Ir al contenido principal

La voluntad de Dios sobre la mía



«Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.»
Jonás 1:1‭-‬3‬
Nínive era pueblo enemigo de Dios, era natural que Jonás sintiera enojo por lo que Dios le pedía. Sin embargo, recibió una instrucción simple, ir y hablar el mensaje de Dios.
Tomó otra decisión, irse a Tarsis, alejándose lo más posible de la voluntad de Dios. Se embarcó y partió; conocemos el resto de la historia. Qué curioso, Dios se manifestó a Jonás en el mar, ¿por qué no antes de subir al barco?, ¿por qué no cerca de la orilla?, ¿por qué tragarlo un gigante pez?
Dios siempre nos dejará avanzar en nuestra decisión porque Dios nos da libre albedrío.
Es muy sencillo hacer la voluntad de Dios cuando es agradable, como por ejemplo tomar otro bus, otro camino, pero qué difícil es cuando requiere un sacrificio.
A veces no hacemos la voluntad de Dios por vergüenza o miedo de lo que los demás piensen. ¿Cómo te sientes cuando estás en medio de no creyentes, en el colegio, en la universidad, en el trabajo? Nos consideran pasadas de moda, aburridas, en fin….
Tendemos a consultar a Dios por Su voluntad cuando ya nuestras malas decisiones nos llevaron a hundirnos.
¿Qué pasó con Jonás? No tenía amor por los ninivitas porque eran enemigos de Dios, y deseaba su destrucción. ¿Por qué irles a hablar del gran Dios? Porque la voluntad de Dios era compartirles Su amor y alcanzarlos con Su perdón.
¿Y cómo sé yo cuál es la decisión correcta? ¿Qué pasa cuando tomo decisiones diferentes? Preferimos estar lejos de Dios, donde no «pueda controlarnos», y no quedemos expuestas si estamos haciendo el mal. Jonás decidió huir antes que obedecer.
«El principio de la sabiduría es el temor de Jehová...»
Proverbios 1:7
Temor Santo de no quebrantar la voluntad de Dios, temor Santo a obedecer siempre aunque no me guste lo que Dios está pidiendo.
«Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.»
Salmos 139:6
No alcanzamos a entender el pensamiento y los planes de Dios, ni sabemos por qué nos lleva por algunos lugares.
La próxima vez que te encuentres tomando una decisión detente un minuto a pensar y preguntar a Dios…. Si es Su voluntad o la tuya.
Muchas veces pedimos a Dios con egoísmo, sin considerar lo que Él quiere para nuestra vida. Queremos celular nuevo, tener la ropa de moda, ser la chica que todos conozcan, tener el chico soñado. Y si nos preguntan qué dice Dios a todo esto respondemos rápidamente, justificando nuestras decisiones. Pero nunca nos detenemos a preguntar a Dios qué es lo correcto hacer y cuál es Su voluntad.
Hace poco menos de un mes mi padre falleció, después de dos meses de enfermedad fugaz. Si me preguntaran ¿Era mi voluntad? Por supuesto que no! ¿Era la voluntad de Dios? Si!
En ese tiempo Dios nos preparó para entender cuál era Su voluntad.
Si hubiera podido ejercer mi voluntad, hubiera hecho lo imposible para conservar a mi padre, invirtiendo todo el dinero del mundo para que siguiera vivo. Quizás Dios me hubiera permitido hacerlo, pero tarde o temprano Su voluntad se cumpliría.
Aún no alcanzo a comprender por qué Dios tenía este tiempo para mi padre, pero mi confianza está en Su omnisciencia, en que todo lo hace perfecto y en el momento preciso, yo acepto Su voluntad.
¿Estás lista para hacer la voluntad de Dios?


💞💚💞💚💞💚💞

ACERCA DEL AUTOR


Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG.

🌼 🌻 🌷 

Recuerda que estamos estudiando el libro de Jonás -  amando al falto de amor, puedes seguir el plan de lectura correspondiente a esta semana. 





Comentarios

  1. No existe el libre albedrío. Pensar en ello es echar atrás la doctrina de la divina elección. Dios es soberano y tiene sujetas todas las cosas que suceden en nuestra vida. Nos permite decidir bajo el marco de su voluntad. Nada lo toma por sorpresa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo