Ir al contenido principal

El corazón de Dios





Era una tarde fría de invierno cuando recibí la carta. Esto sucedió cuando la gente todavía escribía cartas. No había dirección de remitente, ni indicación alguna de quién la había escrito. Leí la carta y unas palabras saltaron de la página “Dios me ha perdonado y oro para que eso también te suceda”. Mi corazón se detuvo. Instantáneamente supe de quién era y de qué se trataba.
Estaba llena de veneno. No lo podía creer. ¡Qué atrevimiento! ¿Cómo creía que una carta perdonaría años de dolor y abuso? Me di cuenta de que mi ira no se dirigía solamente a él.
Sentía mucha ira hacia Dios. ¿Cómo pudiste Dios? ¿Cómo has podido perdonar al hombre  que me viola? ¿Cómo puedes hacer a este hombre mi “hermano en Cristo?” Le odio, Señor, y tú debería odiarle también.
Me sentí enferma. Lloré violentamente durante días. Vomité. Me alejé de la iglesia. Las Palabras de la Biblia se sentían vacías.
Yo era Jonás.
Juan 3:17 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”
La ironía es que yo veía el perdón de mi pecado como una prueba de Su misericordia hacia mí, pero veía el pecado de este hombre como una justificación para la ira de Dios contra él. Quería un Dios a mi propia imagen – uno que me perdonara por todo pero que castigara a mis enemigos por todo. Sin embargo, no es este el Dios de la Biblia.
Este es el corazón de Dios para todo Su pueblo – para todos los pecadores- que nadie pase la eternidad separado de Él.  Dios es amor y desea conectar de manera profunda con cada uno de nosotros a través de la redención de Su Hijo Jesús. Dios vierte Su misericordia ilimitada y Su compasión, no queriendo que ninguno se pierda. Desde el momento en el que recibimos a Jesús, recibimos no solo Su perdón sino también Su justicia perfecta.  Jesús hace que seamos hechos justos para Dios por la eternidad.
Salmo 103:8-10 – Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
Él no nos trata como mereceríamos de acuerdo a nuestro pecado.
Me avergüenza admitir que en mi ira y mi amargura había decidido que una persona no era merecedora del perdón y de la misericordia de Dios. Mi ira ocultaba la verdad de la Palabra De Dios. Luchaba por ver la luz del Evangelio de Cristo.
Lucas 19:10 – “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”
Incluso en mi desobediencia y dolor, el Espíritu Santo me perseguía sin descanso. Su amor abundante me llevó de vuelta a Él. La clave para el perdón verdadero en mi vida fue meditar en cuánto Dios me había perdonado a mí.
Salmo 103:11-12 – “Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.”
Un día Jesús volverá y juzgará a los que le hayan rechazado. Hasta entonces, debemos amar y amar bien. El amor verdadero es difícil y nos va a costar mucho en ocasiones.
Jesús amó a Su Padre y a Su pueblo al punto de morir. No hay nada que Jesús no sacrificaría en el nombre del amor.
No hay lugar al que Jesús no vaya.
No hay nadie con el que Jesús no quiera conectar.
No hay límite en lo que Jesús haría para alcanzar al perdido.

Paz y Gracia para ti,

💕💚💕💚💕💚💕

Recuerda que estamos estudiando la serie Jonás - Amar al falto de amor 
chequea el plan de lectura de esta semana


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…