Ir al contenido principal

Tu esfuerzo vale la pena



¿Te has puesto a pensar que la naturaleza nos ofrece muchos ejemplos de trabajo arduo? Por ejemplo tenemos las plantas, que a pesar de las condiciones del clima y de cuánto sean azotadas, permanecen donde han sido plantadas. Pensando en animales, mira la hormiga, que sólo duerme una hora al día y el resto de la jornada la dedica a seguir trabajando. ¿Has notado lo curioso que es ver una hormiga cargando una hoja grande, manteniendo el equilibrio debajo de esa pesada carga?

Esto es el “Fruto del trabajo

“...lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano…”
1 Corintios 15:36‭-‬37

Piensa en un árbol frutal, un naranjo por ejemplo. Es el resultado de una semilla de naranja que fue sembrada desnuda. Ésta debió MORIR en la tierra para dar origen a la planta, la que debió crecer hasta hacerse árbol, cubrirse de flores, para luego producir naranjas. Esto lleva tiempo, mucho tiempo. ¡Y nosotras nos desesperamos porque no vemos el fruto que anhelamos, el resultado de nuestro trabajo! Queremos todo al instante, ¿cierto o no? La verdad es que en nosotras hay mucho que hacer morir antes de llegar a dar el fruto que Dios desea; así como Cristo tuvo que morir para cumplir la voluntad del Padre, para regalarnos la Salvación, y para que llegáramos a ser el fruto de la aflicción de Su alma, según Isaías 53:11

Y así como la naturaleza tiene siempre la recompensa por su trabajo, nosotras también la tendremos por nuestra labor en la obra de Dios. En el versículo del día, Pablo nos recuerda esta hermosa promesa del “fruto del trabajo“:

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.
1 Corintios 15:58 

Y hay más promesas que Dios nos recuerda, echemos un vistazo en el libro de Proverbios:

"El que desea tener sin trabajar, al final no consigue nada; ¡trabaja, y todo lo tendrás!"
Proverbios 13:4 (TLA)

“Pasé junto al campo del hombre perezoso, Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento…”
Proverbios 24:30-34

¿Sabes que el hombre perezoso es mencionado catorce veces en la Biblia? Este dato me hace reflexionar en lo que Dios espera de mí; este hombre perezoso es tildado de negligente, duerme todo el tiempo, está lleno de cansancio, malgasta su tiempo y su dinero. ¿Eres una chica perezosa, sujeta a la cama, a la televisión, a las redes sociales?  ¿O quieres ser una chica diligente, siempre lista?

“También el que es negligente en su trabajo es hermano del hombre disipador”.
Proverbios 18:9 

“El alma del que trabaja, trabaja para sí, porque su boca le estimula”.
Proverbios 16:26

Quiero preguntarte, ¿Estás esforzándote mucho por trabajar para el mundo o lo estás haciendo para Dios?

No quiero decir que tener un trabajo secular sea malo, de hecho es el medio para poder satisfacer nuestras necesidades básicas, como dice este versículo en otras versiones “...el hambre nos motiva a seguir…” pero esto no debe convertirse en nuestra excusa para codiciar más cosas; tener el último modelo de celular, lo último en la moda, el último auto… y poco a poco nuestro corazón se va envaneciendo.

“En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto…”
Juan 15:8 
 
Dios se complace en que trabajemos y demos mucho fruto. Para ello es necesario morir, pero recuerda “...que nuestro trabajo para el Señor no es en vano” 1 Cor. 15:58

¿Estás dispuesta a dar mucho fruto, a trabajar arduamente para el Señor?

                                              💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦


ACERCA DEL AUTOR
Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG






Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 - Dios te guiará



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…