Ir al contenido principal

La voluntad de Dios sobre la mía



«Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.»
Jonás 1:1‭-‬3‬
Nínive era pueblo enemigo de Dios, era natural que Jonás sintiera enojo por lo que Dios le pedía. Sin embargo, recibió una instrucción simple, ir y hablar el mensaje de Dios.
Tomó otra decisión, irse a Tarsis, alejándose lo más posible de la voluntad de Dios. Se embarcó y partió; conocemos el resto de la historia. Qué curioso, Dios se manifestó a Jonás en el mar, ¿por qué no antes de subir al barco?, ¿por qué no cerca de la orilla?, ¿por qué tragarlo un gigante pez?
Dios siempre nos dejará avanzar en nuestra decisión porque Dios nos da libre albedrío.
Es muy sencillo hacer la voluntad de Dios cuando es agradable, como por ejemplo tomar otro bus, otro camino, pero qué difícil es cuando requiere un sacrificio.
A veces no hacemos la voluntad de Dios por vergüenza o miedo de lo que los demás piensen. ¿Cómo te sientes cuando estás en medio de no creyentes, en el colegio, en la universidad, en el trabajo? Nos consideran pasadas de moda, aburridas, en fin….
Tendemos a consultar a Dios por Su voluntad cuando ya nuestras malas decisiones nos llevaron a hundirnos.
¿Qué pasó con Jonás? No tenía amor por los ninivitas porque eran enemigos de Dios, y deseaba su destrucción. ¿Por qué irles a hablar del gran Dios? Porque la voluntad de Dios era compartirles Su amor y alcanzarlos con Su perdón.
¿Y cómo sé yo cuál es la decisión correcta? ¿Qué pasa cuando tomo decisiones diferentes? Preferimos estar lejos de Dios, donde no «pueda controlarnos», y no quedemos expuestas si estamos haciendo el mal. Jonás decidió huir antes que obedecer.
«El principio de la sabiduría es el temor de Jehová...»
Proverbios 1:7
Temor Santo de no quebrantar la voluntad de Dios, temor Santo a obedecer siempre aunque no me guste lo que Dios está pidiendo.
«Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.»
Salmos 139:6
No alcanzamos a entender el pensamiento y los planes de Dios, ni sabemos por qué nos lleva por algunos lugares.
La próxima vez que te encuentres tomando una decisión detente un minuto a pensar y preguntar a Dios…. Si es Su voluntad o la tuya.
Muchas veces pedimos a Dios con egoísmo, sin considerar lo que Él quiere para nuestra vida. Queremos celular nuevo, tener la ropa de moda, ser la chica que todos conozcan, tener el chico soñado. Y si nos preguntan qué dice Dios a todo esto respondemos rápidamente, justificando nuestras decisiones. Pero nunca nos detenemos a preguntar a Dios qué es lo correcto hacer y cuál es Su voluntad.
Hace poco menos de un mes mi padre falleció, después de dos meses de enfermedad fugaz. Si me preguntaran ¿Era mi voluntad? Por supuesto que no! ¿Era la voluntad de Dios? Si!
En ese tiempo Dios nos preparó para entender cuál era Su voluntad.
Si hubiera podido ejercer mi voluntad, hubiera hecho lo imposible para conservar a mi padre, invirtiendo todo el dinero del mundo para que siguiera vivo. Quizás Dios me hubiera permitido hacerlo, pero tarde o temprano Su voluntad se cumpliría.
Aún no alcanzo a comprender por qué Dios tenía este tiempo para mi padre, pero mi confianza está en Su omnisciencia, en que todo lo hace perfecto y en el momento preciso, yo acepto Su voluntad.
¿Estás lista para hacer la voluntad de Dios?


💞💚💞💚💞💚💞

ACERCA DEL AUTOR


Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.

🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana. 





Comentarios

  1. No existe el libre albedrío. Pensar en ello es echar atrás la doctrina de la divina elección. Dios es soberano y tiene sujetas todas las cosas que suceden en nuestra vida. Nos permite decidir bajo el marco de su voluntad. Nada lo toma por sorpresa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…