Ir al contenido principal

"Feliz todo el tiempo" ¿Es posible?



No pude asistir al velorio de mi abuelita, pero luego de unos días después que nos reencontramos con mi padre, nos contó todo en detalle. Aquel día todos los asistentes se vistieron de blanco, y llevaban flores de muchos colores en sus manos, cantaron y alabaron a Dios, después del entierro se reunieron en la casa de mi abuelo para compartir los alimentos, y allí luego de las lágrimas de dolor y expresiones de gratitud por la vida de mi piadosa abuela el llanto se convirtió en gozo, los primos tocaron sus instrumentos, las tías cantaron, los tíos contaron las anécdotas familiares. ¿Puede un acto fúnebre terminar en fiesta? ¡En una familia cristiana sí!   

“¡Dichoso el pueblo que recibe todo esto! ¡Dichoso el pueblo cuyo Dios es el Señor!” Salmos 144:15

Para las personas que hemos experimentado la regeneración, el nuevo nacimiento en Cristo y ¡Oh! El gozo de tener al Espíritu Santo morando en el interior, cualquier reunión con el cuerpo de Cristo es motivo de festejo y Koinonía.

En ocasiones me he enfrentado con no creyentes que desaprueban mi estilo de vida: ¡Todo el tiempo en la iglesia! ¡Tu vida es aburrida! ¡Deberías tener tiempo para ti misma! ¿También te han dicho expresiones así?

 “Muchos son los que me dicen: ¿Quién puede mostrarnos algún bien? ¡Haz Señor que sobre nosotros brille la luz de tu rostro! Tú has hecho que mi corazón rebose de alegría, alegría mayor que la que tienen los que disfrutan de trigo y vino en abundancia”. Salmos 4:6-7

El mundo engañado por el diablo tratará de convencerte que la vida cristiana es una pérdida de tiempo,  una restricción a la libertad y un estricto cuidado por no exceder el límite. Pero verás, en  cada oportunidad que tenemos de reunirnos con la familia de fe encontramos situaciones realmente provechosas para invertir nuestro tiempo:

Personas solitarias que necesitan ser escuchadas.

Oportunidades de servicios ocultos para hacer ¡Todo el tiempo!

Oportunidades para sonreír, expresar cumplidos y dar abrazos,etc.

¡Tú sigue con la lista!

El hecho de no tener bebidas alcohólicas en nuestras reuniones, ni ruido estridente y gente alborotada no significa que no sepamos divertirnos. Al desenmascarar las mentiras de Satanás te puedes dar cuenta que la felicidad que ofrece es rutinaria e insípida y muchas veces termina en tragedias, los excesos y el alboroto sólo conducen al desentreno de la carne y acarrea tristes consecuencias, esto es de lo que Satanás prefiere no hablar. La felicidad que pinta es de una noche en un fin de semana y que no se repite hasta el fin de semana siguiente, mientras la resaca se vive durante toda la tediosa jornada laboral.

“Has amado la justicia y odiado la maldad; por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con aceite de alegría, exaltándote por encima de tus compañeros”. Hebreos 1:9

No me gustaría esperar el fin de semana para “Sentirme feliz” porque yo quiero “Ser feliz” todo el tiempo, y en Cristo tenemos la libertad de experimentar la felicidad que permanece en la medida que experimentamos Su presencia.

En la Escuela Dominical cantábamos algo así:

"Domingo siento gozo, lunes continuará,
 el martes siento paz que nada me quitará,
 el miércoles y el jueves camino con Jesús,
 el viernes veo su Gloria y el sábado su luz".  

Amiga si estás pensado que la vida en Cristo es monótona, es porque sencillamente estás viviendo esclavizada a una religión y cegada todavía a la verdad. La felicidad que permanece se encuentra en haber hallado al Salvador.

“Pero que los justos se alegren y se regocijen; que estén felices y alegres delante de Dios”.
Salmos 68:3

¿Buscas motivos para ser feliz en Cristo? ¡Tan solo con leer Su palabra ya tienes de sobra!





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.





💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie la verdad que triunfa
chequea el plan de lectura de esta semana.



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…