Ir al contenido principal

El desastre de vivir a nuestro antojo



Si, pues, coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 
1 Corintios 10:31

 “Es mi vida y hago lo que yo quiero” ¿Dijiste alguna vez esta frase? Probablemente, en más de una ocasión. 
Esta es una de las mentiras más fáciles de creer y en la que nos enlazamos con frecuencia, pensamos que porque somos capaces de tomar ciertas decisiones nuestra vida es cosa nuestra y de nadie más.


“Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice”. 
Isaías 43:7

Y bien, aquí tenemos la verdad absoluta: fuimos creadas por Dios y para Dios. La vida que exigimos como propiedad nuestra en realidad no nos pertenece, los días que llevamos sobre esta tierra son un préstamo del aliento de vida del Señor. Su mano nos formó con detalles particulares, características de personalidad y talentos únicos, por eso no hay un ser humano igual a otro sobre el planeta, cada una de nosotras nacimos con un propósito único: Adorar a Dios con nuestra esencia.

Sólo tú puedes adorar a Dios en Espíritu y verdad como Él espera de ti, nadie más puede reemplazar tu existencia, así como tampoco nadie puede reemplazar tu adoración. Ya que somos salvas por Gracia, no hay nada que podamos hacer para llevarnos el crédito de la salvación. Sin embargo, la biblia nos enseña que  fuimos hechas nuevas criaturas, que ya no viven para satisfacer los deseos de la carne sino para vivir conforme al Espíritu. Pues entonces, tenemos muchísimo por hacer. 

Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos. 

San Mateo 5:16

Muchos que siguen creyendo la mentira de Satanás pueden decirte que no hacer lo que quieres es privarte de libertad y ser anticuada y aburrida ¡Qué equivocación tan grande! ¡La vida en Cristo es una vida emocionante! Justamente porque ya no hacemos lo que se nos da la gana y vivimos para dar gloria a Dios es que el panorama de la vida se amplía enormemente, es como si literalmente fueras caminando por el mundo con unos lentes de realidad virtual, aunque dentro del planeta, pero contemplando otra realidad. ¡Wow, qué experiencia!

Puedes hacer muchas cosas comunes y corrientes, pero cuando te pones esos lentes ¡Boom! La realidad cambia y lo común se vuelve extraordinario. Así es que, cuando abandonas la mentira de vivir sólo para ti, las cosas cotidianas se convierten en grandes experiencias. 
¡Gracias a Dios que mi vida no me pertenece, si fuera mía…sería un desastre! (Justo lo que ocurre siempre que decido por mis caprichos.)

Una chica redimida puede experimentar la plenitud de estar en el lugar correcto haciendo lo que debe cuando rinde a Cristo el control de su vida. 

Mientras escribo esta nota, tengo el privilegio de estar en la carretera  anticipándome al amanecer, voy de camino a la iglesia y me toma 3 horas en llegar hasta allí. ¿Por qué tanto esfuerzo un domingo cuando debería estar descansando?  Es que allí, en mi rinconcito de Gracia, me esperan unas grandes sonrisas y deditos inquietos de niños chiquitos. Hoy contaremos historias de grandes misioneros que dejaron todo lo que tenían para compartir una gran noticia, pero especialmente la historia de uno que dejó su trono magnífico para incomodarse entre los hombres y ser Él mismo la gran noticia. ¡No puedo imaginar un domingo sin esas manitos!   

Chicas: la realidad es que lo que nosotras deseamos para nosotras mismas es nada atrayente en comparación con lo que Dios nos tiene preparado.





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.






Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…