Ir al contenido principal

Dios de perdón




«[...] porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal.»
Jonás 4:2

En esta parte de la historia vemos las dos caras de la moneda: tenemos por un lado a Jonás realmente enojado y quejándose con Dios por extender perdón a los ninivitas, y por otro lado a Dios mostrando a Jonás y al pueblo Sus cualidades más asombrosas:

-Clemente
Def.: está vinculado a la mesura a la hora de la aplicación de justicia.
-Piadoso
Def.: [persona] Que siente o muestra pena y compasión por la desgracia o el sufrimiento ajeno.
-tardo en enojarse
Def.: [persona] Que tarda en reaccionar a los estímulos.
-misericordia
Def.: Cualidad de Dios, en cuanto ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas.
Y habla de GRANDE MISERICORDIA!
-se arrepiente del mal
Def.: Sentimiento de la persona que se arrepiente de haber hecho o dejado de hacer alguna cosa.
Dios se arrepiente de causar algún mal a esta ciudad, y por eso no lo hace.

Recordemos que Jonás era un profeta de Dios. Me llama la atención que aún en medio del enojo y la frustración, en medio de la queja, Jonás recuerda la escritura; es más, recuerda las características de Dios que posiblemente ya  había visto o experimentado antes en su vida.

«Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado….»
Éxodo 34:6‭-‬7 

Y como ves, cada una de estas cualidades de Dios reflejan algo diferente. Distintos aspectos que Dios nos muestra a nosotras también. ¿Acaso no somos igual que Jonás cuando reclamamos a Dios porque no actuó como queríamos?

Queremos que Dios descargue toda su ira sobre algo o alguien que no nos agrada, o reclamamos que Dios ejerza justicia -la justicia a nuestro parecer- y se nos olvida fácilmente el perdón, el que, como un músculo, debemos aprender a ejercitar.


«Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.»
Mateo 18:21‭-‬22 

 Jonás prefiere morir antes que perdonar. Jonás dice «¡Ay Señor, ya lo sabía! ¡Sabía que usted iba a hacer esto! ¡Para nada vine!» Incluso había subido a la montaña para tener el mejor asiento para ver lo que le sucedería a la ciudad. Pero ¿no debió estar esperando siempre lo mejor de Dios?

Jonás conocía a Dios y al proclamar su mensaje de arrepentimiento, pienso que debía llevar en mente también estas cualidades de Dios. Pero este Jonás no se parecía en nada al Jonás que vimos dentro del pez, que expresa humildad, que se arrepiente por no obedecer a Dios, que clama a Él, a un Jonás hablando en espíritu. Este Jonás se parece más a un Jonás hablando en carne y hueso. Este Jonás se parece más a nosotras en nuestra humanidad...


«El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.»
Santiago 1:8 

Amiga, cuando Dios te envíe a algún lugar o a una persona a hablar de Su mensaje, no olvides siempre esperar lo mejor de Dios, no olvides Sus cualidades, no olvides expresar Su amor y Su perdón. Muestra al Dios que realmente conoces, al que has visto actuar a la largo de tu vida.







💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦


ACERCA DEL AUTOR
Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG











🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana.









Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…