Ir al contenido principal

Sostenida por las manos de Cristo


“enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
Mateo 28:20

Esta semana Dios nos ha estado hablando de una manera hermosa, proporcionándonos seguridad. Seguridad para el presente, para el día a día, enseñándonos que Sus ojos están puestos sobre nosotras, vigilando cada paso en nuestro camino, exhortándonos a esforzarnos, a ser valientes, a no temer ni desmayar ante las presiones.

La mayoría de los versículos en los que meditamos estos días, o su contexto inmediato, demanda de nosotras una acción. Dios nos pide que no nos apartemos de Su ley, que confiemos y que tengamos fe, que nos acerquemos a Él, en quien hallaremos refugio y segura protección.

Hoy leemos, en el capítulo veintiocho de Mateo, un versículo que está dentro de la tan conocida Gran Comisión, las últimas palabras de Jesús antes de ascender al cielo. Sus últimas instrucciones fueron que prediquemos el evangelio, que hagamos discípulos y los bauticemos, culminando en el versículo veinte con el encargo de enseñarles a guardar todas las cosas que Él ordenó. Pero para poder enseñar a otros, y así cumplir con lo que Jesús nos pidió, tenemos que estar preparadas, debemos haber aprendido nosotras en primer lugar: no podemos enseñar lo que todavía no hemos incorporado primero, ¿no?
Nuestro amado Padre quiere que aprendamos a confiar en Él de tal forma que seamos un vivo testimonio de lo que hace Su fidelidad, para así poder también enseñar a otros a confiar en Dios. 


Imagina por un instante conmigo, recrea en tu mente la escena: Jesús en Su cuerpo celestial, todos expectantes al obrar de Jesús: ¿qué iría a decir? ¿tendría otra parábola para enseñar? ¿haría otro milagro? Y lo que Jesús tiene para dar es esta última y gran comisión. ¡Qué peso! ¡Qué responsabilidad! Pero no fue solo el encargue, lo acompaña de una confortante frase: “yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. 

Amiga, nuestro Dios quiere que estemos tan cerca de Él que nada pueda atemorizarnos, que aunque andemos en valle de sombra de muerte, no temamos mal alguno, porque Su vara y Su callado nos infundirán aliento (Salmo 23: 4). Él quiere hacernos experimentar lo sobrenatural que es vivir cerca de Él, sostenidas por Su mano.


“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.”
Salmos 91:1,2

“Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día”
Salmos 91:4,5

Experimenta a Dios, deposita tu confianza en Él, búscale y lee Su Palabra, ¡está llena de promesas para ti!

No temas, que nada en este mundo te paralice, porque tu Dios es más grande y es Él quien te cuida. No dejes que el enemigo te infunda temor, no dejes que la ansiedad te consuma, esfuérzate y sé valiente, porque Dios promete ser tu protección, hacerte fuerte en Él y estar contigo todos los días hasta el fin.

Ponte a cuentas con Dios, y comienza a confiar. 


“echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”
1 Pedro‬ 5:7

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧
ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1 - Dios está contigo


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…