Ir al contenido principal

Refugiadas en Su costado herido somos libres de condenación


“No temas, porque no serás avergonzada. No te turbes porque no serás humillada. Olvidarás la vergüenza de tu juventud, y no recordarás más el oprobio de tu viudez”.   Isaías 54:4-5

¿Qué es la vergüenza? ¿La has experimentado? ¡Yo muchas veces! Es ese sentimiento de incomodidad, indignación, repulsión y hasta asco que nos sobrecoge cuando hacemos el ridículo, cometemos una falta o en palabras más comunes metemos la pata ¡Uy no, qué vergüenza!

¿Y la culpa? ¿Has sido presa de ella? Ese otro sentimiento que recae sobre nuestra conciencia y retumba cual martillo en la corte de un juez. Una tonelada nos aplasta, impidiéndonos levantar la vista. Nos avergonzamos de nosotras mismas y nuestra apariencia nos produce asco.

La culpa y la vergüenza las descubrimos cuando  por nuestra pecaminosidad nos hallamos en falta, pero muchas veces caemos en la trampa de creer que Dios es el autor de esos sentimientos. Pues bien querida amiga, Dios no nos restriega los pecados cometidos, quien hace esto es Satanás. Éste, con su astucia presenta el pecado como un pastel repleto de crema deliciosa, pero es un juego traicionero y fraudulento, ya que te invita a disfrutar del placer, se toma el tiempo necesario para juguetear con nuestras emociones y una vez que el corazón es seducido hasta caer en la trampa de morder, Satanás se mofa de nuestra cara untada. Y no conforme con ello, se asegura de que sus voces perturben nuestra mente a tal punto de que creamos que es Dios quien nos acusa. 

¿Sabes cómo lo hace? Con mentiras nocivas y destructoras como: Dios nunca te perdonará; eres una basura; tocaste fondo y ya nadie te sacará de allí; mírate, das asco; etc.   

 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es este un tizón arrebatado del incendio?       
 Zacarías 3: 1-2

Amiga ese es Satanás y ese su juego fraudulento, ¡Descúbrelo! Dios no nos acusa por todos los cientos de errores que comentemos a diario y aunque tiene toda la libertad de hacerlo porque no somos dignas de estar delante de Su Santidad, Él no lo hace porque Dios que es superior no se rebaja al nivel de Satanás, sino que para demostrarnos su infinito amor ha hecho algo mucho mejor que acusarnos sin piedad; Él Envió a Cristo para que tomara nuestra culpa y vergüenza y la llevara Él mismo sobre sus hombros. Si alguien debería recibir castigo somos nosotras, pero Dios cargó sobre Jesús nuestros pecados, y Él pagó por ellos, porque nos ama. 

Ahora debemos saber que, si bien Dios no nos acusa, sí nos hace responsables de nuestro pecado, es decir: por su Espíritu Santo nos convencemos del pecado que hay en nosotras, señala lo que está mal pero en vez de acusarnos, provee un redentor pues por su Espíritu Santo somos guiadas en arrepentimiento hacia a la verdad de Cristo nuestro salvador.

Romanos 8:1  nos dice: “Por lo tanto ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.” NVI

Si hay pensamientos en tu interior que te acusan de vergüenza y culpa llévalos ante la Cruz y crucifícalos allí porque en Cristo ya no hay condenación. Siempre que mores bajo su costado y te refugies en su sangre será quitada la culpa por tu pecado. 

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”.
 Isaías 43:25





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…