Ir al contenido principal

Experimenta a Cristo




Aún recuerdo cuando era adolescente y discutía con mi mamá por alguna cosa, que obviamente ella tenía la razón pero yo quería demostrar que estaba equivocada. Recuerdo que terminaba diciéndole cosas horribles y por la noche me sentía mal, no podía dormir y lloraba arrepentida por lo que había dicho. A la mañana siguiente siempre corría a buscarla para pedirle perdón por lo que había dicho y ella siempre me decía que ya no lo recordaba, que estaba todo bien y me recibía en sus brazos. ¡Cuánto alivio sentía de saber que me perdonaba!
Esa actitud de mi mamá me recuerda a la historia del Hijo Pródigo que se encuentra en Lucas 15:11-31. Por un lado tenemos un hijo malcriado que quiere “hacer su vida” y por otro lado tenemos un padre que deja que el hijo tome sus decisiones, experimentado por cabeza propia. Pero que lo perdona porque le ama, se regocija porque su hijo perdido ha vuelto.
Esta historia sin lugar a dudas se trata de Dios y de nosotras; sus hijas, a veces malcriadas y descarriadas, que queremos demostrar que Él es el que se equivoca y que nosotras estamos en la razón; y cometemos en todo este ciclo un sinfín de pecados.

“Si tomaras en cuenta todos nuestros pecados,
nadie podría presentarse ante ti.
Pero tú nos perdonas. ¡Por eso mereces nuestra adoración!”
Salmos 130:3-4 (TLA)

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
Isaías 43:25

Dios nos extiende su perdón y su misericordia día a día. No recuerda ni un solo de nuestros pecados cuando vamos delante de Él arrepentidas. Las palabras escritas por el salmista calan hondo dentro de mí, si no fuera por su amor y perdón, si Dios llevara la cuenta de cada uno de los pecados que he cometido, y los que cometo día a día; ni siquiera me atrevería a presentarme delante de Él. Me siento completamente identificada en las palabras de este salmo.

¿Cuántas veces he clamado a Dios, en desesperación, con angustia… para que Él atienda mi súplica? Así como corría a mi madre con desesperación y lágrimas implorando su perdón; así voy al Padre cuando me he equivocado y lo más hermoso de esto, amiga es que Dios nos escucha y nos atiende. Sin importar lo que somos, lo que hemos hecho, lo que hemos dicho.

Y podemos encontrar 3 claves en el Salmo 130, que nos ayudan en la vida diaria:
  1. Confiar plenamente en Él {v.5}
  2. Ansiar verlo {v.6}
Recuerdas cuando has estado enamorada, que cuentas los minutos y las horas para encontrarte de nuevo con él, realmente lo anhelas.
¿Lo recuerdas? De eso estoy hablando, anhelar al Señor, con ansias encontrarme con Él.
  1. Recordar que Dios es bueno y nos perdona nos libra de las cadenas del pecado y nos salva. {v.7-8}
Isaías 61:1; Isaías 42:7; Isaías 9:4

A lo largo de la biblia podemos encontrar muchas historias de perdón, pero la más significativa para mí siempre será Jesús; quien aún colgado en la cruz; intercede al Padre para que nos perdone “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen...” Lucas 23:34  Y Dios por medio de su muerte siempre nos perdona y nos salva. “[…] al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” Colosenses 1:13-14


“Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.”
Lucas 7:47

¿Cuántas cosas nos ha perdonado Dios? Muchos pecados definitivamente. Esto se trata de gratitud, se trata de alabarlo, se trata de reverenciarlo por lo que hace por amor a nosotros.

Dios nos ofrece cada día la oportunidad de experimentar su amor, su perdón y su misericordia en Cristo. 

“En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.”
2 Pedro 3:9

Yo soy su hija y puedo gozar de amor completo, amor genuino de un padre que se regocija el verme, puedo gozar de perdón eterno de un padre que olvida mis errores y puedo gozar de misericordia de un padre que día a día piensa en mí. Y también puedo gozar de un padre que me disciplina cuando lo necesitó. ¿Y tú?






💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.



🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana.


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…