Ir al contenido principal

Sostenida por las manos de Cristo


“enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
Mateo 28:20

Esta semana Dios nos ha estado hablando de una manera hermosa, proporcionándonos seguridad. Seguridad para el presente, para el día a día, enseñándonos que Sus ojos están puestos sobre nosotras, vigilando cada paso en nuestro camino, exhortándonos a esforzarnos, a ser valientes, a no temer ni desmayar ante las presiones.

La mayoría de los versículos en los que meditamos estos días, o su contexto inmediato, demanda de nosotras una acción. Dios nos pide que no nos apartemos de Su ley, que confiemos y que tengamos fe, que nos acerquemos a Él, en quien hallaremos refugio y segura protección.

Hoy leemos, en el capítulo veintiocho de Mateo, un versículo que está dentro de la tan conocida Gran Comisión, las últimas palabras de Jesús antes de ascender al cielo. Sus últimas instrucciones fueron que prediquemos el evangelio, que hagamos discípulos y los bauticemos, culminando en el versículo veinte con el encargo de enseñarles a guardar todas las cosas que Él ordenó. Pero para poder enseñar a otros, y así cumplir con lo que Jesús nos pidió, tenemos que estar preparadas, debemos haber aprendido nosotras en primer lugar: no podemos enseñar lo que todavía no hemos incorporado primero, ¿no?
Nuestro amado Padre quiere que aprendamos a confiar en Él de tal forma que seamos un vivo testimonio de lo que hace Su fidelidad, para así poder también enseñar a otros a confiar en Dios. 


Imagina por un instante conmigo, recrea en tu mente la escena: Jesús en Su cuerpo celestial, todos expectantes al obrar de Jesús: ¿qué iría a decir? ¿tendría otra parábola para enseñar? ¿haría otro milagro? Y lo que Jesús tiene para dar es esta última y gran comisión. ¡Qué peso! ¡Qué responsabilidad! Pero no fue solo el encargue, lo acompaña de una confortante frase: “yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. 

Amiga, nuestro Dios quiere que estemos tan cerca de Él que nada pueda atemorizarnos, que aunque andemos en valle de sombra de muerte, no temamos mal alguno, porque Su vara y Su callado nos infundirán aliento (Salmo 23: 4). Él quiere hacernos experimentar lo sobrenatural que es vivir cerca de Él, sostenidas por Su mano.


“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.”
Salmos 91:1,2

“Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día”
Salmos 91:4,5

Experimenta a Dios, deposita tu confianza en Él, búscale y lee Su Palabra, ¡está llena de promesas para ti!

No temas, que nada en este mundo te paralice, porque tu Dios es más grande y es Él quien te cuida. No dejes que el enemigo te infunda temor, no dejes que la ansiedad te consuma, esfuérzate y sé valiente, porque Dios promete ser tu protección, hacerte fuerte en Él y estar contigo todos los días hasta el fin.

Ponte a cuentas con Dios, y comienza a confiar. 


“echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”
1 Pedro‬ 5:7

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧
ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1 - Dios está contigo


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …