Ir al contenido principal

Clama por un nuevo nacimiento





Todos hemos luchado por nacer, el alumbramiento es un misterio divino ¿Cómo sabe el bebé que ha terminado su tiempo en el vientre? Allí la criatura comienza una lucha por la vida y la muerte. Algo así estaba experimentando Jonás en aquel apretujado vientre baboso y con poco oxígeno con olor a pescado. Estaba librando una lucha no física por salir del vientre del pez, sino una lucha de tipo espiritual, entre la muerte de su voluntad para dar paso a la vida dirigida por la voluntad de Dios.   

Puedo imaginar a Jonás todavía jadeando esos tres días:

Día 1: ¿Puedes ver aquí el control de su ego sobre los designios de Dios?

-          - ¡No voy a pregonar esperanza para una gente despreciable que merece morir!
-          - ¡Mi reputación de profeta está en juego! ¡Dios los perdonará y yo seré el ridículo!
-          - ¡Antes muerto que profeta falso!

Día 2: Puedo especular un debate entre morir al yo y vivir para Dios

-          - ¡Ah no lo soporto! ¡Quiero morir aquí pero no así!
-          - ¡Ay ya no puedo más! ¡¿Qué estoy haciendo con mi vida?!
-          - ¡Miserable, todo me ha salido mal! ¿Qué voy a hacer ahora?

Día 3: ¡Hay signos de un nuevo nacimiento espiritual!

-          - ¡Me rindo Señor! ¡Tú tienes toda la razón en esto!
-          - ¡Me sacaste de tu Presencia, pero estoy vivo todavía, tengo esperanza de volver a mirar tu Santo templo! ¡Perdóname!

Allí está Jonás recorriendo el océano a merced del pez, tenía la idea de ponerle fin al plan misericordioso de Dios con Nínive, pero no se había dado cuenta que él mismo estaba gozando de misericordia. Sólo hasta que estuvo acorralado en su propia terquedad se vio confrontado con todos los mensajes que había predicado antes a Israel. Él mismo era el reflejo de un pueblo que profesaba ser elegido de Dios pero que le volvía la espalda a Dios, no tenía ninguna justicia de la cuál jactarse, era tan apóstata como Israel. Todo ese revoltijo de ideas erróneas acerca de sí mismo y de Dios entre paredes de carne viva lo llevan hasta el clímax de agonía hasta que por fin se rinde.

Desde la tierra de los muertos

Jonás expresa en su oración haber acudido por auxilio desde las mismas entrañas del Seol (Hades, muerte) Y desde ese lugar es testigo de cómo llegó el eco resonante de su petición hasta los oídos de Dios.

“Clamé, y mi voz oíste”. Jonás 2:2

Nosotras también estamos en la tierra de los muertos cuando expresamos desagrado por las tareas que Dios nos encomienda hacer y tratamos de escabullirnos entre la multitud de chats o estudios, como si todo anduviera bien llevamos una vida de aparente éxito pero en el corazón todo aquello de lo que fluía verdadera vitalidad espiritual ya no está, entonces cuando el olor putrefacto de pensamientos erróneos en los que nos empeñamos creer que están bien no se puede evitar con aerosoles comunes, allí comenzamos a jadear, los retorcijones de malas decisiones nos hacen apretar los puños, los ojos y los dientes y se inaugura la batalla campal entre el grito de auxilio desesperado por rendir nuestra voluntad a los pies de la Cruz o dejar que la tierra de los muertos termine de hacer su efecto en nosotras. Amiga clama por el nacimiento de una vida sujeta a la voluntad de Cristo. 

Pero incluso desde allí, en la peor tormenta o desde la misma tierra de los muertos puedes clamar por socorro al cielo y estar completamente segura que no es demasiado lejos para que en los oídos divinos resuene tu gemir porque sobre tu peor situación Dios sigue teniendo el control. 

Jehová Sama, Dios está allí”, y si Él está, hay esperanza de renacer a una nueva vida dirigida por Dios.    


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando de la serie Jonás - Amar al falto de amor
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 - Dios está en medio de nuestras tormentas incluso cuando somos desobedientes




Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…