Ir al contenido principal

No huyas del plan de Dios



Desde el jardín del Edén en Génesis, hasta los caballos blancos de Apocalipsis podemos ver a Cristo y a éste mostrando su acto de amor, redención y la gracia más maravillosa. ¿No crees? Escudriña y podrás verlo desde el principio hasta el final.

Pero, Jonás lo muestra de una manera ma - ra - vi - llo - sa, podemos ver a Jesucristo en diferentes pasajes y diferentes versículos. Vemos a un Dios lleno de amor y misericordia, a un Padre que corrige y extiende bondad.

Al igual que tú, también voy maravillándome de todo aquello que encuentra similitud con nuestro redentor en el libro de Jonás. ¡Veamos juntas! Si aún encuentras más, no dejes de comentar aquí abajo.

El primer capítulo es titulado ‘’Jonás huye de Jehová’’ ¡wow! Qué manera de iniciar la historia de tu vida, imagina empezar así tu biografía...

Pero leamos desde el versículo 7 donde ocurre algo muy curioso. Ésta es la escena...
Una tempestad tremenda, los marineros y Jonás en un mismo bote, luego de horas habían descargado del bote todo aquello que pesara demás, encuentran a Jonás durmiendo y le dicen ¡Levántate, dormilón! Y en tres versículos más, entre pidiendo socorro al Dios de Jonás y con desesperación, los marineros inician una entrevista al dormilón ¿quién eres? ¿de dónde vienes? 

Luego de haber obtenido la suficiente información, sabían que Jonás estaba huyendo de su Dios, que era Dios quién estaba al control de la terrible tempestad y preguntan...
11¿Qué debemos hacer contigo para detener esta tempestad? NTV

Jonás tenía una oportunidad más para arrepentirse. ¿Qué crees? ¿Volvió arrepentido? Sigue leyendo
12 Échenme al mar —contestó Jonás— y volverá la calma. Yo sé que soy el único culpable de esta terrible tormenta. NTV

¡¿QUÉ?! Él tendría que haber dicho ‘’Estimado capitán, necesito que des la vuelta, necesito volver, debo ir a cumplir algo’’ ¿Pero acaso esto dijo? ¡NO! El prefería ser echado al mar, antes que humillarse. A pesar de una oportunidad más, Jonás no se arrepiente y continúa.

Prefiere la muerte antes que ir a Nínive, la muerte antes que ver como Dios tiene misericordia de los ninivitas.
¿Tan duro? ¿Ante la posibilidad de arrepentirse y humillarse delante del Señor o morirse, Jonás prefirió morir? ¿Tan duro pudo ser el corazón de Jonás? Dar la espalda a Dios, caminando según su propia opinión. 

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. Salmo 139:23 -24

Querida lectora, No dejes que tu corazón se endurezca, quebrántate delante del Señor, ¡ya! Arrepiéntete delante del Señor, con urgencia. Con un corazón tierno, humilde y sensible a su voluntad.

Y llegando al final... esta escena nos recuerda de que alguien también fue tomado y echado en favor de otros para calmar la ira justa de Dios, para hacer que otros tuvieran vida.
Jonás quiso que lo echaran al mar  porque huía de obedecer, Jesús murió porque quería obedecer.
El culpable fue levantado para que los marineros inocentes tuvieran vida.

Cristo el inocente, fue colgado para que nosotros culpables podamos tener vida.
¡Gloria a Cristo! Fue el sacrificio perfecto.

Si amas a Dios, tu eres Jonás. Tienes un llamado y visión, llamada a hablar a la gente que te rodea, a la gente que está en la misma barca que tú y no tiene sentido huir de Dios sino hacer su voluntad.

Así como en el barco, hay muchos a tu alrededor que están desesperados buscando una solución a la tormenta de sus vidas.






💚💦💚💦💚💦💚💦💚


ACERCA DEL AUTOR



Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.





💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie Jonás - Amar al falto de amor 
chequea el plan de lectura de esta semana





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…