Ir al contenido principal

La voluntad de Dios sobre la mía



«Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.»
Jonás 1:1‭-‬3‬
Nínive era pueblo enemigo de Dios, era natural que Jonás sintiera enojo por lo que Dios le pedía. Sin embargo, recibió una instrucción simple, ir y hablar el mensaje de Dios.
Tomó otra decisión, irse a Tarsis, alejándose lo más posible de la voluntad de Dios. Se embarcó y partió; conocemos el resto de la historia. Qué curioso, Dios se manifestó a Jonás en el mar, ¿por qué no antes de subir al barco?, ¿por qué no cerca de la orilla?, ¿por qué tragarlo un gigante pez?
Dios siempre nos dejará avanzar en nuestra decisión porque Dios nos da libre albedrío.
Es muy sencillo hacer la voluntad de Dios cuando es agradable, como por ejemplo tomar otro bus, otro camino, pero qué difícil es cuando requiere un sacrificio.
A veces no hacemos la voluntad de Dios por vergüenza o miedo de lo que los demás piensen. ¿Cómo te sientes cuando estás en medio de no creyentes, en el colegio, en la universidad, en el trabajo? Nos consideran pasadas de moda, aburridas, en fin….
Tendemos a consultar a Dios por Su voluntad cuando ya nuestras malas decisiones nos llevaron a hundirnos.
¿Qué pasó con Jonás? No tenía amor por los ninivitas porque eran enemigos de Dios, y deseaba su destrucción. ¿Por qué irles a hablar del gran Dios? Porque la voluntad de Dios era compartirles Su amor y alcanzarlos con Su perdón.
¿Y cómo sé yo cuál es la decisión correcta? ¿Qué pasa cuando tomo decisiones diferentes? Preferimos estar lejos de Dios, donde no «pueda controlarnos», y no quedemos expuestas si estamos haciendo el mal. Jonás decidió huir antes que obedecer.
«El principio de la sabiduría es el temor de Jehová...»
Proverbios 1:7
Temor Santo de no quebrantar la voluntad de Dios, temor Santo a obedecer siempre aunque no me guste lo que Dios está pidiendo.
«Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.»
Salmos 139:6
No alcanzamos a entender el pensamiento y los planes de Dios, ni sabemos por qué nos lleva por algunos lugares.
La próxima vez que te encuentres tomando una decisión detente un minuto a pensar y preguntar a Dios…. Si es Su voluntad o la tuya.
Muchas veces pedimos a Dios con egoísmo, sin considerar lo que Él quiere para nuestra vida. Queremos celular nuevo, tener la ropa de moda, ser la chica que todos conozcan, tener el chico soñado. Y si nos preguntan qué dice Dios a todo esto respondemos rápidamente, justificando nuestras decisiones. Pero nunca nos detenemos a preguntar a Dios qué es lo correcto hacer y cuál es Su voluntad.
Hace poco menos de un mes mi padre falleció, después de dos meses de enfermedad fugaz. Si me preguntaran ¿Era mi voluntad? Por supuesto que no! ¿Era la voluntad de Dios? Si!
En ese tiempo Dios nos preparó para entender cuál era Su voluntad.
Si hubiera podido ejercer mi voluntad, hubiera hecho lo imposible para conservar a mi padre, invirtiendo todo el dinero del mundo para que siguiera vivo. Quizás Dios me hubiera permitido hacerlo, pero tarde o temprano Su voluntad se cumpliría.
Aún no alcanzo a comprender por qué Dios tenía este tiempo para mi padre, pero mi confianza está en Su omnisciencia, en que todo lo hace perfecto y en el momento preciso, yo acepto Su voluntad.
¿Estás lista para hacer la voluntad de Dios?


💞💚💞💚💞💚💞

ACERCA DEL AUTOR


Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.

🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana. 





Comentarios

  1. No existe el libre albedrío. Pensar en ello es echar atrás la doctrina de la divina elección. Dios es soberano y tiene sujetas todas las cosas que suceden en nuestra vida. Nos permite decidir bajo el marco de su voluntad. Nada lo toma por sorpresa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …