Ir al contenido principal

El corazón de Dios





Era una tarde fría de invierno cuando recibí la carta. Esto sucedió cuando la gente todavía escribía cartas. No había dirección de remitente, ni indicación alguna de quién la había escrito. Leí la carta y unas palabras saltaron de la página “Dios me ha perdonado y oro para que eso también te suceda”. Mi corazón se detuvo. Instantáneamente supe de quién era y de qué se trataba.
Estaba llena de veneno. No lo podía creer. ¡Qué atrevimiento! ¿Cómo creía que una carta perdonaría años de dolor y abuso? Me di cuenta de que mi ira no se dirigía solamente a él.
Sentía mucha ira hacia Dios. ¿Cómo pudiste Dios? ¿Cómo has podido perdonar al hombre  que me viola? ¿Cómo puedes hacer a este hombre mi “hermano en Cristo?” Le odio, Señor, y tú debería odiarle también.
Me sentí enferma. Lloré violentamente durante días. Vomité. Me alejé de la iglesia. Las Palabras de la Biblia se sentían vacías.
Yo era Jonás.
Juan 3:17 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.”
La ironía es que yo veía el perdón de mi pecado como una prueba de Su misericordia hacia mí, pero veía el pecado de este hombre como una justificación para la ira de Dios contra él. Quería un Dios a mi propia imagen – uno que me perdonara por todo pero que castigara a mis enemigos por todo. Sin embargo, no es este el Dios de la Biblia.
Este es el corazón de Dios para todo Su pueblo – para todos los pecadores- que nadie pase la eternidad separado de Él.  Dios es amor y desea conectar de manera profunda con cada uno de nosotros a través de la redención de Su Hijo Jesús. Dios vierte Su misericordia ilimitada y Su compasión, no queriendo que ninguno se pierda. Desde el momento en el que recibimos a Jesús, recibimos no solo Su perdón sino también Su justicia perfecta.  Jesús hace que seamos hechos justos para Dios por la eternidad.
Salmo 103:8-10 – Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
Él no nos trata como mereceríamos de acuerdo a nuestro pecado.
Me avergüenza admitir que en mi ira y mi amargura había decidido que una persona no era merecedora del perdón y de la misericordia de Dios. Mi ira ocultaba la verdad de la Palabra De Dios. Luchaba por ver la luz del Evangelio de Cristo.
Lucas 19:10 – “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”
Incluso en mi desobediencia y dolor, el Espíritu Santo me perseguía sin descanso. Su amor abundante me llevó de vuelta a Él. La clave para el perdón verdadero en mi vida fue meditar en cuánto Dios me había perdonado a mí.
Salmo 103:11-12 – “Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.”
Un día Jesús volverá y juzgará a los que le hayan rechazado. Hasta entonces, debemos amar y amar bien. El amor verdadero es difícil y nos va a costar mucho en ocasiones.
Jesús amó a Su Padre y a Su pueblo al punto de morir. No hay nada que Jesús no sacrificaría en el nombre del amor.
No hay lugar al que Jesús no vaya.
No hay nadie con el que Jesús no quiera conectar.
No hay límite en lo que Jesús haría para alcanzar al perdido.

Paz y Gracia para ti,

💕💚💕💚💕💚💕

Recuerda que estamos estudiando la serie Jonás - Amar al falto de amor 
chequea el plan de lectura de esta semana


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …