Ir al contenido principal

Tu esfuerzo vale la pena



¿Te has puesto a pensar que la naturaleza nos ofrece muchos ejemplos de trabajo arduo? Por ejemplo tenemos las plantas, que a pesar de las condiciones del clima y de cuánto sean azotadas, permanecen donde han sido plantadas. Pensando en animales, mira la hormiga, que sólo duerme una hora al día y el resto de la jornada la dedica a seguir trabajando. ¿Has notado lo curioso que es ver una hormiga cargando una hoja grande, manteniendo el equilibrio debajo de esa pesada carga?

Esto es el “Fruto del trabajo

“...lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano…”
1 Corintios 15:36‭-‬37

Piensa en un árbol frutal, un naranjo por ejemplo. Es el resultado de una semilla de naranja que fue sembrada desnuda. Ésta debió MORIR en la tierra para dar origen a la planta, la que debió crecer hasta hacerse árbol, cubrirse de flores, para luego producir naranjas. Esto lleva tiempo, mucho tiempo. ¡Y nosotras nos desesperamos porque no vemos el fruto que anhelamos, el resultado de nuestro trabajo! Queremos todo al instante, ¿cierto o no? La verdad es que en nosotras hay mucho que hacer morir antes de llegar a dar el fruto que Dios desea; así como Cristo tuvo que morir para cumplir la voluntad del Padre, para regalarnos la Salvación, y para que llegáramos a ser el fruto de la aflicción de Su alma, según Isaías 53:11

Y así como la naturaleza tiene siempre la recompensa por su trabajo, nosotras también la tendremos por nuestra labor en la obra de Dios. En el versículo del día, Pablo nos recuerda esta hermosa promesa del “fruto del trabajo“:

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.
1 Corintios 15:58 

Y hay más promesas que Dios nos recuerda, echemos un vistazo en el libro de Proverbios:

"El que desea tener sin trabajar, al final no consigue nada; ¡trabaja, y todo lo tendrás!"
Proverbios 13:4 (TLA)

“Pasé junto al campo del hombre perezoso, Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento…”
Proverbios 24:30-34

¿Sabes que el hombre perezoso es mencionado catorce veces en la Biblia? Este dato me hace reflexionar en lo que Dios espera de mí; este hombre perezoso es tildado de negligente, duerme todo el tiempo, está lleno de cansancio, malgasta su tiempo y su dinero. ¿Eres una chica perezosa, sujeta a la cama, a la televisión, a las redes sociales?  ¿O quieres ser una chica diligente, siempre lista?

“También el que es negligente en su trabajo es hermano del hombre disipador”.
Proverbios 18:9 

“El alma del que trabaja, trabaja para sí, porque su boca le estimula”.
Proverbios 16:26

Quiero preguntarte, ¿Estás esforzándote mucho por trabajar para el mundo o lo estás haciendo para Dios?

No quiero decir que tener un trabajo secular sea malo, de hecho es el medio para poder satisfacer nuestras necesidades básicas, como dice este versículo en otras versiones “...el hambre nos motiva a seguir…” pero esto no debe convertirse en nuestra excusa para codiciar más cosas; tener el último modelo de celular, lo último en la moda, el último auto… y poco a poco nuestro corazón se va envaneciendo.

“En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto…”
Juan 15:8 
 
Dios se complace en que trabajemos y demos mucho fruto. Para ello es necesario morir, pero recuerda “...que nuestro trabajo para el Señor no es en vano” 1 Cor. 15:58

¿Estás dispuesta a dar mucho fruto, a trabajar arduamente para el Señor?

                                              💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦


ACERCA DEL AUTOR
Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG






Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 - Dios te guiará



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…