Ir al contenido principal

Completa protección



"Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad”.  
Salmos 91:4

Dadas las circunstancias en la tierra y fuera de ella, todos los seres humanos estamos obligados a reconocer que no somos inmunes a los peligros que nos rodean,  y que necesitamos desarrollar un instinto de protección si queremos sobrevivir. Todos utilizamos el ingenio para buscar resguardo con los recursos que encontramos a disposición: 
en el siglo XXI usamos protector solar contra nocivos rayos solares, 
 los antiguos guerreros usaban escudos de hierro para protegerse de los enemigos, 
 hemos desarrollado tecnologías que nos permiten vivir más tiempo, por eso usamos vacunas protectoras contra virus corporales, 
 y además nos aseguramos de extender nuestra existencia mediante la vida en red, utilizando contraseñas digitales contra virus cibernéticos.

Pero al ser humano no le es suficiente una protección física, requiere también una protección interior para vencer enemigos que provocan dolor, angustia y miedo. Estos amenazan nuestra identidad de tal manera que cada cerebro ingenia recursos inconscientes para mantener el equilibrio emocional olvidando ciertos detalles que pueden asociarse a cosas perjudiciales. Una persona puede hacer  como si aquello que le causa gran dolor no existiera u otros pueden tapar sentimientos desagradables con acciones que la sociedad aplauda. También hay personas que llevan todo al límite como manera de descargar emociones por situaciones que les perturban. 

Pero como todo recurso humano, estas protecciones no son perfectas ni eficaces en un cien por ciento. Así el mundo ha tenido que complejizar cada vez más sus métodos de protección. Cada tanto actualizas las copias de seguridad en WhatsApp, las empresas contratan equipos sofisticados contra robos y ni qué decir de los centros de salud que reparten condones gratuitos bajo título de sexo seguro, aunque en realidad, si este método de protección contra enfermedades de transmisión sexual no se combina con otras barreras de protección, no garantiza su eficacia.  

¿Y emocionalmente?  La paradoja de la creatividad mental para evadir las situaciones frustrantes es que aunque nuestra mente lo hace inconscientemente como auto defensa en aras de mantener una imagen, estos mecanismos resultan en un auto-engaño que complica y enreda nuestros sentimientos y pensamientos, impidiéndonos acceder a una comprensión clara de la realidad.  

Dios sabe que nuestros recursos de protección son fracasos asegurados, por eso se presenta ante nosotros como el único resguardo para vivir seguras. Su palabra dice: ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!  La verdad de Cristo es la única capaz de mantenernos a salvo de las presiones tanto externas como internas.

La palabra de Dios es tan útil que,  en la medida que te dejes enseñar por ella, te entrena para descubrir ataques de maldad externos y al mismo tiempo revela tu propia concupiscencia. La verdad de Cristo te protege y te libera. Te protege porque te previene, te libera porque te muestra lo incapaz que eres para enfrentar la vida por ti sola, y además te ofrece el rescate inmediato. 


"Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra."
 2 Timoteo 3:16-17

Deja de negar que tienes un problema, deja la obsesión por la perfección, la comida, la limpieza u otra actividad, suelta por fin el brazo de ese chico como alternativas de refugio que parecen prometedoras pero que te llevarán a un vacío de confusión. 
Aférrate a las promesas de seguridad y protección que posees en Cristo. Él lo ha dado todo por ti.     






💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 3 - Dios te ayudará

Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…