Ir al contenido principal

No huyas del plan de Dios



Desde el jardín del Edén en Génesis, hasta los caballos blancos de Apocalipsis podemos ver a Cristo y a éste mostrando su acto de amor, redención y la gracia más maravillosa. ¿No crees? Escudriña y podrás verlo desde el principio hasta el final.

Pero, Jonás lo muestra de una manera ma - ra - vi - llo - sa, podemos ver a Jesucristo en diferentes pasajes y diferentes versículos. Vemos a un Dios lleno de amor y misericordia, a un Padre que corrige y extiende bondad.

Al igual que tú, también voy maravillándome de todo aquello que encuentra similitud con nuestro redentor en el libro de Jonás. ¡Veamos juntas! Si aún encuentras más, no dejes de comentar aquí abajo.

El primer capítulo es titulado ‘’Jonás huye de Jehová’’ ¡wow! Qué manera de iniciar la historia de tu vida, imagina empezar así tu biografía...

Pero leamos desde el versículo 7 donde ocurre algo muy curioso. Ésta es la escena...
Una tempestad tremenda, los marineros y Jonás en un mismo bote, luego de horas habían descargado del bote todo aquello que pesara demás, encuentran a Jonás durmiendo y le dicen ¡Levántate, dormilón! Y en tres versículos más, entre pidiendo socorro al Dios de Jonás y con desesperación, los marineros inician una entrevista al dormilón ¿quién eres? ¿de dónde vienes? 

Luego de haber obtenido la suficiente información, sabían que Jonás estaba huyendo de su Dios, que era Dios quién estaba al control de la terrible tempestad y preguntan...
11¿Qué debemos hacer contigo para detener esta tempestad? NTV

Jonás tenía una oportunidad más para arrepentirse. ¿Qué crees? ¿Volvió arrepentido? Sigue leyendo
12 Échenme al mar —contestó Jonás— y volverá la calma. Yo sé que soy el único culpable de esta terrible tormenta. NTV

¡¿QUÉ?! Él tendría que haber dicho ‘’Estimado capitán, necesito que des la vuelta, necesito volver, debo ir a cumplir algo’’ ¿Pero acaso esto dijo? ¡NO! El prefería ser echado al mar, antes que humillarse. A pesar de una oportunidad más, Jonás no se arrepiente y continúa.

Prefiere la muerte antes que ir a Nínive, la muerte antes que ver como Dios tiene misericordia de los ninivitas.
¿Tan duro? ¿Ante la posibilidad de arrepentirse y humillarse delante del Señor o morirse, Jonás prefirió morir? ¿Tan duro pudo ser el corazón de Jonás? Dar la espalda a Dios, caminando según su propia opinión. 

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. Salmo 139:23 -24

Querida lectora, No dejes que tu corazón se endurezca, quebrántate delante del Señor, ¡ya! Arrepiéntete delante del Señor, con urgencia. Con un corazón tierno, humilde y sensible a su voluntad.

Y llegando al final... esta escena nos recuerda de que alguien también fue tomado y echado en favor de otros para calmar la ira justa de Dios, para hacer que otros tuvieran vida.
Jonás quiso que lo echaran al mar  porque huía de obedecer, Jesús murió porque quería obedecer.
El culpable fue levantado para que los marineros inocentes tuvieran vida.

Cristo el inocente, fue colgado para que nosotros culpables podamos tener vida.
¡Gloria a Cristo! Fue el sacrificio perfecto.

Si amas a Dios, tu eres Jonás. Tienes un llamado y visión, llamada a hablar a la gente que te rodea, a la gente que está en la misma barca que tú y no tiene sentido huir de Dios sino hacer su voluntad.

Así como en el barco, hay muchos a tu alrededor que están desesperados buscando una solución a la tormenta de sus vidas.






💚💦💚💦💚💦💚💦💚


ACERCA DEL AUTOR



Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.





💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie Jonás - Amar al falto de amor 
chequea el plan de lectura de esta semana





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…