Espíritu y verdad como Él espera de ti, nadie más puede reemplazar tu existencia, así como tampoco nadie puede reemplazar tu adoración. Ya que somos salvas por Gracia, no hay nada que podamos hacer para llevarnos el crédito de la salvación. Sin embargo, la biblia nos enseña que  fuimos hechas nuevas criaturas, que ya no viven para satisfacer los deseos de la carne sino para vivir conforme al Espíritu. Pues entonces, tenemos muchísimo por hacer. 

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos. 

San Mateo 5:16

Muchos que siguen creyendo la mentira de Satanás pueden decirte que no hacer lo que quieres es privarte de libertad y ser anticuada y aburrida ¡Qué equivocación tan grande! ¡La vida en Cristo es una vida emocionante! Justamente porque ya no hacemos lo que se nos da la gana y vivimos para dar gloria a Dios es que el panorama de la vida se amplía enormemente, es como si literalmente fueras caminando por el mundo con unos lentes de realidad virtual, aunque dentro del planeta, pero contemplando otra realidad. ¡Wow, qué experiencia!

Puedes hacer muchas cosas comunes y corrientes, pero cuando te pones esos lentes ¡Boom! La realidad cambia y lo común se vuelve extraordinario. Así es que, cuando abandonas la mentira de vivir sólo para ti, las cosas cotidianas se convierten en grandes experiencias. 
¡Gracias a Dios que mi vida no me pertenece, si fuera mía…sería un desastre! (Justo lo que ocurre siempre que decido por mis caprichos.)

Una chica redimida puede experimentar la plenitud de estar en el lugar correcto haciendo lo que debe cuando rinde a Cristo el control de su vida. 

Mientras escribo esta nota, tengo el privilegio de estar en la carretera  anticipándome al amanecer, voy de camino a la iglesia y me toma 3 horas en llegar hasta allí. ¿Por qué tanto esfuerzo un domingo cuando debería estar descansando?  Es que allí, en mi rinconcito de Gracia, me esperan unas grandes sonrisas y deditos inquietos de niños chiquitos. Hoy contaremos historias de grandes misioneros que dejaron todo lo que tenían para compartir una gran noticia, pero especialmente la historia de uno que dejó su trono magnífico para incomodarse entre los hombres y ser Él mismo la gran noticia. ¡No puedo imaginar un domingo sin esas manitos!   

Chicas: la realidad es que lo que nosotras deseamos para nosotras mismas es nada atrayente en comparación con lo que Dios nos tiene preparado.





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.






Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…