Ir al contenido principal

Refugiadas en Su costado herido somos libres de condenación


“No temas, porque no serás avergonzada. No te turbes porque no serás humillada. Olvidarás la vergüenza de tu juventud, y no recordarás más el oprobio de tu viudez”.   Isaías 54:4-5

¿Qué es la vergüenza? ¿La has experimentado? ¡Yo muchas veces! Es ese sentimiento de incomodidad, indignación, repulsión y hasta asco que nos sobrecoge cuando hacemos el ridículo, cometemos una falta o en palabras más comunes metemos la pata ¡Uy no, qué vergüenza!

¿Y la culpa? ¿Has sido presa de ella? Ese otro sentimiento que recae sobre nuestra conciencia y retumba cual martillo en la corte de un juez. Una tonelada nos aplasta, impidiéndonos levantar la vista. Nos avergonzamos de nosotras mismas y nuestra apariencia nos produce asco.

La culpa y la vergüenza las descubrimos cuando  por nuestra pecaminosidad nos hallamos en falta, pero muchas veces caemos en la trampa de creer que Dios es el autor de esos sentimientos. Pues bien querida amiga, Dios no nos restriega los pecados cometidos, quien hace esto es Satanás. Éste, con su astucia presenta el pecado como un pastel repleto de crema deliciosa, pero es un juego traicionero y fraudulento, ya que te invita a disfrutar del placer, se toma el tiempo necesario para juguetear con nuestras emociones y una vez que el corazón es seducido hasta caer en la trampa de morder, Satanás se mofa de nuestra cara untada. Y no conforme con ello, se asegura de que sus voces perturben nuestra mente a tal punto de que creamos que es Dios quien nos acusa. 

¿Sabes cómo lo hace? Con mentiras nocivas y destructoras como: Dios nunca te perdonará; eres una basura; tocaste fondo y ya nadie te sacará de allí; mírate, das asco; etc.   

 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es este un tizón arrebatado del incendio?       
 Zacarías 3: 1-2

Amiga ese es Satanás y ese su juego fraudulento, ¡Descúbrelo! Dios no nos acusa por todos los cientos de errores que comentemos a diario y aunque tiene toda la libertad de hacerlo porque no somos dignas de estar delante de Su Santidad, Él no lo hace porque Dios que es superior no se rebaja al nivel de Satanás, sino que para demostrarnos su infinito amor ha hecho algo mucho mejor que acusarnos sin piedad; Él Envió a Cristo para que tomara nuestra culpa y vergüenza y la llevara Él mismo sobre sus hombros. Si alguien debería recibir castigo somos nosotras, pero Dios cargó sobre Jesús nuestros pecados, y Él pagó por ellos, porque nos ama. 

Ahora debemos saber que, si bien Dios no nos acusa, sí nos hace responsables de nuestro pecado, es decir: por su Espíritu Santo nos convencemos del pecado que hay en nosotras, señala lo que está mal pero en vez de acusarnos, provee un redentor pues por su Espíritu Santo somos guiadas en arrepentimiento hacia a la verdad de Cristo nuestro salvador.

Romanos 8:1  nos dice: “Por lo tanto ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.” NVI

Si hay pensamientos en tu interior que te acusan de vergüenza y culpa llévalos ante la Cruz y crucifícalos allí porque en Cristo ya no hay condenación. Siempre que mores bajo su costado y te refugies en su sangre será quitada la culpa por tu pecado. 

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”.
 Isaías 43:25





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…