Ir al contenido principal

Cuando decides escapar




Después de tomar una mala decisión de la cual no estamos orgullosas, o sufrir una pérdida o una decepción, muchas veces queremos huir, irnos lejos donde nadie nos conozca y comenzar de nuevo, hipotéticamente parece que esto resultaría favorable a la situación que ese momento estamos atravesando, pero… para todos los casos esta no es la respuesta o la solución correcta.

¡Me voy! Para tomar esta decisión debemos actuar muy sabiamente, y detenernos a considerar todo lo que ello involucra: el hogar, la familia, la carrera, la iglesia, el ministerio o los ministerios en los que servimos, y sobre todo consultar si es la voluntad de Dios. Huir… 

Creo que todas en algún momento de nuestra vida hemos deseado hacerlo o por lo menos lo hemos pensado…  huir de todo y de todos, huir de los problemas, del caos a nuestro alrededor y esto es posible, lo que no es posible es pretender huir de la presencia de Dios, pretender que él no se entere de algunas cosas que hicimos, dijimos o pensamos, aquellas curvas de desviación que tomamos, quizá aquel novio inconverso, aquella mentira, aquel día que nos dejamos llevar por nuestros deseos y lamentablemente caímos… en fin, pretender escondernos de Dios es simplemente: Imposible.

Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.
Jonás 1:3

Al leer este pasaje surgen muchas preguntas ¿será que Jonás logro huir de la presencia de Dios?, ¿Realmente logro su cometido? para quienes conocemos esta historia, sabemos que No. Pues Dios lo volvió a traer al camino donde le había puesto y a cumplir lo que le había encomendado. Jonás tenía razones para haber tomado la decisión de huir, la principal fue que el aborrecía a Nínive y sus habitantes, pues él sabía que de ir a ese lugar a compartir sobre el juicio que Dios le había encomendado, ellos se arrepentirán y serian salvos… y ¿será que el Señor desconocía las razones de este hombre?, otra vez la respuesta es un rotundo No. Dios sabía y conocía todo sobre él y aun así deseaba usarlo y cumplir sus propósitos. Sin duda Jonás es un reflejo de las intenciones y pensamientos del ser humano, de nuestro corazón malvado y perverso y a pesar de aquello Dios decidió amarnos, ¡que maravilloso! a pesar de conocer todo de nosotras, decidió enviar a Su único Hijo para darnos salvación y perdón de nuestros pecados. ¿Y nosotras pretendemos escondernos de Él?

Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.
Hebreos 4:13

Querida amiga nosotras no podemos ocultar nada a Dios, porque Él lo conoce todo y no hay absolutamente nada que podamos esconder, conoce todos nuestros pensamientos, nuestras palabras y sabe cuáles son nuestras intenciones en todo momento, nuestra vida es como un libro abierto para Él y sus ojos están sobre nuestros caminos, y es que nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de Él y lograr su cometido con éxito.

El conocimiento de Dios sobre nuestro pasado, presente y futuro debe darnos consuelo y experimentar sin temor el cuidado de aquel que nos conoce íntimamente y sabe nuestras debilidades, enfermedades, preocupaciones, tristezas y tentaciones que enfrentamos a diario.

Para concluir quiero invitarte a abrazar juntas la presencia amorosa de nuestro Dios, busquémoslo y proclamemos como el salmista David: ¿A dónde huiré de tu presencia? “Señor, ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” (Juan 6:68). Dios cumplirá el propósito para tu vida. Es imposible huir.



💦💚💦💚💦💚💦


ACERCA DEL AUTOR 


Sandra Karina Condori
Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.









💦💧💦💧💦💧

¡Hoy terminamos la primer semana de nuestro estudio Jonás - Amar al falto de Amor!



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…