Ir al contenido principal

Dios es bueno



Susana asistía a la iglesia con su abuelita cuando era niña, pero después que su abuelita falleció nunca más quiso saber de la Iglesia y de Dios. Su abuelita era lo único que tenía en el mundo y según ella Dios se la había quitado (…)

Luego de la muerte de su abuelita Susana fue criada por otros parientes de la familia, pero lamentablemente ellos no la veían como parte de ellos sino que la hicieron su personal doméstico, la niña en lugar de crecer jugando y con risas, creció haciendo el aseo, cocinando y atendiendo a otros niños y también desafortunadamente sufriendo maltratos.

Cuando Susana cumplió 15 años decidió irse de aquella casa y lo hizo, pero en las calles experimento aún más crueldad y endureció más su corazón, después de un tiempo busco trabajo y lo encontró con personas muy bondadosas quienes  la acogieron en su casa y hasta la pusieron en una escuela, esta familia cada día se reunían frente a la chimenea y leían la Biblia y cantaban canciones, pero Susana se quedaba en su cuarto, ellos la invitaban a ir con ellos a la escuela dominical, Susana se negaba o ponía cualquier excusa.

No quería saber nada de Dios y creía que él tampoco quería saber nada de ella así que estaban a mano. De todos los miembros de aquella familia la señora de la casa no se daba por vencida con Susana, oraba todos los días por ella, le regalaba cuadros con versículos y sobre todo ella la trataba con un amor sincero, quizá así decía ella, Susana conocería realmente a la fuente de tanto cariño y comprensión.

Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia.
Bueno es Jehová para con todos, Y sus misericordias sobre todas sus obras.
Salmos 145:8-9

Así como Susana quizá conoces a personas que por un pasado doloroso, han cerrado sus oídos y corazón a Dios y Su palabra, personas así son las más difíciles de amar y aceptar amor, pero Bueno es Jehová para con todos que ha dado la posibilidad a todos de alcanzar salvación del castigo que merecemos por su amor y misericordia.

¿Alguna vez tú te has sentido indigna de ser amada por Dios? quizá tu respuesta sea: -todos los días- . Cuando comprendemos que todo lo que recibimos es por pura gracia y misericordia del Señor, podemos declarar de lo más profundo de nuestro ser:  "mi Dios, tú me has dado todo". Y  despertar cada mañana se convierte en algo realmente maravilloso y conmovedor, pues Dios nos dice que nos ama y nos regala una nueva oportunidad para hacer mejor las cosas, para obedecerle, para amarle y amar a otros aun a aquellos que son difíciles de amar. Pero que necesitan al igual que tú y yo el perdón, el amor y la misericordia del único Dios Bondadoso.

¿Dónde hallaremos misericordia en este mundo lleno de maldad y confusión? En Jesús, en aquel quien desde su propia cruz le dijo a un criminal que le rogó que lo ayudara “… hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).

Hoy es un buen día para extender gracia y misericordia a otros. Recuerda: Dios ha demostrado su bondad y cuanto ama al mundo al ofrecer salvación a toda la humanidad del castigo que merecemos. Elevemos acciones de gracias al Señor por Su  misericordia y bondad y declaremos a una sola voz como David:

“El Señor es bueno con todos”.

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
Tito 2:11


💜💧💜💧💜💧💜💧



ACERCA DEL AUTOR 


Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG








💜💧💜💧💜💧💜💧


¡Felicitaciones chicas! hoy hemos culminado la serie de estudio Jonás - Amando al falto de amor. 
Si recién descubriste nuestra página y deseas ser parte de nuestras serie de estudio  puedes  comenzar consultando nuestro método de estudio.

¡Si seguiste el estudio con tu grupo presencial o virtual comparte lo que aprendiste en esta serie de estudio, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Está atenta a nuestras próximas publicaciones, estaremos anunciando una nueva serie de estudio. 



Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…