Ir al contenido principal

Experimenta a Cristo




Aún recuerdo cuando era adolescente y discutía con mi mamá por alguna cosa, que obviamente ella tenía la razón pero yo quería demostrar que estaba equivocada. Recuerdo que terminaba diciéndole cosas horribles y por la noche me sentía mal, no podía dormir y lloraba arrepentida por lo que había dicho. A la mañana siguiente siempre corría a buscarla para pedirle perdón por lo que había dicho y ella siempre me decía que ya no lo recordaba, que estaba todo bien y me recibía en sus brazos. ¡Cuánto alivio sentía de saber que me perdonaba!
Esa actitud de mi mamá me recuerda a la historia del Hijo Pródigo que se encuentra en Lucas 15:11-31. Por un lado tenemos un hijo malcriado que quiere “hacer su vida” y por otro lado tenemos un padre que deja que el hijo tome sus decisiones, experimentado por cabeza propia. Pero que lo perdona porque le ama, se regocija porque su hijo perdido ha vuelto.
Esta historia sin lugar a dudas se trata de Dios y de nosotras; sus hijas, a veces malcriadas y descarriadas, que queremos demostrar que Él es el que se equivoca y que nosotras estamos en la razón; y cometemos en todo este ciclo un sinfín de pecados.

“Si tomaras en cuenta todos nuestros pecados,
nadie podría presentarse ante ti.
Pero tú nos perdonas. ¡Por eso mereces nuestra adoración!”
Salmos 130:3-4 (TLA)

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
Isaías 43:25

Dios nos extiende su perdón y su misericordia día a día. No recuerda ni un solo de nuestros pecados cuando vamos delante de Él arrepentidas. Las palabras escritas por el salmista calan hondo dentro de mí, si no fuera por su amor y perdón, si Dios llevara la cuenta de cada uno de los pecados que he cometido, y los que cometo día a día; ni siquiera me atrevería a presentarme delante de Él. Me siento completamente identificada en las palabras de este salmo.

¿Cuántas veces he clamado a Dios, en desesperación, con angustia… para que Él atienda mi súplica? Así como corría a mi madre con desesperación y lágrimas implorando su perdón; así voy al Padre cuando me he equivocado y lo más hermoso de esto, amiga es que Dios nos escucha y nos atiende. Sin importar lo que somos, lo que hemos hecho, lo que hemos dicho.

Y podemos encontrar 3 claves en el Salmo 130, que nos ayudan en la vida diaria:
  1. Confiar plenamente en Él {v.5}
  2. Ansiar verlo {v.6}
Recuerdas cuando has estado enamorada, que cuentas los minutos y las horas para encontrarte de nuevo con él, realmente lo anhelas.
¿Lo recuerdas? De eso estoy hablando, anhelar al Señor, con ansias encontrarme con Él.
  1. Recordar que Dios es bueno y nos perdona nos libra de las cadenas del pecado y nos salva. {v.7-8}
Isaías 61:1; Isaías 42:7; Isaías 9:4

A lo largo de la biblia podemos encontrar muchas historias de perdón, pero la más significativa para mí siempre será Jesús; quien aún colgado en la cruz; intercede al Padre para que nos perdone “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen...” Lucas 23:34  Y Dios por medio de su muerte siempre nos perdona y nos salva. “[…] al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” Colosenses 1:13-14


“Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.”
Lucas 7:47

¿Cuántas cosas nos ha perdonado Dios? Muchos pecados definitivamente. Esto se trata de gratitud, se trata de alabarlo, se trata de reverenciarlo por lo que hace por amor a nosotros.

Dios nos ofrece cada día la oportunidad de experimentar su amor, su perdón y su misericordia en Cristo. 

“En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.”
2 Pedro 3:9

Yo soy su hija y puedo gozar de amor completo, amor genuino de un padre que se regocija el verme, puedo gozar de perdón eterno de un padre que olvida mis errores y puedo gozar de misericordia de un padre que día a día piensa en mí. Y también puedo gozar de un padre que me disciplina cuando lo necesitó. ¿Y tú?






💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.



🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana.


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …