Ir al contenido principal

¿Qué es el éxito?



Para este mundo, el éxito es algo visible materialmente hablando, es tener un automóvil del año o de lujo, es una maestría o doctorado y una carrera brillante, tener ropa exclusiva de marcas reconocidas o tener lo último en tecnología. 

Éxito es hoy una palabra grande y vacía; vacía porque para escalar a la cima requiere estar solo, precisa sobrepasar a quien estorbe tu camino para conseguir tu objetivo, puede ser un puesto de trabajo, un puesto donde muchos anhelan estar o gastar mucho dinero, tener objetos de valor. No es malo estudiar, destacar en lo que haces y tener dinero, ¡NO! lo peligroso está en la forma en la que queremos lograrlo y la importancia que le damos por el lugar que ocupa en nuestras vidas.

A la luz de la Palabra de Dios es diferente. Tener éxito se refleja en forma visible también, pero visible en tu personalidad, en quienes te rodean, en tu rostro y sobre todo en tus acciones. Es lo que proyectas a los demás.

Quiero que nos detengamos a estudiar qué es tener éxito según nuestro Dios, para entonces poder ver si estamos llevando vidas exitosas o necesitamos comenzar a trabajar en ser jóvenes cristianas de éxito.

“Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas. Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.”
Josué 1:7-8 (NTV)

En estos versículos podemos encontrar la clave del éxito que deberíamos anhelar alcanzar y es OBEDECER, NO APARTARSE y ESTUDIAR la Palabra de Dios. 

Obedecer a lo que Dios nos pide en la Biblia es clave para tener éxito en cualquier ámbito de nuestra vida. La Biblia lo dice muchas veces y hay muchos ejemplos de quienes siguieron las instrucciones y mandatos del Señor y fueron hombres y mujeres exitosos.

Al estudiar día tras día la Palabra de Dios vamos entendiendo más y más lo que Él quiere de nosotras. El tener todos los días un tiempo con Dios nos evita apartarnos de Sus caminos. Pero ¿Qué es lo que nos pide Dios para ser exitosas?

  • Que seamos señoritas que no andemos con malas personas, con burlones (Salmos 1:1-3)
  • Que seamos leales y bondadosas con los demás (Proverbios 3:1-4)
  • Que todo lo que hagamos lo pongamos en las manos de Dios (Proverbios 16:3)
  • Que seamos justas en nuestro trato con los demás, pero que también busquemos la justicia (Proverbios 21:21)
  • Que permanezcamos en el Señor (Juan 15:5)

El éxito bíblico es reflejar a Cristo con nuestras acciones diarias hacia los demás, aunque esto implique muchas veces que otros piensen que estamos por muy debajo de la media de este mudo. 

Es despojarnos de nosotras mismas y dejar obrar a Dios, es permanecer en Él como los pámpanos en la vid y dejar que sea Dios quien nos llene de frutos.

Es ser muy fuertes y valientes porque vamos en contra de lo que este mundo piensa que es tener un resultado feliz. Si, porque eso significa éxito -tener un resultado feliz en una acción que emprendes-. Y ¿qué mayor felicidad que hacer la voluntad de Dios? Ésta es una satisfacción que se prolonga en el tiempo, que nos llena de amor y paz, que nos hace estar bien con nostras mismas y, a la vez, con quienes nos rodean. 

Que nuestros objetivos sean honrar a Dios con cualquier proyecto de vida que queramos emprender y nunca olvidar cuál es el éxito que realmente importa.



  ACERCA DEL AUTOR






Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…