Ir al contenido principal

No eres apta



A medida que avanzamos en el estudio 'La verdad que triunfa', vamos dejando de creer mentiras que nos ataban. Hoy quisiera que juntas descubramos una mentira más, y no sólo eso, sino que encontremos refugio en uno de los atributos de Dios, ¿quieres saber cuál?

En el capitulo 4 de Éxodo podemos leer  que Moisés estaba siendo entrenado por Dios para una misión específica, ésta incluía demostraciones de poderes sobrenaturales, incluyendo a la vara convertible (jaja).  Y estaba Dios enseñando a Moisés todo los poderes que podría desplegar y mostrar delante del pueblo hasta que...

 Pero Moisés rogó al Señor:
—Oh Señor, no tengo facilidad de palabra; nunca la tuve, ni siquiera ahora que tú me has hablado. Se me traba la lengua y se me enredan las palabras.
Éxodo 4:10 (NTV)

Leo este versículo, y no puedo evitar pensar en nuestra situación, viendo que allí estamos tú y yo presentando las excusas a Dios: 

No, no puedo.
No, no lo sé.
No soy apta
Nunca podré hacerlo.
Siempre he sido así.
Nunca pude hacerlo.

Luego de tan maravillosa escena donde Dios había mostrado Su poder con obras sobrenaturales, ¿que pasó? ¿Acaso Moisés no creía? No, las señales habían ayudado a Moisés a creer, pero todavía tenía dudas de su propia capacidad para llevar a cabo la misión.

Algunos interpretan este versículo diciendo que Moisés probablemente era tartamudo, o tenía algún otro impedimento de habla. De cualquier forma que esto pueda ser interpretado, al final Dios no ve nada de esto como un impedimento, veamos porqué:

Jehová le dice:
Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. 
Éxodo 4:12

¿NO SOY YO JEHOVÁ? Subrayo esta frase porque quiero que sepas que cuando Dios nos encarga una misión, Él provee todo lo necesario para hacerlo. El Señor no se limita a nuestras habilidades humanas para cumplir sus propósitos, porque lo que nos falta, Él tiene de sobra. Él es soberano.
Pero hay una verdad, no somos capaces, no somos aptas, estamos llenas de debilidades y fragilidades.

En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos. 28 Dios escogió lo despreciado por el mundo—lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante.
1ª Corintios 1:27-29

Pero… también debemos tener en claro otro tema muy importante:

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.
Efesios 2:10 NTV

Y esa es nuestra realidad, éramos incapaces de hacer el bien, de agradar a Dios, pero por medio de Cristo y por Su vida de obediencia y Sus obras de santidad podemos hoy nosotras agradar al Padre.
Porque Su soberanía no está limitada a nuestras capacidades.

Cada vez que delante de Dios seas elegida para llevar acabo un plan, una misión y un propósito, piensa en tu imperfección pero gózate en Aquél quien es perfecto, Aquél quien fortalece Su poder en nuestra debilidad, Aquél quien vivió una vida perfecta con buenas obras, para que nosotras vivamos la misma vida.

Si hoy somos capaces de cumplir la voluntad de Dios es porque Cristo cumplió la voluntad del Padre.



ACERCA DEL AUTOR  


Antonella Azuaga
Tiene 22 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…